martes, 14 de septiembre de 2010

Musaka griega aligerada

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Septiembre nos invita a preparar todo un clásico de la cocina tradicional griega, una musaka.
A lo largo de la mañana he ido viendo distintas propuestas de aligerar la musaka: y es que la propuesta de este mes es muy exótica y sabrosa, pero tiene calorías por arrobas, y acordé con el Barbas hacerla lo más liviana posible. Creo que cumplí sin comprometer el sabor, porque no dejó nadita y no sé sintió muy pesado, por lo que podríamos hablar de éxito... usé una berenjena pequeña, que asé en vez de freír; sólo le puse 100 gramos de carne picada, que es la que recomienda la dietista, y en vez de bechamel hice velouté, que contribuye a dar más ligereza. A ver qué os parece...

Ingredientes:
  • una berenjena pequeña
  • 100 gr de carne picada de ternera
  • cebolla
  • ajo
  • un puñado de pan rallado
  • vino blanco
  • 2 tomates de lata
  • menta picada
  • canela en polvo
  • una clara de huevo
  • sal
  • pimienta
  • queso rallado
  • Para la velouté:
  • mantequilla
  • harina
  • caldo de verdura
  • 1 huevo y 1 yema de huevo
  • nuez moscada
Cortamos la berenjena en rodajas y las ponemos en un bol con agua con sal media hora para que suelten su acidez; pasado ese tiempo, las secamos con papel de cocina y las doramos por ambos lados en el horno o la plancha eléctrica a 200º; reservamos.
Rehogamos los ajos y la cebolla picados en una sartén con aceite; cuando se ponga transparente, añadimos la carne; cuando empiece a cambiar de color, añadimos el tomate, la canela y salpimentamos, y dejamos cocer unos minutos.
Agregamos el vino blanco y, cuando se evapore el alcohol, añadimos la clara batida y el pan rallado para que espese; damos un hervor para que no quede caldoso.
Para hacer la velouté derretimos la mantequilla, echamos la harina hasta dorarla y vamos añadiendo el caldo mientras removemos siempre en la misma dirección para que no se hagan grumos; agregamos el huevo más la yema batidos y movemos para cohesionarlo y agregamos la nuez moscada, moviendo un poco más.
Montamos la musaka: al fondo ponemos las berenjenas cubriendo el fondo.
Echamos encima la carne, distribuyéndola por todo el recipiente y cubrimos con la velouté, distribuyéndola bien.
Espolvoreamos con queso en polvo y lo metemos en el horno a gratinar a 250º para que se dore por encima (la velouté no se dora tan rápido ni tan intensamente como la bechamel, así que ojito para que no se queme).
Servimos.
Éste es mi último post de este mes, ¡porque me voy de vacaciones! Irónico cerrar el mes con una receta griega, dado que me voy a Turquía, su enemigo ancestral. Además de pasármelo muy bien, espero hacer algo de I+D culinario y traéroslo a partir de octubre. Un besote, y a la vuelta contesto vuestros comentarios, palabrita de gastrobloguera.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Ossobucco

Ésta es la receta que hice el jueves antes de ir a la peluquería; el miércoles me había un antojo tremendo de ossobucco y el jueves cayó. Aunque la próxima vez lo haré como este morcillo (porque me gustó mucho y la carne es muy parecida, aunque con hueso), esta vez seguí otra receta, para ver cómo quedaba; me encanta lo blandito que queda después de la cocción...

