domingo, 12 de septiembre de 2010

Conejo a la Marengo

Ésta, como la ensalada César o el carpaccio, viene acompañada por la leyenda del cocinero que no tenía nada e improvisó con lo que tenía. En este caso, el comensal estrella era Napoleón Bonaparte, y la receta se habría creado con un pollo con motivo de la batalla de Marengo, de ahí el nombre. Pero yo no me creo esas leyendas.

De hecho, he cogido esta receta porque tenía unas patitas de conejo y no tenía ganas de hacerlas al horno y punto: si normalmente las recetas de conejo valen para pollo, ¿por qué no hacer el camino inverso?

Conejo o pollo, tanto da para comer como un emperador; eso sí, escuchando Waterloo, de Abba...
Ingredientes:
  • conejo
  • zanahoria
  • apio
  • cebolla
  • ajo
  • 1/2 lata de tomates pelados
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 vasito de caldo de carne
  • 4 bayas de pimienta de cayena
  • 1 cucharada de maicena
  • aceite de oliva
En una cazuela con fondo grueso y con tapa doramos bien el conejo: cuando esté dorado por todas partes, lo sacamos de la cazuela.
Echamos la zanahoria picada y pelada y damos unas vueltas antes de añadir el apio picado; damos unas vueltas más y agregamos la cebolla picada y el ajo machado, dejando que se ablanden a fuego medio.
Cuando empiecen a estar blandos, añadimos el tomate de lata picado e incluyendo el tomate de la conserva y damos un hervor.
Echamos la maicena y dejamos que se ligue bien, y entonces vertemos el vino blanco y el caldo; ponemos a fuego bajo y cocemos tapado entre diez y quince minutos.
Entonces volvemos a echar el conejo y cocemos quince minutos más (vigilando que no se pase).
Servimos con un poco de arroz.

7 comentarios:

  1. jo, su, pues has echo bien, me gusta mucho la idea de hacer los platos de pollo con conejo, y los de conejo com olos de pollo!que bueno!

    ResponderEliminar
  2. Vaya buen plato te quedó! seguro que está rico rico :) besos

    ResponderEliminar
  3. No conocía yo esta forma de preparar el conejo. Se ve estupendo y me gusta mucho esta carne.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pero mujer ¿cómo no te vas a creer estas historias, con lo divertidas e interesantes que son?
    Anda que no nos rodean a nosotras mismas un montón de historias en nuestras cocinas, lo que inventamos, cómo y por qué, lo que arreglamos cuando hay un desastre y luego resulta que nos salió genial, lo que nos apañamos ¿que no?
    En fin, crédula o no, te ha salido un plato muy apetecible.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. De lujo, si lo comió Napoleón, pero para mi con pollo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. yo me paunto a la versión del pollo ,que me va más y con Abba de fondo por supùesto ;-)

    ResponderEliminar
  7. Irene, claro, se parecen para lo bueno y para lo malo...

    nuria, lo que nunca digo es que me sobró un montón de salsa...

    jose manuel, me alegro de haber aumentado tu repertorio de recetas con conejo.

    Viena, es cierto que vas sacando ideas según vas cocinando, pero algunas de estas recetas son demasiado redondas como para nacer fruto de la casualidad.

    LA COCINERA DE BETULO, Napoleón lo comió con pollo, por lo que el rigor histórico no se pierde...

    quechuloalgodulce, me apunto a pollo y a Abba, que yo hago el conejo, pero no me lo como.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...