sábado, 30 de enero de 2010

Empanadillas de rúcula y rulo de cabra

Ésta es otra receta que vi en el canal viajar (cuánto se aprende viendo la tele, hay que ver); supuestamente es una receta griega hecha con un queso cretense de cuyo nombre no me acuerdo; yo quería hacerla con feta, pero no había en la tienda, por lo que me figuré que con rulo de cabra quedaría estupendo: estaba en lo cierto.

De pequeña no me gustaban las empanadillas, porque no me gustaba el relleno que le ponían, aunque me parecía llamativo el aspecto de la oblea frita, con las burbujitas y sus bordes crujientes.

Ingredientes (para 16 empanadillas):
  • 1 paquete de 16 obleas de las grandes
  • 1 rulo de cabra president
  • 1 bolsa de rúcula (sólo se usa media)
  • aceite para freír
Es conveniente sacar las obleas y el queso de la nevera un rato antes de usarlos, para disponer mejor de ellos.
Cortamos el queso lo más menudo que podamos y lo ponemos en un plato para mezclarlo con la rúcula picada.
Ir rellenando las empanadillas, cerrando los bordes con un tenedor.
Freír en aceite caliente y escurrir en papel absorbente.
Servir.

martes, 26 de enero de 2010

Sopa de lentejas

Ya conocéis el refrán: lentejas, comida de viejas, si quieres las comes, y si no las dejas; yo, generalmente, las como, siempre me han encantado. Y ahora que viene otra olita de frío, ahí va mi versión:

Ingredientes:
  • agua (yo echo unos 600 ml para dos personas)
  • lentejas (yo pongo unos 50 gr de lentejas para dos)
  • chorizo
  • tocino
  • pimiento verde
  • zanahoria
  • patata
  • cebolla
  • salsa de tomate
  • aceite
  • laurel
  • pimentón
  • Para el refrito:
  • aceite
  • ajo picado
  • perejil picado
En la olla se echa el agua, las lentejas, el chorizo en rodajas, el tocino en tacos, el pimiento, la zanahoria, la cebolla, el tomate, una cucharada de pimentón, un chorro de aceite y la hoja de laurel y se pone a cocer, debidamente sazonado.
Cuando dé el primer hervor, se echa la patata en dados y se tapa la olla; si es ultrarrápida, estará en seis minutos desde que empieza a echar el vapor.
Cuando se ha despresurizado, en una sartén doramos el ajo y el perejil y lo agregamos a la olla (el refrito le da una vida a las lentejas).
Al servir, se le puede echar un chorrito de vinagre balsámico, y quedan las lentejas como para una exposición universal.

domingo, 24 de enero de 2010

Pulpitos al vino tinto

Había pensado publicar la receta al hilo del examen de cultura grecolatina de mañana; el examen lo haré en dos semanas, pero esta receta griega (porque la gastronomía es cultura) os la muestro hoy.

Tradicionalmente, en España venimos pensando que la cocina griega se compone de prpoductos de la oveja y la cabra (cordero, cabrito, queso feta); pero tenemos que considerar que buena parte de Grecia son islas (y son pioneros en la navegación), por lo que es normal que tengan platos de pescado, ¿no?

Lo propio, para este plato, sería un arroz pilaf...

Ingredientes (por persona):
  • unos 300 gr. de pulpitos (la receta dice menos, pero entonces... para el hueco de la muela)
  • 1/2 cebolla
  • 1 ó 2 dientes de ajo
  • tomate
  • 1 vaso de vino tinto
  • laurel
  • romero
  • albahaca
  • 1 cucharada de vinagre de vino tinto
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • aceite de oliva
  • pimienta negra y sal
Lavamos los pulpitos, los escurrimos y secamos.
Salteamos ajo y cebolla picados finos hasta que estén tiernos y empiecen a dorarse.
Añadimos albahaca, laurel y romero y subimos el fuego al máximo, agregamos los pulpitos (que sueltan agua) y la pimienta negra y salteamos hasta que cambien de color.
Incorporar los tomates rallados (es como se mejor se incorporan, aunque si queréis picarlos y despepitarlos...), el vino tinto, el vinagre y el azúcar.
Bajamos el fuego, tapamos y cocemos 20 minutos.
Destapar y cocer 10 minutos más si el guiso queda muy caldoso, ya que debe reducirse hasta la cuarta parte del volumen inicial.

Queda muy bien de un día para otro; cuando lo hago así, dejo los últimos 10 minutos de cocción para el día siguiente...

jueves, 21 de enero de 2010

Panna cotta

La panna cotta es un postre italiano, cuyo nombre significa nata cocida; al contrario que otros postres italianos más elaborados, es bastante sencillo de hacer, aunque, como buen postre, tiene su punto laborioso.

