viernes, 30 de diciembre de 2011

Feliz 2012

Me había propuesto publicar alguna receta, pero a la hora de la verdad, las vacaciones son muy ricas, y no lo he hecho. Me ha dado un poco de mono al ver algún blog, pero se me ha pasado rápido (jeje). Sin embargo, quiero agradeceros a los que me habéis felicitado las fiestas y el año y hacer lo propio: que paséis una estupenda Nochevieja y que se nos arregle un poco la vida a todos en este año 2012, a pesar de las predicciones de los agoreros de toda índole.

El curso del horno (y del proyecto Cordon Bleu) vuelve el día 9 con recetas (muchas llevan tiempo queriendo ser publicadas), hasta entonces espero que tengáis unos días muy gourmets, que los Reyes os colmen de regalos y que disfrutéis con vuestros amigos y familia.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Cocadas o escarpats de coco (Reto Film & Food)

Hoy es dia de publicacion en Film & Food, que este mes (bimestre seria mas correcto) viene dada por el libro recetas y confidencias y consiste en hacer unas galletas cuya receta te habra dado otro bloguero. Yo he hecho la que me envio Alba Colominas, del blog La flor del cacau. Como las hice dos dias antes de venirme a Mexico, no hice muchas y las comparti con mi cunyada, que me dijo que eran como las cocadas de Guate, de ahi el nombre de la entrada. Aunque Alba me puso otras raciones, use solo un huevo y el resto de ingredientes en consonancia.

Estas galletas de coco son para muy golosos, tiene mucho azucar...
Ingredientes (salen 6 galletas)
  • 1 clara de huevo (40 gr)
  • 40 gr de coco rallado
  • 84 gr azúcar moreno (12 terrones)
  • azucar glas

Precalentamos el horno a 180 grados.
En un cazo mezclamos todos los ingredientes menos el azucar glas y mezclamos segun se va derritiendo el azucar.
Cuando empiece a costar mezclar, retiramos del fuego y seguimos mezclando.
Extendemos sobre un plato y dejamos enfriar.
En la bandeja del horno ponemos papel de horno y sobre este la masa en seis montanyitas de masa, que espolvoreamos con azucar glas.
Horneamos hasta que se doren y dejamos enfriar en una rejilla.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Fajitas tailandesas

Esta receta la saqué de (cómo no) la revista comer bien, es bastante hipocalórica y la llamé así porque tanto el pollo como los pimientos van cortados como si fuera a hacer unas fajitas, pero luego el jengibre y el coco y el picante le dan un punto tailandés muy interesante, aunque los espaguetis de la guarnición se pueden sustituir por pasta de arroz, y el punto thai estará plenamente logrado. Además la hago en el wok, ese maravilloso invento oriental que ha venido para acelerar nuestras cocinas sin estropear el resultado.

En otro orden de cosas, mañana me voy de vacaciones y publicaré con menos frecuencia, espero que me guardeis la ausencia.

Hoy tocaba espaguetis verdes.
Ingredientes (para 2 personas):
  • 150 gr de filetes de pechuga de pollo
  • 1 diente de ajo
  • jengibre molido
  • aceite de guindilla
  • 50 gr de espaguetis
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cucharada de almendras laminadas
  • canela molida
  • 10 gr de coco rallado
  • sal y pimienta
  • una guindilla seca

Cocemos la pasta en abundante agua salada el tiempo que indique el fabricante.
Lavamos y secamos el pollo, retiramos las partes grasas y lo troceamos.
Lo salteamos en el wok 5 minutos con unas gotas de aceite.
Pelamos y picamos los ajos y en aros la guindilla, los añadimos al pollo con el jengibre y dejamos cocer 2 minutos.
Limpiamos los pimientos, los lavamos y cortamos en juliana, los agregamos a la sartén y seguimos la cocción 2 minutos más.
Incorporamos las almendras y el coco rallado, salpimentamos y rehogamos un par de minutos
Escurrimos los espaguetis y los salteamos en unas gotas de aceite, disponemos el pollo en una fiente con los pimientos y lo servimos caliente con la pasta de guarnición.