Las patatas no venían en la receta, pero así, crujientitas, quedaron muy buenas.
´Ingredientes (por persona):
  • 1 rodaja de ossobucco
  • la ralladura de 2 tomates
  • 250 gr de zanahorias por cada kilo de carne
  • cebolla
  • laurel
  • pimienta
  • sal
  • vino blanco
  • orégano
  • aceite
  • harina
  • 1 vaso de caldo
Pasamos el ossobucco por harina y freír ligeramente en la cazuela que vayamos a usar (en mi caso, la olla exprés).
Rehogamos la cebolla sin que llegue a dorarse, añadimos el tomate rallado y la zanahoria y rehogamos.
Añadimos el vino, la pimienta, el laurel, el orégano y el caldo y sazonamos.
Cuando hierva, tapamos y ponemos la olla a velocidad 2; dejamos cocer media hora desde que empiece a salir el vapor, despresurizamos y abrimos la olla.
Mientras, habremos frito las patatas en taquitos y las habremos escurrido en un papel de cocina.
Podemos optar por pasar la salsa por el pasapurés y echarla sobre las patatas y la carne (en cuyo caso hay que dar un hervor antes de servir) o por poner los tropezones junto a la carne (como he hecho yo).
Servimos.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Conejo a la Marengo

Ésta, como la ensalada César o el carpaccio, viene acompañada por la leyenda del cocinero que no tenía nada e improvisó con lo que tenía. En este caso, el comensal estrella era Napoleón Bonaparte, y la receta se habría creado con un pollo con motivo de la batalla de Marengo, de ahí el nombre. Pero yo no me creo esas leyendas.

De hecho, he cogido esta receta porque tenía unas patitas de conejo y no tenía ganas de hacerlas al horno y punto: si normalmente las recetas de conejo valen para pollo, ¿por qué no hacer el camino inverso?

Conejo o pollo, tanto da para comer como un emperador; eso sí, escuchando Waterloo, de Abba...
Ingredientes:
  • conejo
  • zanahoria
  • apio
  • cebolla
  • ajo
  • 1/2 lata de tomates pelados
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 vasito de caldo de carne
  • 4 bayas de pimienta de cayena
  • 1 cucharada de maicena
  • aceite de oliva
En una cazuela con fondo grueso y con tapa doramos bien el conejo: cuando esté dorado por todas partes, lo sacamos de la cazuela.
Echamos la zanahoria picada y pelada y damos unas vueltas antes de añadir el apio picado; damos unas vueltas más y agregamos la cebolla picada y el ajo machado, dejando que se ablanden a fuego medio.
Cuando empiecen a estar blandos, añadimos el tomate de lata picado e incluyendo el tomate de la conserva y damos un hervor.
Echamos la maicena y dejamos que se ligue bien, y entonces vertemos el vino blanco y el caldo; ponemos a fuego bajo y cocemos tapado entre diez y quince minutos.
Entonces volvemos a echar el conejo y cocemos quince minutos más (vigilando que no se pase).
Servimos con un poco de arroz.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Fideuà de setas

El otro día vi este plato en el programa Casi casero y me apeteció hacérselo al Barbas, aunque desde el principio (la cocinera aprovecha una preexistente fideuà de marisco); así, el otro día nos trajimos unas setas del mercado, y la ocasión la pintaron calva. La he hecho, y es fácil, rápida y quedas estupendamente a poco que tus comensales sean un poco fungívoros.

Setas, fideos, verduritas y picada de almendras. Un plato sanísimo que puede aderezarse con un poco de alioli.
Ingredientes:
  • fideos de fideuà
  • clado de verduras (200 ml por cada 100 gr de fideos)
  • setas variadas al gusto
  • cebolla
  • ajo
  • aceite de oliva
  • Para la picada:
  • almendras
  • perejil
  • ajo
  • aceite de oliva
Rallamos la cebolla.
Picamos el ajo.
Limpiamos las setas mojando un pincel en agua.
Doramos la cebolla en el aceite.
Cuando se dore, añadimos el ajo y las setas y damos unas vueltas, sin dejar que las setas se hagan del todo.
Agregamos los fideos y mezclamos bien.
Vertemos el caldo caliente y cocemos el tiempo que diga el fabricante.
Mientras va haciénose, ponemos el horno al máximo con sólo el grill encendido y, en un mortero, hacemos la picada con las almendras, el ajo, el perejil y el aceite y mezclamos bien.
Cuando haya terminado de cocer la fideuà, echamos la picada por encima y la metemos por encima para que se dore la picada (unos 3 minutos).
Servimos.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Wok de menestra con gambas

