domingo, 16 de mayo de 2010

Cochifrito de picantones

Cuando era adolescente y me servía más de lo que al final comía, me decían aquello de te hace más el ojo que el papo; a día de hoy, eso es totalmente cierto a la hora de comprar según qué cosas: sin ir más lejos, los picantones que hoy nos ocupan. Los vi en la pollería, y pensé mira, voy a experimentar, y a la hora de la verdad no sabía qué hacer con ellos, y me resistía como gato panza arriba a la idea de escabecharlos.

La solución estaba en un plato que hacía mi tata Julia, que durante décadas trabajó en casa de mi abuela; ella lo hace con muslos de pollo; decidí transplantarlo a un picantón: la carne es parecida si no igual, y como tiene esa forma de pollito, queda la mar de aparente, con ese aspecto crujiente que le da el horno. Y difícil, para nada.

Esta foto es un poco tramposa, porque las patatas parecen mejor de lo que están; seguid los pasos que doy para tratar las patatas, y os quedarán en consonancia con el resto del plato (yo no las hice así, y me arrepentí, y eso que conocía el riesgo al que me exponía).
Ingredientes (por persona):
  • 1 pincatón limpio (o un cuarto trasero de pollo)
  • 1/4 cebolla
  • 100 gr patata
  • aceite de oliva
  • 1 vaso de vino blanco
  • ajo
  • perejil
  • 1 pastilla de avecrem (o sal)
Doramos las patatas cortadas en obleas en una sartén con aceite (ésta es la parte que, craso error, yo me salté, y la patata me quedó un poco esaboría).
En una fuente de horno ponemos la cebolla cortada en aros finos y la patata dorada.
Encima ponemos los picantones limpios y sazonados.
Metemos en el horno precalentado a 180º y asamos.
En un mortero molemos el ajo, el perejil y el avecrem (o la sal), y lo rellenamos con el vino.
Cuando los picantones lleven media hora o tres cuartos asando (menos tiempo cuanto mejor sea el horno), echamos por encima el contenido del mortero, y seguimos asando.
Cuando veamos que están dorados, les damos la vuelta para que tengan el mismo aspecto por los dos lados.
Y, cuando esté igual de apetitoso por los dos lados, lo sacamos y nos disponemos a comerlo.
PD Lo pongo en "Regional" porque tiene ese punto de asador de Castilla tan rico...

7 comentarios:

  1. Su ¿te puedes creer que me has dejado babeando? qué bueno! nunca he probado el picantón! si me dices que es como el pollo, lo probare! y seguiré tu paso a paso ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Yo no lo había probado hasta que lo hice de esta manera... Pero, la verdad, no me arrepiento, y creo que este plato lo haré más con picantón que con pollo. ¡Sobre todo, si hay visitas!

    ResponderEliminar
  3. Pues el plato invita a comer, seguiré tus consejos con las patatas, desde luego es muy vistoso para visitas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Riquisimo Su, yo las patatas las cuezo en agua con laurel y luego las incorporo al asado, sea de carne o de pescado, asi no cogen grasa, quedan también buenisimas.
    Me gusta este picantoncito!!
    Un besote y gracias por pasarte por mi cocina a por un trocito de milhojas, ya veo ya , que tu también eres de las exigentes contigo misma. Un besote

    ResponderEliminar
  5. Eva (la del fogón): Verás que tanto con pollo como con picantón da un excelente resultado.

    Eva (la del blog de Eva): Pues desde luego a mi dietista seguro que le gusta más tu opción que la mía, y probablemente la adopte para la próxima.

    ResponderEliminar
  6. Ya estoy deseando probar esta receta Su, porque los picantones me gustan mucho.

    Hace poco los cocine´en esas bolsas de horno, y me gustó mucho el resultado, pero esta receta tuya, con trucos familiares, es total.

    un beso grande

    ResponderEliminar
  7. Futuro bloguero: Para mí tiene ese toque de "plato que trae recuerdos", amén de que me encanta cómo queda la piel...

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...