martes, 6 de diciembre de 2011

Goulash de ciervo con ciruelas pasas

Nos volvemos a dar una vuelta por Croacia, esta vez con un estofado de ciervo. A veces compro las cosas (ragout de ciervo, en este caso) sin pensar cómo lo haré, pensando ya encontraré una receta. Echando un ojo al libro de cocina croata, que tiene una sección de cocina de caza interesante, me encontré tres estofados de gamo, pero me decanté por este goulash, ese plato de carne tan típico y extendido -con variaciones- por el centro de Europa.

Se dieron dos circunstancias a la hora de hacerlo:

  1. encontré nata agria, lo que es punto menos que insólito, no suele haberla en los supermercados españoles; y para más inri, la encontré el mismo domingo que la hice en la gasolinera donde voy a comprar las cosas que se me han olvidado.
  2. El plato lleva enebros, una baya que se usa para aromatizar la ginebra. Como no he encontrado -ni la he buscado, para qué engañarnos- la citada fruta, opté por echar una cucharada sopera de ginebra, para que le diera el saborcito.

Un plato completo con la típica guarnición del este de Europa para los estofados: la pasta.
Ingredientes:
  • un paquete de ragout de ciervo
  • aceite de oliva
  • 1 cebolla
  • 4 lonchas de beicon ahumado
  • 400 ml de caldo de carne
  • nata líquida ligera
  • una cucharada sopera de crema agria (se puede hacer mezclando crema fresca con limón y sal)
  • cintas de pasta
  • Para la marinada:
  • un puñado de ciruelas pasas
  • 4 clavos
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de ginebra
  • vino tinto
Ponemos a marinar las ciruelas, el clavo, el laurel, la ginebra y el vino tinto; según el libro, media hora, pero yo lo he dejado una hora para que marinara mientras hacía el resto del guiso.
Secamos la carne de ciervo con papel de cocina (según Julia Child, así no se pierden los guisos en la cocción).
Calentamos aceite en una cocotte y doramos los trozos de ciervo.
Cuando esté dorado, añadimos la cebolla y el beicon y damos unas vueltas.
Agregamos la mitad del caldo (caliente) y cocemos un cuarto de hora.
Añadimos el resto del caldo y seguimos cociendo hasta que esté a medio cocer.
Entonces colamos el vino tinto y lo echamos junto con las pasas en la cazuela y dejamos de cocer hasta que esté tierno (se comprueba que está cocida la carne si puede cortarse con una cuchara o espátula de madera).
Cuando esté tierno, cocemos las cintas de pasta el tiempo que indique el envase.
Echamos la nata y la crema agria y damos un hervor.
Servimos el goulash con la pasta cocida.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Quiche de puerros y salmón

Esta quiche la hice un día que estaba bastante desanimada, y la verdad es que me levantó la moral. La saqué de Comer bien, aunque limité la nata y el huevo y me salió menos pesada. Además, usé salmón ahumado en taquitos, y me gusta más el resultado que con salmón en lonchas (que también lo he intentado). Además, en vez de hacer cuatro miniquiches hice una grande, yo creo que cunde más. A ver si os gusta esta propuesta.