Tiene razón el Barbas en que, cuando tengo una visita que rompa la rutina, me busco la manera de hacer algún plato que no se avenga 100% a los preceptos dietéticos: está mi primo Santi en casa por unas movidas que tiene que apañar en la UAB; como mi prima Cordelia y yo comentamos, da gusto tener cobayas agradecidas. Había visto este plato en el Cooking mama 2 de la Nintendo DS (que no facilita la receta), y me la agencié: no parecía difícil ni demasiado graso, y llevo un tiempo en que las recetas me parecen desafíos que hay que abordar.

Me salió bastante ligera, a lo mejor porque usé nata "light", con el 19% de materia grasa. La vainilla no la cocí, sino que vacié la vaina en el líquido una vez cocido y enfriado; al Barbas le pareció más sutil que si la hubiera cocido, por lo que la haré así siempre.

Ingredientes (por persona):
  • 90 ml de nata
  • 30 ml de leche
  • 12 gr de azúcar
  • 2 gr de gelatina en láminas
  • una vaina de vainilla

  • Para el caramelo
  • 25 gr de azúcar
  • 5+10 ml de agua (no se usa toda a la vez)

En un bol de agua con hielo ponemos las hojas de gelatina y las dejamos ahí 10 minutitos. Después, las escurrimos bien del agua y las reservamos.
En un cazo calentamos a fuego medio la nata, la leche y el azúcar sin parar de remover; cuando salgan burbujitas por el borde y salga vapor, apagamos el fuego.
Añadimos las hojas de gelatina, que no tardan en derretirse.
Colamos la nata en un bol, que enfriamos dentro de otro que tenga agua con hielo para que se enfríe, sin dejar de remover; cuando esté frío, echamos dentro las semillitas de vainilla y removemos para que se desperdiguen en la nata.
Ponemos la panna en un recipiente y lo metemos en la nevera dos horas mínimo.
Mientras, hacemos el caramelo (según la receta, habría que enfriarlo como hemos enfriado la pannacotta, en un baño maría helado, pero yo prefiero hacerlo a temperatura ambiente): calentamos a fuego medio un cazo con el azúcar y los 5 ml de agua por persona, hasta que el azúcar tenga el color del caramelo. Entonces añadimos el resto del agua (10 ml por persona); chisporroteará un poco y luego tomará la consistencia del caramelo. (Al hilo de esto, el Barbas y yo creímos que nos habíamos cargado el cazo, pero salía como la cera fría de depilar, al cazo no le habría quedado un solo pelo, jeje).
Se sirve en un bol; para añadir el caramelo, lo sacamos del cazo y lo estiramos para que saque hilos, y esos hilos se ponen sobre la pannacotta.

La próxima vez me salto la parte del caramelo y lo hago con bayas (frambuesas, arándanos, moras...), cuyo sabor ácido va muy bien con la consistencia y el sabor de la pannacotta.

lunes, 18 de enero de 2010

Carpaccio Lennon & McCartney

En realidad, sólo varía el nombre, porque esta preparación la llevaba haciendo años. Pero mi padre regaló al Barbas una biografía de John Lennon bastante documentada, y aparecía un comentario de George Martin, legendario productor del cuarteto de Liverpool, que venía a decir que Lennon era el zumo de limón y McCartney el aceite de oliva; el Barbas, al leerlo, me dijo: mira, como tu carpaccio. En menos que canta un gallo, cambié el nombre a modo de homenaje no sólo a ellos dos, sino a Martin, que tanto hizo por la música en el siglo XX. Ahí va esta receta sencilla, con cariño, de mí para vosotros.

Sencilla, pero no por ello menos efectiva. Como el Please please me.

Ingredientes (por persona):
  • 1 paquete de carpaccio (incluye el queso)
  • 1 paquete de rúcula
  • el zumo de medio limón
  • 1 cucharada de aceite
  • un pellizco de sal
Disponemos la carne por todo el plato (si está a temperatura ambiente, se separan mejor las capas; si no, se pueden separar con cuidado, con un cuchillo).
Echamos la rúcula por encima de la carne.
Espolvoreamos el parmesano que incluye el paquete por encima de la carne y la rúcula.
Hacemos una vinagreta con el zumo, el aceite y el pellizco de sal y mezclamos bien.
Lo vertemos por encima cuidando que quede bien repartido.

viernes, 15 de enero de 2010

Sopas de ajo

He aquí una tradicional sopa castellana, o sopas de ajo, que suena más a comida de pobre (lo cual es injusto: buena parte de la gastronomía italiana o española es comida de pobre, y sale económica a la par que buena). Un plato muy invernal, pero es que en la meseta rasca...

