miércoles, 25 de agosto de 2010

Guisote de morcillo

El Barbas respiró hondo cuando le dije que no haría el aspic ruso de carnes que había planeado para el HEMC; por un lado, él no es un forofo de las gelatinas; por otro, yo estaba un poco tocada por mi dolor gingival, y, aunque parezca no estar relacionado, no tenía yo ganas de hacer un plato nuevo y laborioso del que no estaba segura que me fuera a encantar. Pero ya había sacado el morcillo y el pollo del congelador y no podía volver a meterlos, por lo que, como la tele, tuve que contraprogramar.

El pollo dará lugar a otra entrada de aire siciliano (voy a capitalizar el libro que me trajo mi padre, jeje), pero ¿y el morcillo? ¿en agosto? Tenía dos opciones: una turca-casi-siria con pistachos y todo (al Barbas le hubiera encantado, pero yo no tenía ganas de nada al este de Sicilia) y un morcillo guisado como en la costa cantábrica; estaba cantado: la receta española.

Pero se hacía tarde, y tenía que recurrir a la olla exprés; en cualquier caso, siendo morcillo, iba a usar la olla exprés de todos modos, pues es un artilugio maravilloso que simplifica mi vida sin perjuicio de mi cocina, y permite que mis legumbres y estofados sepan a gloria bendita, mi abuela bien, gracias. Estábamos temiéndonos que la cosa se pondría caliente, pero
a) no tenía nada más planeado;
b) el morcillo estaba descongelado.
Por tanto, no quedaba más remedio. Saqué la de 6 litros, porque la cazuela de 4 ya la había usado para otra cosa, e hice el plato como os explico más abajo. A la hora de comerlo, ¡oh, sorpresa! ¡No quemaba tanto! Y estaba buenísimo, todavía mejor de lo que esperaba... Así que ahora os pongo la receta, para cuando lleguen los fríos...

Soy como la madre de Mafalda: ¿a quién se le ocurre hacer un guisote en verano? ¿Verdad que soy original?
Ingredientes (para 2 personas):
  • 500 g de morcillo
  • 1/2 cebolla
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias medianas
  • 250 ml de vino tinto
  • 250 ml de caldo de carne
  • 4 patatas pequeñas
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal
En la olla con aceite rehogamos la zanahoria cortada en medias lunas para que se ablande.
Añadimos el morcillo y lo doramos por todos lados.
Rehogamos las patatas y el puerro cortados en juliana, con cuidado para que no se queme,
En una sartén aparte doramos las patatas en aceite (no hace falta que se frían del todo, pues las coceremos con el guisote); las escurrimos sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.
En la olla añadimos el vino y dejamos que se reduzca; entonces echamos el caldo de carne, y cuando ebulla echamos las patatas escurridas al guiso.
Tapamos la olla y la ponemos a velocidad 2 durante media hora, desde el momento que empiece a soltar vapor; cuando pase ese tiempo, despresurizamos la olla y la abrimos.
Fileteamos el morcillo y lo servimos con las verduras y las patatas. (En esta ocasión yo le eché poca salsa, porque retiene más el calor, y no nos apetecía escaldarnos...)

14 comentarios:

  1. Voy pallá con la barra de pan, qué el morcillo echa una salsa... buenísima, aunque te haya salido poca.

    Llevo aire acondicionado y todo resuelto.

    bEsos

    ResponderEliminar
  2. Salió mucha salsa, pero no la serví para no quemarnos... En la cazuela estaba, esperando un buen trozo de pan...

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta ¡¡¡¡¡Esa carne era la favorita de mi padre
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Para que quieres abuela, hay que reconocerlo te ha quedado de miedo, aunque sea verano, pero te pones al lado del aire acondicionado y a comer felizmente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Isa, de ésta me he convencido definitivamente de las virtudes del morcillo (como si no me gustara ya bastante en el cocido). Queda jugosísima así, en estofado.

    ResponderEliminar
  6. Cocinera de Bétulo, una pena no tener aire. ¿Si me lo instalo puedo hacer estofados a diario? :D Sería todo un aliciente...

    ResponderEliminar
  7. Me gusta me apunto la receta, paro chuparse los dedos.

    ResponderEliminar
  8. yo no tengo aire acondicionado, y lo de comer caliente es como la ducha, refresca más una ducha de agua caliente por el contraste de temperatura.

    ¡¡ vivan los guisotes veraniegos ¡¡

    ResponderEliminar
  9. Yo con el calorcito aun no me apetece guisos pero he de reconocer que te quedo estupendo ya llegaran los frios y lo probaremos ;)

    ResponderEliminar
  10. Gurmet, en efecto, la verdad, me quedé con ganas de más, con el primer frío lo repito.

    ResponderEliminar
  11. eu, di que sí, viva la reacción térmica. Y que nos quiten lo bailao.

    ResponderEliminar
  12. quechuloalgodulce, a mí no me molestan, mi madre hace cocido en verano y me encanta, pero el Barbas es más de los tuyos...

    ResponderEliminar
  13. Hola, me he pasado por tu blog y estoy intentando hacerme seguidor, pero no me va, no se si es solo a mí o es que no funciona.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. ¡Ya estás dentro! Considérate en tu casa.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...