Entre lo que me relajé haciéndolo y disfruté cenándolo, acabé como una seda...
Ingredientes:
  • 1 paquete de salmón ahumado en dados
  • 2 puerros
  • una plancha de masa quebrada
  • 2 puerros
  • 2 huevos
  • 100 ml de nata líquida
  • aceite de oliva

Estiramos la masa sobre un molde de tarta, la forramos y la pinchamos con un tenedor para que no suba.
La cubrimos con papel de horno, la rellenamos con legumbres secas y cocemos en el horno precalentado a 160º durante 10 minutos.
Mientras, cortamos la parte verde de los puerros, los lavamos y recortamos en rodajas.
Rehogamos el puerro hasta que se ponga transparente, añadimos el salmón y rehogamos 2 minutos más.
Añadimos la nata y calentamos sin que llegue a hervir.
Retiramos, añadimos los huevos y batimos con fuerza para que no se cuajen.
Sacamos la masa del horno, quitamos el papel con las legumbres y rellenamos con la mezcla de la sartén.
Horneamos unos 20 minutos (comprobaremos que al pinchar un tenedor sale limpios).
Servimos caliente o templado.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Falso tiramisú

Éste es el postre del día de nuestro aniversario. Me pareció una manera ingeniosa, aunque, obviamente, no es como el original. Pero como sucedáneo está logrado. Eso sí, hay que hacerlo al momento (en eso también se diferencia del original), aunque el café se puede dejar hecho antes de comer para no quemarse los dedos al mojar los bizcochos. Dicho lo cual, a ver si junto arrestos y hago un día un tiramisù de verdad... (me encanta y tengo miedo de que me salga mal).

La receta la saqué de un caprabo de navidad, pero, por favor, no me hagáis mirar el año porque me puede llevar un día... En la revista decían helado de nata, pero yo usé de stracciatella, y estaba muy bueno, sin hacer comparaciones con el original...

Supongo que con helado de tiramisú terminas de dar el pego.
Ingredientes:
  • bizcochos de soletilla
  • 1 barra de helado de stracciatella o nata
  • una taza de café expreso
  • un chorrito de amaretto u otro licor al gusto
  • barquillos
  • cacao en polvo sin azúcar (para cubrir)

En un plato hondo mezclamos el café expreso con el amaretto.
Mojamos 6 bizcochos de soletilla y los colocamos en la base del plato de servir.
Colocamos varios cortes de helado para cubrir los bizcochos.
Repetimos la operación.
Sobre la última capa de helado espolvoreamos el cacao en polvo y disponemos los barquillos.
Servimos al momento.

martes, 29 de noviembre de 2011

Chuletas de cordero al tomillo con crudités

Otra vez ponemos al Barbas a cocinar. El Barbas es el amo de las planchas: le queda bien y le gusta buscar nuevos aliños. Por lo que él se dedica de la parte caliente y yo de las crudités y salsas. A ver si os gusta.

Las chuletas, las salsas, la verdura, el pan de pita y ¡viva el Mediterráneo!
Ingredientes:
  • 4 chuletillas de palo por persona
  • tomillo
  • ajo
  • aceite de oliva
  • Para el hummus:
  • garbanzos de bote
  • una cucharada sopera de tahini (pasta de sésamo)
  • cominos
  • limón
  • pimentón
  • semillas de sésamo
  • aceite de oliva
  • un bote de salsa tzatziki (si no lo encontráis en la tienda, receta aquí)
  • una zanahoria
  • un pepino
  • pan de pita

En un mortero mezclamos el tomillo, el ajo y el aceite y untamos las chuletas con ello.
Las pasamos por la parrilla y regamos con la salsa que nos sobre.
Las servimos en un plato.
Para hacer el humus, mezclamos todos los ingredientes (menos las semillas de sésamo y el pimentón) en el vaso de la batidora y las mezclamos con la minipímer.
Lo ponemos en un plato y lo adornamos con las semillas de sésamo y el pimentón.
Tostamos las pitas en la tostadora
Lavamos y pelamos pepino y zanahoria y les cortamos los extremos; los cortamos a lo largo.
Para servir, ponemos en un plato de forma separada las verduras cortadas con el tzatziki y el hummus y las chuletas acompañadas de los panes de pita.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Antipasto di mare (entremeses de marisco)