Quería haberlo publicado hace rato, pero confluyen factores diversos, como que Blogger lleva mamoneando todo el santo día o que tenía hora para la peluquería, por lo que ha sido levantarme, pedir hora, desayunar, ir al gimnasio, volver a casa y preparar el ossobucco y salir corriendo a la pelu, y encima he llegado diez minutos tarde; finalmente me han hecho esperar, porque no habían acabado, pero conmigo han tardado poco y me han dejado muy contenta (incluso me han enseñado trucos), por lo que todo este frenesí ha valido la pena... Ahora a ver si blogger no me la juega a última hora... Crucemos los dedos.

El plato de hoy es de dieta. Yo lo hacía en cazuela, pero en los últimos tiempos he efectuado algunos hallazgos, como que la comida ultracongelada sale más sabrosa si la rehogas en el wok que si la cueces y luego la rehogas; además, sale menos caldoso, que todavía no hace calor como para tomar sopicaldos. Por supuesto, si se hace con comida no ultracongelada la mejoría es exponencial, pero ya he aprendido que ser perfecta no está entre mis funciones, y que en mi imperfección reside parte de mi encanto, por lo que ahí va, descongelado pero sabroso, este wok cotidiano para la gente a dieta.


Los hidratos, en los guisantes; las proteínas, en las gambas; las vitaminas, en el resto de verduras. Un plato de blog que no hace falta esconderle a tu dietista.
Ingredientes (para 2 personas):
  • 1 calabacín fresco
  • 200 gr de menestra ultracongelada
  • 1 tazón de gambas ultracongeladas
  • aceite de oliva
  • sal
Lavamos el calabacín, lo cortamos en rodajas y cada rodaja en cuatro partes.
Lo doramos en el wok con una cucharada de aceite.
Añadimos la menestra y damos unas vueltas.
Añadimos las gambas y dejamos que se vayan mezclando los sabores.
Según se derritan los ultracongelados, irán expulsando agua; el plato estará listo cuando la mayor parte del agua se haya evaporado y estén totalmente cocidos los ingredientes; no tenemos que olvidar sazonar el wok cuando esté a medio derretir para que no quede soso.
  1. Obviamente, quedará mejor con ingredientes naturales, no congelados: en ese caso hay que medir el tiempo (con congelados se tardan 20 minutos de reloj) para que nada quede ni muy crudo ni quemado.
  2. Si se quiere hacer en cazuela, se añade un vaso de caldo y se come con cuchara, y no tarda mucho más que en el wok

martes, 7 de septiembre de 2010

Fricandó

He aquí otro de esos platos que descubrí al venirme a Cataluña. La verdad, en Madrid no hay esa cultura de la seta que tienen aquí, que tienen un montón de platos con un montón de tipos distintos de bolets. Por el Barbas bien, a mí no me quitan el sueño, pero como le gustan, se las hago y tan contentos. Ahora que se acerca el otoño, (¡por fin!) vuelven los platos con setas.

Ingredientes (por persona):
  • 100 gr filetes tapa
  • 1/2 cebolla
  • 1 zanahoria
  • senderuelas (moixernons) secas
  • aceite de oliva
  • harina
  • vino blanco
  • 1 bouquet garni (aunque yo usé laurel, tomillo y romero o hierbas provenzales por separado y sin sacar el ramito)
  • sal y pimienta
Remojamos las setas unas 2 horas y aclaramos bien.
Freímos los filetes enharinados hasta dorarlos y reservamos.
En el mismo aceite rehogamos la zanahoria, la cebolla picada y las hierbas a fuego lento y removemos.
Cuando la cebolla se glasee, añadimos la harina y doramos.
Rociamos con el vino y dejamos evaporar.
Volvemos a poner la carne en la cazuela y dejamos cocer lentamente con la tapa puesta hasta que la carne esté tierna.
Cuando quede un cuarto de hora para terminar la cocción añadimos las setas y dejamos que termine de cocer.
Comprobamos el punto de sal.
Si hemos usado bouquet garni (y no las hierbas sueltas), lo retiramos y servimos.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Espaguetis con calabacín

Ayer por la noche estuve buscando un calabacín por la nevera como una loca, ¡yo estaba convencida de que lo tenía! De repente caí en la cuenta: lo había usado en esta receta de Palermo, Sicilia; aquel libro siciliano es una agradable fuente de sorpresas. Tuve que hacer una cena mucho más sencilla, pero a cambio tengo esta entrada (porque el otro día hice la preceptiva foto del plato).