La primera vez que se la hice al Barbas, me dijo es como las sopas de mi infancia. ¿Se puede piropear mejor?

Ingredientes:
  • 1 litro de caldo de carne
  • media barra de pan del día anterior
  • 1 cabeza de ajos
  • pimentón
  • chorizo
  • aceite
  • 1 huevo por cada dos comensales
En el aceite sofreímos los ajos, el chorizo y el pan (si es del día, se puede endurecer tostándolo en el horno), cortado en trozos no uniformes.
Añadimos el pimentón, con cuidado de que no se queme.
Añadimos el caldo y cocemos unos diez minutos.
Echamos el huevo sin batir, para que se cuaje en la sopa.
Servimos.

martes, 12 de enero de 2010

Estofado de ternera

He aquí una receta casera de las de toda la vida, que en la olla ultra rápida sale en un ratito. La receta es, de nuevo, de mi amiga Inés, y una de las primeras que hice cuando empecé mi singladura en la cocina.

Carne, verdura y patata, los tres grupos alimenticios y un plato calentito para estos días...

Ingredientes (por persona):
  • 100 gr de carne de ternera en tacos
  • 100 gr de patata
  • cebolla
  • zanahoria
  • pimiento verde
  • pimentón
  • vino tinto
  • caldo
  • aceite de oliva
  • salsa de tomate (o un tomate rallado)
En la cazuela se dora la carne.
Se añaden los pimientos y las zanahorias y se dora.
Se agrega la cebolla.
Se echa el tomate (rallado o en salsa) y el pimentón.
Se añade el vino y se deja evaporar el alcohol; entonces se echa el caldo.
Cuando empiece a hervir, añadimos las patatas en taquitos y tapamos la olla.

El tiempo que hay que contar desde que empieza a salir el vapor:
15 minutos en olla ultrarrápida, a velocidad 2.
45 minutos en olla normal.
2 horas y cuarto en cazuela normal (o hasta que la carne esté tierna).

Al despresurizar y abrir la olla se puede comer, aunque este plato está muy bueno de un día para otro.

sábado, 9 de enero de 2010

Sopa de picadillo

Debo reconocer que de pequeña era bastante litri comiendo, y algo de eso ha perdurado; mi madre hizo esta sopa un montón de veces, y yo nunca quería comerla en principio porque a saber qué había en ese picadillo. Luego la comía, y tan rica que estaba.

Hace unos cuatro años, en Córdoba vi la sopa de picadillo, y cuando me dijeron los ingredientes se me pasaron los melindres.

Ingredientes:
  • caldo de jamón
  • taquitos de jamón
  • una tacita de arroz
  • 1 huevo cocido previamente
  • jerez (opcional)
Calentamos el caldo en una cazuela.
Cuando hierva, echamos el arroz, y que cueza veinte minutos.
Cuando falten unos cinco minutos, añadimos el jamón en taquitos y el huevo duro picado.
A mí me gusta añadir un chorrito de jerez, le va muy bien al sabor de esta sopa.

En Extremadura la hacen con fideo cabellín, que está muy buena, aunque yo siempre preferí la sopa de arroz...

martes, 5 de enero de 2010

Bacalao confitado con espárragos verdes

Cuando me vine a vivir a Sant Cugat había dos cosas que no sabía: cocinar y hablar catalán; más o menos he conseguido remediar las dos situaciones, aunque de momento no me ha dado por hacer un blog en catalán...

Ambos aprendizajes se conjugaron en un programa de TV3 que se llamaba Cocina para solteros; aprendí bastante léxico culinario y platos tan buenos como el que hoy presento: cuando lo vimos el Barbas y yo nos quedamos bastante impresionados, y decidimos ponerla en práctica. No es la receta más barata del mundo, y entre eso y que lleva su tiempo, sólo la hemos hecho tres veces en seis años o algo así; pero el resultado ha sido siempre igual de satisfactorio; hacemos alguna leve modificación sobre la original, pero la esencia es la misma...

Queda muy bien poner el lomo, una vez confitado, sobre los espárragos.