Esta receta se la hice como plato único (por lo que lo de antipasto no es correcto) al Barbas el día de nuestro aniversario, allá por septiembre (voy un poco descolgada con las recetas pendientes). Como se ha aficionado a los libros de Brunetti y nunca está de más un ágape extraliterario, la receta la saqué del libro El sabor de Venecia, que rescata algunas recetas mencionadas en los libros de Donna Leon (¡¡¡a ver si hacen lo propio con los de Montalbano!!!), ya que el Barbas la había visto y había dicho quiero ésta. He sustituido galeras por cigalas y he hecho algo que no incluye el libro: cocer todo junto al vino blanco antes de servir. Al Barbas, huelga decirlo, le encantó, y eso que era marisco congelado...

He puesto el nombre del blog en la parte de arriba de la foto para no tapar las vieiras, ese manjar del peregrino...
Ingredientes:
  • 4 pulpitos
  • 2 cigalas
  • 16 langostinos
  • 4 vieiras
  • perejil picado
  • un diente de ajo partido en dos
  • un vaso (de vino) de vino blanco
  • sal y pimienta
  • limón al gusto
  • aceite de oliva

Limpiamos los pulpitos, les quitamos la boca, los lavamos y los metemos en una cazuela con agua hirviendo con sal, para que se les ricen los tentáculos.
Los cocemos 20 minutos a fuego medio.
Los apartamos del fuego y dejamos reposar 15 minutos.
Los cortamos en cuatro a lo largo.
Lavamos cigalas y langostinos y los sumergimos en una cazuela de agua hirviendo con sal; cuando el agua vuelva a hervir los sacamos y escurrimos.
Cortamos la cigala con unas tijeras por la mitad desde la cola sin llegar a partir la cabeza.
En una sartén ponemos aceite, ajo y un poco de sal, doramos el ajo, añadiendo vieiras, perejil y vino blanco.
Tras 4 minutos cociendo añadimos a la sartén los pulpitos, las galeras y los langostinos y damos un hervor a todo junto.
Servimos en un plato o bandeja y regamos con la salsita.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Sopa de arroz con almejas

Memòries d'una cuinera ha propuesto las sopas para este mes, y yo participo (al menos con este blog) con esta sopa tan sustanciosa que hice con las almejas que me sobraron de las kokotxas de hace unas semanas. La saqué del Comer bien de noviembre, revista que me llevé al gimnasio para entretenerme entre dos series, y ahí estaba yo, salivando en la elíptica con sopazas como ésta. Fácil y sabrosa, yo repetí. Pero ya os digo que soy muy muy sopera...

El amarillo es mitad de azafrán mitad de la luz de mi salón, que le da a todo un color más mortecino...
Ingredientes:
  • 80 gr de arroz
  • 250 gr de almejas
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • pulpa de tomate
  • 1 puerro
  • laurel
  • 1 tacita de vino blanco
  • unas hebras de azafrán
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • unas hojas de estragón
  • aceite de oliva

Dejamos las almejas en agua salada media hora; las enjuagamos, escurrimos y cocemos con un dedo de agua y el laurel hasta que se abran.
Pelamos y picamos cebolla, ajo y puerro.
Doramos el ajo unos segundos en el aceite caliente.
Añadimos la cebolla y sofreímos unos minutos, agregamos el puerro y sofreímos un poco más.
Echamos el tomate rallado al sofrito, rehogamos bien y ponemos el arroz, removiendo bien.
Echamos el azafrán, el pimentón y el vino, que evaporamos a fuego vivo.
Vertemos 1/4 litro de agua y el agua de cocción de las almejas (colada por si tiene arenilla).
Salpimentamos y cocemos a fuego lento unos 15 minutos.
Espolvoreamos el estragón lavado y picado, añadimos las almejas, reposamos unos minutos y servimos.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Llegó mi AIG

La verdad es que mi AIG se ha currado la intriga: primero me llegó un SMS con un mensaje diciendo que era mi AIG y que iba a preparar mi regalo con mucho cuidado. Dejadme que os diga una cosa: mi AIG no me ha engañado, me ha mandado unos regalos preciosos.

