domingo, 17 de octubre de 2010

Magdalenas de nocilla para el papá de Adrián

Con cinco años, un día se me ocurrió decir en casa que me gustaba la nocilla azul (la de dos colores), y que compraran de ésa en vez de la roja (sólo de chocolate); mi madre me hizo caso una o dos veces, pero dejó de seguirme la corriente cuando veía que la parte blanca no se consumía con la misma alegría que la de chocolate convencional; entonces yo me hacía la generosa y decía bueno, compra de la roja. Ésa caía según entraba. Y además nos encantaban los vasos de nocilla, una vez reutilizados, sin etiqueta ni nada. Años más tarde unos amigos vinieron a casa a hacer creps de nocilla. Era de la azul, bien mezclada. Los creps estaban buenos, pero con la roja hubieran estado superiores. Cuando se lo confesé a mi hermano Yorch en una sesión improvisada de terapia familiar, dijo que qué cabrona, aunque fue divertido y nos estuvimos riendo.

Ya para entonces ya sabíamos que Yorch e Ili, su mujer, esperaban un niño; en teoría iba a haber nacido el 2 de noviembre, por lo que nos fuimos en septiembre a Turquía sin preocuparnos de que nos hicieran tíos antes de tiempo; pero mi cuñada tuvo apendicitis, y por precaución mi sobrino, Adrián, vino al mundo unas ocho semanas antes de tiempo, el 24 de septiembre. Yo había encontrado esta receta en larousse cuisine, es de una usuaria que hace el original con nutella, y pensé, como homenaje a ese falso desacuerdo nocillero, hacérselo con nocilla (de la roja, por supuesto) para celebrar la dulce llegada del pitufo.

Hoy, por fin, lo he hecho; he llegado a casa de mi hermano con la merienda, y tenían visita: las pobres magdalenas no han vivido para contarlo. 12 magdalenas caídas en combate, dejando plenamente satisfechos a los comensales. El plato dulce de este mes ha sido un exitazo.

La nocilla se va para abajo y queda así...
Ingredientes (para 12 magdalenas):
  • 1 yogur natural (conservamos la tarrina para usarla como medida para otros ingredientes)
  • 1 tarrina y media de azúcar
  • 1 cucharada sopera de azúcar avainillado (lo venden en la sección de repostería de tu supermercado)
  • 3 tarrinas de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 3 huevos
  • 1/2 tarrina de aceite de girasol
  • 1 pellizco de sal
  • nocilla (de la que os guste)
En una ensaladera echamos el yogur, el azúcar normal y el avainillado y el pellizco de sal y mezclamos bien.
Incorporamos la harina y la levadura y mezclamos, intentando que no queden grumos.
Uno a uno, vamos añadiendo y mezclando la masa con cada uno de los huevos.
Cuando esté todo bien integrado, agregamos el aceite de girasol, y vuelta a mezclar.
En 12 tarrinas individuales, preferentemente de silicona, vamos echando la masa hasta llenar los 3/4 del molde; encima echamos una cucharada (de café) de nocilla (se irá al fondo durante la cocción, como se puede ver en la foto).
Cocemos a 160º durante 25 minutos en el horno (la receta original dice 20-25 minutos, pero mi horno no es tan potente y he preferido pecar por exceso).
Dejamos enfriar, y ya se pueden comer.

10 comentarios:

  1. mmmmm....que rico!!!
    Me llevo una!!
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  2. Me llevo un par Su!!! Me vienen genial con el café que me estoy tomando!!!!!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja qué divertida me ha parecido tu introducción, quizás porque me identifico con ese affair de las nocillas. La azul, la azul, y no sé bien por qué, pero luego lo blanco se queda siempre, ay dios, que diversos somos y a la vez, qué parecidos.
    Me ha encantado la historia, toda y la receta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. No me extraña que esas doce magdalenas volaran tu has visto que pinta tienen??? bueno, tenian??? Riquisimas!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Glo, sírvete, aunque a mí me piden más un nesquik que un café...

    Viena, yo creo que lo que me gusta es el azul de la etiqueta, porque el chocolate de la roja es lo que le gusta a mi paladar...

    quechuloalgodulce, debo confesar que yo me comí una, con la nocilla líquida en la parte de abajo, una guinda al episodio magdalena...

    ResponderEliminar
  6. Qué ricas, Su! éstas se las tengo que hacer a mi peque! Muy buenos los recuerdos... Besitos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  7. Angie, con tu mano para los dulces, seguro que lo bordas.

    ResponderEliminar
  8. Que ricassss!!
    Enhorabuena por tu sobrinito!.
    Precísamente vengo del Carrefour, y me sorprendió ver un envase de nocilla (no he mirado el peso pero seguro que era de 1 kilo por lo menos) que venía en un envase de cristal rehutilizable con tapa y todo (igualito que los pirex). Por cierto, había de los dos tipos (por si te aficionas a las madalenas....).

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Bego. La verdad, no creo que a estas altuas me vaya a poner a comprar nocilla, se supone que me tengo que portar bien, aunque haga tantos altos en el camino de la bondad dietética...

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...