Ingredientes (por persona):
  • 1 lomo de bacalao desalado
  • medio manojo de espárragos trigueros
  • aceite de oliva virgen de baja acidez
  • 5 granos de pimienta
  • hierbas aromáticas (tomillo, romero)
Cortamos los espárragos, separando la parte útil.
Picamos menuda la parte blanca de los espárragos, la salpimentamos y la freímos a fuego vivo con poco aceite.
Cuando se hayan dorado, bajamos el fuego al mínimo, añadimos el resto del aceite, las especias y las hierbas aromáticas.
Dejamos que se caliente sin llegar a bullir durante al menos una hora.
Pasado ese tiempo, retiramos del aceite las partículas en suspensión.
Con un trapo de hilo, secamos los lomos de bacalao.
A fuego lento (o muy lento), hacemos las puntas de espárragos con un poco de aceite y sal.
Mientras, calentamos el aceite limpio sin que llegue a hervir o humear.
Introducimos el bacalao y lo confitamos durante 4 ó 5 minutos.
Lo sacamos y lo colocamos en papel de cocina para escurrir el exceso de aceite.
Alineamos los espárragos en el centro del plato y, con mucho tiento (porque se desarma) ponemos encima el lomo de bacalao con la piel hacia abajo.
Se puede adornar con un poquito de alioli, como en la foto.

En este plato es muy importante el fuego bajo, salvo en la parte en que doramos la parte blanca del espárrago: para que en ningún momento se queme el aceite, hay que vigilar bien este punto.

domingo, 3 de enero de 2010

Espaguetis nero di sepia con gulas

El día 1 vinieron Leti y el Boli a comer y jugar a la wii para dar la bienvenida al nuevo año. Leti trajo un pan con jamón (una receta venezolana) y, tras dar cuenta de él, surgió el tema de preparar las gulas. Me parecía un poco cutre hacerlas así, sin más, y pensé que con pasta quedaría mejor. Pero cuando fui a comprobar si tallarines o espaguetis, vi que tenía estos tagliatelle al nero di sepia (tinta), y queda mucho mejor, para qué engañarnos... Se la dedico a Leti, que se solazó en la sencillez de esta preparación...

Presentación minimalista: a la izquierda, las gulas; a la derecha, la pasta. En realidad, para comerlos hay que mezclarlos, claro.
Ingredientes:
  • pasta larga (espaguetis, tallarines, tagliatelle, fetuccini...) al nero di sepia
  • un paquete o una lata de gulas
  • 1 diente de ajo (o ajo molido)
  • 1 guindilla seca
  • aceite de oliva (yo mezclé aceite de oliva normal con aceite a la guindilla)
Cuece la pasta el tiempo que indica el envase y escúrrela.
En una sartén doras el ajo y la guindilla con una cucharadita de aceite; los retiras para que no se quemen y no vicien el aceite.
Añades las gulas y las rehogas.
Pones los tallarines en un plato y encima colocas las gulas rehogadas.

Se puede agregar la pasta a la sartén y darle un meneo para que coja más saborcito.

viernes, 1 de enero de 2010

Tarta de galletas

Empecemos el año con algo dulce. Ésta fue mi primera experiencia gourmet. Yo siempre he sido muy golosa; un día volvimos del cole y mi madre, que tenía ese día ánimo experimentador, hizo esta misma tarta. El éxito fue total. La hemos comido (y hecho) varias veces, pero llevaba rato sin ponerme a la faena, y con la excusa del es Año Nuevo y tengo invitados, me lancé. Es fácil y sale buena, pero es una bomba calórica...

Aunque no lo parezca, pone 2010 en números romanos.

Ingredientes:
  • 200 gr de mantequilla
  • 3 huevos
  • 4 cucharadas de azúcar
  • una tableta de chocolate (de repostería)
  • 1/4 kg de galletas (yo la hago con galletas marbú, que se ablandan menos, lo que para la confección es beneficioso, pero se pueden elegir las que más rabia den al cocinero)
  • 1/4 litro de leche
  • tres cucharadas de coñac (usé armañac, que es similar, aunque con otra DO)
Mezclamos bien la mantequilla con el azúcar.
Separamos las yemas y las claras.
Añadimos las yemas a la mantequilla.
Derretimos el chocolate al baño maría con un par de cucharadas de leche.
Lo añadimos a la mantequilla y seguimos batiendo.
Batimos las claras a punto de nieve y lo añadimos.
En un plato sopero, mezclamos la leche con el coñac.
Mojamos las galletas en la leche y las vamos disponiendo en un plato, hasta formar una capa que cubriremos con el chocolate.
Vamos alternando galletas y chocolate hasta que se acaben las galletas.
Cubrimos con el chocolate y la guardamos refrigerada.

Yo no alterno capa y capa: dispongo 2 ó 3 capas de galletas y una de chocolate, para que tenga más cuerpo y más miga.

Se puede adornar con merengue, nata montada o, como he hecho esta vez, con M&M's. O con detalles más artísticos que lo que yo he concebido aquí...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...