Poco después, el 4 de noviembre, me dijo que estaba preparando mi regalo (qué nervios).

Ayer por fin me llegó la hoja amarilla de correos; hoy hemos bajado a la Boquería a comprar cosas para el cumple del Barbas, y a la vuelta hemos pasado por correos. Cuando me han dado la caja he alucinado, y he pensado que se había pasado. Y eso que todavía no la había abierto...

Mi AIG era Virginia, de Kinycookies, un blog con unos postres deliciosos, con lo golosa que yo soy... No conocía su blog, y aunque no tengo sus manos para la repostería, me he hecho seguidora... Y de hecho, le prometo hacer una receta extremeña en su honor pronto... ;)

Y ahora, como dicen en México, a lo que te truje, Chencha. Aquí va la galería de regalitos estupendos de mi estupenda AIG.

La caja, en tres fases: antes de abrir la caja, antes de abrir los paquetes y después de abrirlos.
Y ahora, de uno en uno:
Para que cocines... un libro de recetas con las famosas cerezas del Jerte, recetas tanto dulces como saladas.
Una caja de galletas... llena de deliciosas galletas caseras. Preciosas, ¿eh?
Algo salado... una torta del Casar, un queso artesano que está de muerte... pienso buscar una receta colosal para usarlo, aunque no sé si comérnoslo mojando pan y punto... Lo probamos en Trujillo hace un par de años y nos encantó.
Para hacer tartas: Con esta varilla sabré si mis bizcochos y panes están listos. ¿A que queda bien el remate en forma de magdalena?
Mermelada de bayas casera, cuya receta publica aquí. Tiene una pinta tremenda, va a ser un placer desayunar.
Algo picantito: el delicioso y célebre pimentón extremeño, en este caso del picante.
Para la pasta: ¡un cortador de raviolis redondos! Ha visto que me apetecía aprender a hacer pasta casera y se lo ha tomado muy a pecho.
Para mi árbol de Navidad... cerecitas del Jerte.
Para el cuerpo: jabón y labial con aceite de oliva extremeño.
Para los aperitivos, estos platillos para mis invitados...
Como veis, se ha pasado cuatro pueblos. Ahora no sé por dónde empezar... aparte de por dar (una vez más) las gracias a Virginia.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Ensalada de patatas asadas y consideraciones por mi segundo cumpleblog

Hoy os traigo una receta muy sencilla de Arguiñano que también se podría servir de tapa...

Ensalada mínimo esfuerzo.
Ingredientes:
  • 100 gr de patata por persona
  • salmón ahumado en láminas
  • 1 cebolleta
  • 2 pepinillos
  • 1 cucharada de alcaparras
  • aceite de oliva virgen
  • vinagre de jerez
  • sal

En cada plato ponemos el salmón haciendo fondo.
Cocemos las patatas en el microondas unos 5 minutos (o hasta que podamos atravesarla con un tenedor).
Las pelamos (se puede hacer bajo el grifo de agua fría para no quemarnos) y las cortamos en lonchas.
Las ponemos sobre el salmón.
Echamos por encima las alcaparras, los pepinillos picados y la cebolleta en juliana.
Hacemos una vinagreta y aliñamos la ensalada.
Servimos.

La otra es el segundo cumpleblog. Ya se sabe: parece que fue ayer que publicaba aquellos galets con espinacas y gambas. Pero en estos dos años, buceando entre blogs y ciberconociendo gente, he aprendido muchas cosas, muchas técnicas, y sacándome melindres, me pregunto una cosa que espero que me contestéis: ¿cuando publicáis una receta la olvidáis para siempre o la repetís? ¿O unas sí (las escandalosas de puro ricas) y otras no (como me pasa a mí)?

