sábado, 8 de mayo de 2010

Merluza a la romana elevada a n

Me fastidia mucho tener el congelador plenamente abastecido y una vigorosa biblioteca culinaria y no saber qué hacer para comer. En tal tesitura me encontraba el domingo por la noche, en plan ¿qué saco del congelador? Harta de pensar, saqué unas colas de merluza, y decidí que al día siguiente pensaría o buscaría lo que hacía con ellas.

Al día siguiente llegó una colección que había pedido de recetas de cocineros de renombre; amén de la ilusión que me hizo encontrar nuevo caudal (¡aún más!) para aprovechar el inventario de la heladera, encontré una solución a mi necesidad inmediata: como con el periódico, empecé de atrás para adelante. Francis Paniego (cocinero riojano) propone una variante en la merluza a la romana; como yo no tengo todos los ingredientes que propone, adapto el plato a mi realidad. El suyo tiene que estar buenísimo; el mío, pálido reflejo, mejora la merluza a la romana de toda la vida...

Como yo no tengo acceso a los pimientos cristal, usé unos tricolores, que le dan vidilla al plato y están más a nuestro alcance...
Ingredientes (para 2 personas):
  • 2 lomos de merluza
  • harina
  • 1 huevo
  • aceite para freír
  • aceite para confitar (ha de ser de mejor calidad que el de freír)
  • 3 pimientos de colores (que no sean enormes)
  • 1/4 l caldo de verduras
  • cebolla
  • ajo
  • zanahoria
  • 100 gr arroz
En una cazuela rehogamos la cebolla, el ajo y la zanahoria picados; añadimos el arroz y damos unas vueltas; añadimos el caldo y dejamos cocer unos 25 minutos.
Mientras, freímos el pimiento cortado en tiras, como para fajitas (yo lo freí en el wok: se hacen antes y con menos aceite); escurrimos cuando estén fritos.
Cuando ya estén tanto el caldo (o el arroz caldosillo que se me quedó a mí) lo pasamos por la trituradora y lo hacemos puré (se puede dejar como guarnición con el arroz, pero yo opté por seguir la receta, y me quedó menos cremoso que el original, pero igualmente bueno).
Calentamos aceite en dos sartenes: en una, con el fuego fuerte para dorar la merluza y en otra, con aceite de mejor calidad y el fuego al mínimo para confitar la merluza una vez frita.
Pasamos el pescado por la harina y el huevo y lo freímos en el aceite caliente para que se dore.
Lo pasamos a la sartén con el fuego al mínimo y confitamos el pescado unos cinco minutos.
Servimos la merluza con los pimientos y el puré de sopa (o el arroz con verdura sin triturar, al gusto) y hacemos maridaje con un vino blanco frío.

9 comentarios:

  1. Pues menuda hambre que me ha entrado.
    Tiene una pinta muy pero que muy buena. Gracias por la receta, me la llevoooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


    Besossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Espero que te guste el confitado de la merluza tanto como a mí, no creo que vuelva a hacerla (independientemente de la guarnición) sin ese toque...

    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Su! me gusta, mira que yo y el pescado no hacemos muy buenas migas... pero estoy segura que este toque que le has dado me lo comería sin rechistar! así que una más para pendientes... no doy abasto jaja

    Besitos cielo

    ResponderEliminar
  4. Pues con las cosas tan ricas que haces, esto no se te resistirá...

    ResponderEliminar
  5. Me gusta un plato con vida i sabor i encima sencillo.

    ResponderEliminar
  6. Holitas Su...
    Me encanta esta receta :)
    Besitos

    Norellys

    ResponderEliminar
  7. Que cosa mas rica se me había pasado, Su.

    Mmmmmh

    ResponderEliminar
  8. Norellys, tiene el encanto de las recetas de toda la vida.

    Futuro bloguero, sé que eres un cocinero ocupado... A pesar de alardear de pereza.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...