jueves, 30 de octubre de 2014

Reto ad calendas galas Octubre 2014: Sopa con pistou (Provenza)

No nos movemos de la Provenza para el reto galo de este mes (respecto a la entrada del lunes, al menos), una sopa provenzal que parece una variante del minestrone italiano. El pistou, primo hermano del pesto, es un aliño que no lleva piñones y que puede acompañarse de queso (aunque aparte). Algo tiene que influir la proximidad de Liguria, tierra oficial del pesto...

No encontré judías pintas y las hice con blancas, pero que sepáis que en el original lleva 3 blancas por cada 2 pintas. He usado la variante local de fideos perla y, a diferencia de lo que dice la receta, he asustado las judías antes de cocerlas como dios manda. Por cierto. al ir a escribir la receta me he dado cuenta de que se me ha olvidado ponerle un tomate. Se echa a la vez que las judías verdes y el calabacín.

Ingredientes (para dos personas):
  • 2 puñados de judías blancas
  • un puñado de judías verdes redondas
  • hierbas provenzales
  • un calabacín
  • dos puñados de fideos perla
  • albahaca
  • un diente de ajo
  • aceite de oliva
  • parmesano rallado

La noche antes, ponemos las judías en remojo en agua fría.
Pasadas unas 12 horas, las ponemos a cocer en agua fría; cuando rompa a hervir, las escurrimos y las volvemos a poner en agua fría; repetimos la operación otra vez y ya las cocemos 10 minutos en la olla rápida.
En ese tiempo, cortamos las verduras (no os olvidéis del tomate; yo no lo he incluido porque se me ha olvidado ponerlo, pero os quedará mejor) y, cuando despresurizamos, las echamos junto a las hierbas provenzales y cocemos todo a presión 5 minutos más.
Pasado ese tiempo y despresurizada la olla, echamos la pasta y la cocemos el tiempo que diga el fabricante.
Hacemos el pistou con el ajo, la albahaca y el aceite en el mortero o con la batidora y, cuando se termine de cocer la pasta, echamos este aliño en la sopa, ya fuera del fuego.
Servimos y acompañamos con queso rallado.

lunes, 27 de octubre de 2014

Pissaladière

Hoy, una receta salada provenzal, la célebre pissaladière, a medio camino entre la pizza y la coca. Lo propio sería haber hecho la masa, pero la hice un poco para unas prisas. Para el relleno usé en parte el libro de cocina de bistrot y algunas recetas que vi en internet (concretamente, la parte que sugiere echar la anchoa al mar de cebollas, que se va disolviendo sola). En teoría se come fría, pero me sé de uno que repitió en caliente.

Ingredientes:
  • una masa brisa
  • 1/2 kg de cebollas moradas (son aproximadamente 4)
  • anchoas en aceite
  • hierbas de provenza
  • olivas negras deshuesaadas
  • aceite

Cortamos las cebollas en plumas y las rehogamos media hora a fuego medio en un poco de aceite.
A media cocción agregamos 4 anchoas y las hierbas de provenza para que se mezclen bien.
Precalentamos el horno a 180ºC.
Ponemos la masa en un molde para tarta engrasado y la pinchamos con un tenedor.
Cubrimos la masa con la cebolla rehogada y agregamos unas cuantas anchoas y las olivas.
Horneamos 15 minutos.
En teoría hay que dejarla enfriar antes de comerla, pero caliente también triunfa.

viernes, 24 de octubre de 2014

Flan pastelero

Esta receta la preparé para una reseña de El Mar de tinta, concretamente para el libro Un cruasán en París. Yo había visto estos pasteles con crema cuajada en mi panadería y me llamaba muchísimo la atención y cuando este libro llegó a mi poder y vi lo que era, me apeteció mucho. Pero cometí un error, echar agua de azahar no natural (la receta recomienda una vaina de vainilla, y me hubiera gustado más). En cualquier caso, si usamos la vaina de vainilla queda un postre sencillo y casero con el que seguro que triunfais.

Ingredientes:
  • 400 gr de harina
  • 200 gr de mantequilla
  • 1 cucharadita de café de sal
  • un poco de agua fría
  • 1 litro de leche
  • una cucharada de agua de azahar
  • 100 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 90 gr de maizena

Engrasamos un molde de tarta.
Con la mantequilla cortada en dados, la harina y la sal hacemos una masa brisa (o quebrada), amasando con la punta de los dedos.
Cuando la masa adquiera la apariencia de grandes migas, añadimos 5 ó 6 cucharadas de agua fría y ligamos la pasta con ayuda de una espátula, añadiendo más agua si fuera necesario.
Le damos forma de bola con las manos, sin trabajarla mucho la envolvemos en film transparente y la dejamos reposar en la nevera una hora como mínimo.
Pasado ese tiempo, precalentamos el horno a 180ºC y forramos el molde engrasado con la masa extendida, recortando de los bordes la masa que sobresalga.
Ponemos papel de horno y alubias sobre la masa y horneamos 15 minutos; quitamos el papel y las alubias y horneamos otros 5 minutos.
Hacemos una crema al fuego calentando la leche con el agua de azahar y una cucharada sopera de azúcar.
Batimos los huevos, la maizena y el resto del azúcar y le añadimos un poco de la leche caliente, diluimos bien y lo vertemos en el cazo, cociendo todo junto dos minutos.
Rellenamos la masa que hemos cocido y lo cocemos todo durante 40 minutos.
Cuando lo saquemos dejamos enfriar y guardamos en el refrigerador.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...