Y, para empezar bien el nuevo año bloguero, Samhaim, de Lamboadas de Samhaim, me ha concedido el premio Tu blog es de mis favoritos. Os recomiendo que lo visiteis, tiene unos pasteles que a mí me quitan el sentío... En buena lid tendría que concederlo a diez blogueros, pero hoy no me siento con arrestos para andarlo repartiendo...

sábado, 19 de noviembre de 2011

Guiso de pollo a la cerveza

Esta receta es del programa de cocina de tv3 (que hace tiempo ya no se emite) cuina per solters; sé que hay muchas recetas de pollo a la cerveza, pero ésta añade setas secas (senderuelas en castellano, moixernons en catalàn), que le dan un punto muy rico.

Es un tremendo plato único, lo tiene todo.
Ingredientes (para 2 personas):
  • 2 muslos de pollo
  • una cerveza Franziskaner Weissbier de 1/2 litro
  • un puñadito de senderuelas secas
  • 1 cebolla
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 patata grande
  • 50 gr de habas congeladas
  • 50 gr de guisantes congelados
  • unas hojas de albahaca

Cortamos las patatas en tacos.
Picar la cebolla y limpiamos los ajos de la piel externa pero dejamos la de dentro.
Cocemos las setas 7 minutos en agua hirviendo para que se rehidraten y escurrimos.
En una cazuela marcamos los muslos salpimentados para que se doren.
Añadimos los dientes de ajo enteros, la cebolla picada y bajamos el fuego.
Cuando la cebolla esté dorada, echamos las patatas.
Cuando las patatas estén doradas, mojamos con la cerveza y dejamos cocer a fuego lento.
Cuando la patata esté casi cocida, añadimos habitas y guisantes.
Cuando las habitas estén cocidas (que tarda el tiempo que indique el envase), añadimos la albahaca.
Salteamos las setas escurridas y las echamos en la cazuela
Mezclamos bien y servimos.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Involuntario timbal de aleta de ternera con relleno infructuoso

Hace rato que no publico recetas de carne, quizá porque últimamente me repito y no hago apenas novedades. Pero la receta de hoy nace de un desafío no explícito: mi madre me dijo que la carne de aleta tiende a ser sosa; justo miré en mi congelador, y zas, ahí tenía yo aleta de ternera. En casa de mi abuela se ponía, y me parecía, efectivamente, sosa y tiesa. Y ahora tenía al enemigo en casa. Pero me he propuesto hacer las recetas con foto del libro de Arguiñano, ya ves qué tontería, y una de ellas es aleta rellena. Sumemos 2 + 2: con el libro de Argui vamos a hacer la carne más sosa del orbe que, gracias a mi desconocimiento de qué piezas comprar, hiberna en mi congelador.

Una cosa me ha quedado clara: la aleta es como un morcillo venido a menos. Pero me ha recordado otra certeza que yo tenía: Arguiñano puede sacar lo mejor de una pieza sosa como ésta. Y una, con sus instrucciones, también puede.

Ahora viene la explicación del título: yo pensaba hacer una aleta rellena como explica Karlos, pero la cosa se puso farruca cuando, en vez de partir la aleta en dos mitades la dividí en cuatro partes no iguales. Tuve claro que aleta rellena no iba a salir, los filetes no estarían integrados y, como se dice en mi pueblo, adiós Madrid que te quedas sin gente. Hagamos lo que podamos, sin acritud, que decía el otro. Puse el contenido del relleno con toda mi buena fe y lo até sin decir tacos ni maldiciones, lo que da buena muestra de mi grado de resignación. Hice el guisote en mi cocotte (porque era de un día para otro, y así los guisos salen mejor) y al día siguiente me enfrenté de nuevo a la cuestión de cómo presentarlo.