Es sencilla, está buena y no se tarda casi nada.
Ingredientes:
  • espagueti
  • calabacín
  • aceite de oliva
  • queso rallado
  • agua
  • sal
Cocemos la pasta en agua con sal y los escurrimos.
Mientras, freímos los calabacines cortados en rodajas en el aceite de oliva.
Cuando estén fritos, mezclamos la verdura con la pasta; según la receta, hay que echar también el aceite, pero en estos dietéticos tiempos que corren es recomendable no abusar.
Espolvoreamos con queso rallado y servimos.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Ensalada de lentejas y surimi

A veces hago esta ensalada con lentejas, pero ayer hice la que publico hoy, y ya puedo ir alternándolas; ambas son rapidísimas de hacer -adiós excusas, perezosos-, y son frescas; para la de hoy tenía mis reticencias, porque ni el pepino ni el surimi ni los piñones me quitan el sueño, pero la mezcla de sabores es completa, y el resultado bueno, además de fácil...

Y encima es por demás equilibrada, el sueño de cualquier dietista.
Ingredientes (2 personas):
  • 200 gr de lentejas cocidas
  • 2 tomates
  • 1/2 pepino
  • 9 palitos de cangrejo
  • 1 puñado de piñones
  • aceite de oliva
  • vinagre de jerez
  • sal
Ponemos en el plato el tomate picado, el pepino (puede ser en láminas o en dados), los palitos de cangrejo en cubitos y las lentejas escurridas.
Doramos los piñones en una sartén sin aceite y los unimos a la ensalada.
Hacemos la vinagreta (3 cucharadas de aceite por cada cucharada de vinagre, más un pellizco de sal) y la vertemos sobre la ensalada.
Servimos.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Bacalao a la llauna

La verdad, esta tarde he estado intentando hacer un postre nuevo en mi vida, pero me ha salido entre mal y fatal. Me hacía mucha ilu publicar una receta golosa en septiembre, pero mi gozo en un pozo. Como tampoco hago muchos dulces, no es de extrañar que no haya salido.

A cambio, os traigo una receta catalana cuyo nombre significa bacalao a la lata; supuestamente, se hacía en una lata y en ésta se servía; para hacer un poco de honor a su nombre, compré uno de esos moldes de aluminio para hacerla, pero en la foto me salía con tanta salsa que parecía sopa, así que preferí ponerlo en un plato con una cantidad más razonable de salsa.

Una de las 10000 formas de hacer el bacalao a lo largo y ancho del mundo.
Ingredientes (por persona):
  • 100 gr de morro de bacalao
  • 4 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 15 gr de pimentón
  • harina
  • aceite de oliva
  • perejil
  • sal y pimienta
Cortamos el bacalao en trozos medianos y lo dejamos en remojo 24 horas, cambiando el agua 3 ó 4 veces; una vez desalado, lo escurrimos y lo secamos con un trapo.
Enharinamos el bacalao y lo freímos en una sartén con aceite de oliva.
Cuando se dore por ambos lados, lo colocamos en una bandeja metálica para horno.
En el aceite donde hemos frito el bacalao freímos el ajo laminado; cuando tomen color, retiramos la sartén del fuego y añadimos el pimentón, removiendo rápidamente.
Echamos el vaso de vino blanco y colocamos de nuevo al fuego, para que se evapore el alcohol.
Vertemos la mezcla sobre el bacalao, espolvoreamos perejil picado y lo metemos unos minutos en el horno precalentado (entre 180 y 200º).
Servimos en la lata.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...