lunes, 26 de abril de 2010

Magret con salsa de granadas

El otro día, cuando hice los chiles en nogada, me surgió una duda no pequeña: ¿qué hago con el resto de la granada? Me puse a buscar en mis vademécums, y encontré esta receta que, coqueta, me guiñó el ojo profusamente. ¡Adjudicado! No en vano, yo sólo como fruta cuando viene acompañada de un delicioso magret de pato.

Rosa la salsa, rosa el magret, pero una mezcla de texturas y sabores idónea. Como siempre que hay pato...
Ingredientes (para 2 personas):
  • 1 magret de pato
  • 1 granada (con lo que sobró de los chiles en nogada, que fue casi toda, basta)
  • 10 cl de oloroso de Jerez
  • 10 cl de jugo de carne (yo usé caldo de carne)
  • pimienta negra
  • sal
Partimos la granada en dos y sacamos los granitos; (la verdad, disfruté mucho haciéndolo, es el equivalente frutal a explotar las burbujas de los plásticos de embalaje; es una fruta linda la granada, con todos esos granitos que emergen de entre los rincones), apartando unos granos para el final.
Las trituramos en la batidora y pasamos el resultado por el chino (yo suelo saltarme este paso, me gustan las salsas sustanciosas).
Ponemos la salsa tamizada en un cazo con el vino, pimienta negra recién molida, sal y el jugo (o el caldo) de carne, ponemos a ebullir y reducir hasta que quede la tercera parte del volumen inicial.
Mientras, limpiamos el magret, lo sazonamos, hacemos un corte en cruz en la piel (para que se haga bien y sin deformidades), y lo ponemos en una sartén sin aceite, previamente calentada, con la piel hacia abajo; como dije cuando el magret bocusien, 5 minutos por un lado y 3 por el otro (según lo hecho que nos guste el pato, y considerando que el pato muy hecho está muy duro).
Fileteamos los magrets, echamos la salsa por encima y decoramos con los granitos que habíamos apartado.
Lo que más me gustó de esta salsa es que se forma como una costra dulce; había comido una similar con mango, y me encanta haber logrado esa textura concreta.

Respecto a la guarnición, yo pondría unas patatitas a lo pobre (cortadas para tortilla, con cebolla, con ajo, perejil y comino), pero ese día sólo tenía arroz.

7 comentarios:

  1. Tendré que decidirme a probar el pato... y más con esta receta que rica SU!

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho la receta y el blog.
    Muy original.
    Me quedo por aquí!!
    Un abrazo, y mucha suerte con el blog.

    ResponderEliminar
  3. Jeje, cuinera, a mí el pato me encanta, hasta el punto de que mis amigos se me cachondean... ¡Con magret, no hay receta mala! (al menos, de momento).

    Canelaytu, siéntete en tu casa.

    ResponderEliminar
  4. Con lo que me gusta el magret!!Tengo que probarlo con granadas...

    ResponderEliminar
  5. Ana María, Verás qué fácil, entretenida y buena (que es lo que importa, en suma).

    ResponderEliminar
  6. Que buena pinta ese magret. Nunca he probado esa salsa, así que me la apunto y ya te contaré.

    Besosssssssssss

    ResponderEliminar
  7. jeje, con el par de recetas que gastáis en vuestra cocina, la bordáis fijo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...