lunes, 12 de julio de 2010

Paella mundialera

En este mundial he aprendido dos cosas: que no hay que dar el campeonato por perdido después del primer partido y que me tengo que comprar una paella para cuatro, por lo menos. Superada esta primera adversidad, anoche decidí celebrar que somos campeones del mundo de la forma más española posible: con un paellón que quite el sentío.

Mi madre siempre dice que no tiene mano para la paella, y que en su caso no pasa de ser un arroz amarillo... Yo soy un poquito más inconsciente y la llamo paella con todas sus letras, aunque ella es mucho mejor cocinera que servidora...
Ingredientes (a ojímetro, salvo el arroz y el caldo):
  • 1 taza de arroz
  • 2 tazas de caldo (he usado de verduras, al ser una paella mixta)
  • pollo
  • salchichas frescas
  • pimiento rojo
  • cebolla
  • ajo
  • 1 ó 2 cucharadas soperas de salsa de tomate
  • mariscos de concha (en este caso, un puñado de mejillones, otro de almejas y un tercero de berberechos)
  • anillas de calamar
  • crustáceos (langostinos, gambas y, si se puede, cigalas)
  • una lata pequeña de guisantes
  • azafrán
  • aceite de oliva
Limpiamos las barbas de los mejillones y los dejamos en un bol con agua salada junto a berberechos y almejas, o los mariscos de concha que tengamos previstos.
En la paella doramos el pollo (cortado como para ajillo) y las salchichas, en trozos.
Aparte, doramos los calamares para que suelten todo el agua y no nos fastidien el plato.
Cuando se dore, añadimos el pimiento cortado en tiras y damos unas vueltas.
Agregamos el ajo y la cebolla picados y doramos.
Echamos el arroz y dejamos que se impregne.
Vertemos la salsa de tomate y mezclamos bien para que se disuelva.
Si nuestros crustáceos están crudos, los echamos ahora, para que vayan haciéndose.
Mientras, tendremos el caldo caliente y disolveremos el azafrán en él para que coja color; echamos el caldo caliente en la paella; a partir de ahora, sólo moveremos el arroz con las asas; tarda en cocer veinte minutos (segundo más o menos); a los cinco minutos de estar cociendo, echamos el calamar; cuando llevemos diez minutos, agregamos las conchas para que se vayan abriendo.
Cuando falten cinco minutos, echamos los crustáceos cocidos y los guisantes para que cojan sabor.
Al terminar la cocción, dejamos reposar 5 ó 10 minutos (en mi caso, todo el caldo que sobraba se ha absorbido en ese intervalo).

6 comentarios:

  1. Y es que no hay nada como un arrocito casero. Si es que no impresionaste al Barbas con el Magret, con esta paellita mundialera seguro que le remataste, jajaa.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Menuda paella de lujo para el mundial que nos hemos llevado!! te van a dar una estrella, como a la roja!! besote

    ResponderEliminar
  3. Aupa Tu!!!SU te quedó de muerte...buena manera de festejat ooooleeeeeee ;))

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Vaya paella de lujo!!! buenisima.

    ResponderEliminar
  5. El futuro bloguero, aunque es muy agradecido con estos platillos, debo admitir que es parte activa en la mayoría de ellos. Algún día de estos haré una entrada para apología del Barbas... A mi, por cierto, me encantó la paella, casera o de chiringuito... Y esta tenía muuuucho socarrat.

    Eva, hay celebraciones que motivan para hacerlo bien. Y si no sale perfecto, una no se da cuenta, si está contenta... Gracias por tu estrella ;)

    Gurmet, quita el hambre para comer y para cenar, que la paella reposada es un manjar en sí.

    Silvia, en efecto, las penas con pan son menos, y las alegrías son más...

    Croqueteando, la verdad es que no sólo quedó vistosa. ¡No repetí porque quería cenármela...

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...