Desaté los hilos y se desglosó. Pensé presentarlo desglosado, lo metí en la cazuela con la salsa triturada, y calentarlo un rato mientras hacía las papas. Y entonces se me ocurrió que, ya que no iban a ser filetes, la forma más digna de presentarlo era en timbal, es decir, poniendo las capas una encima de otra. Y entonces hice la segunda operación heterodoxa en caso de querer hacer una aleta rellena canónica: la corté en caliente. Pero no con un cuchillo, sino con unas tijeras. En bloques, que apilé en los platos, regué con la salsa y acompañé con las onduladas caseras.

No pensaba hacer un timbal (por eso es involuntario) y rellenar la aleta ha sido infructuoso, pero la aleta y el relleno coexisitían y tenía que presentarlo... ¿O voy a dejar una receta nueva sin publicar?

Uno de los problemas de que no salga es que no puedes controlar tanto el acabado de la foto...
Ingredientes:
  • 1 aleta de ternera
  • 1 lata de pimientos del piquillo
  • 2 huevos
  • lonchas de beicon
  • queso en lonchas
  • cebolla
  • zanahoria
  • tomate triturado
  • ajo
  • vino blanco
  • pimienta negra
  • aceite de oliva
  • 1 pastilla (o cacito) de caldo de carne
  • perejil

Con los huevos, el perejil y un poco de sal hacemos una tortilla francesa.
Abrimos la aleta; si queremos hacer una aleta rellena al uso, en dos partes iguales; si queremos hacer un timbal, en cuatro.
En una mitad de la carne ponemos el pimiento, la tortilla, el beicon y el queso, enrollamos y atamos con hilo de bramante.
Doramos la aleta en una cazuela con aceite, y añadimos las verduras, que rehogamos brevemente.
Vertemos el vino blanco, el agua y el cacito de caldo (o directamente caldo, si lo preferimos), tapamos y cocemos 40 minutos.
Al día siguiente trituramos la salsa con la batidora; si la aleta estuviera bien montada, la filetearíamos; pero como no fue el caso, cortamos el hilo y calentamos.
Pelamos una patata y con la mandolina la cortamos con forma de onduladas; las freímos y escurrimos sobre papel de cocina..
Calentamos el contenido de la cazuela y servimos formando un timbal con la carne, el pimiento, la tortilla y el beicon (el queso se funde, lo que da sabor y suavidad a la carne) y de nuevo la carne, la salsa y las onduladas.

martes, 15 de noviembre de 2011

Frittata spagnolizzata ai tartufi neri (tortilla españolizada de trufa negra)

Teníamos restos de una trufa negra y de virutas de jamón y había un concurso de tortillas (al que no me presenté al final, no quiero obsesionarme con los concursos y sí disfrutar, en plan zen, de la cocina) para el que en un principio ideé adaptar esta receta italiana (convenientemente adaptada: jamón ibérico por jamón cocido y en vez de patatas cocidas, patatas como para tortilla española). Estaba muy buena, aunque supongo que os lo imagináis con esos ingredientes, aunque no me salió todo lo fotogénica que la situación requería. Pero vamos, si me dais los ingredientes, por mí repito...

Como la vuelta a la tortilla (bueno, frittata) se la dio el Barbas, salió en su punto de jugosidad, no demasiado hecha. A mí siempre se me cuece de más.
Ingredientes (para 2 personas):
  • 4 huevos
  • 1 patata grandecita
  • 1 trufa negra de tamaño medio (o media grandecita)
  • virutas de ibérico
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • 1/2 cebolla

Pelamos la patata y la cortamos para tortilla.
Picamos la cebolla y la unimos a la patata.
Las freímos juntas y las reservamos.
Laminamos las trufas.
Batimos los huevos en un bol y lo mezclamos con la patata, las virutas de jamón y las láminas de trufa.
Cuajamos la tortilla por ambos lados y servimos en una fuente; se puede adornar con otra trufa laminada por encima.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Arroz a los cuatro quesos

El otro día vi esta receta en el programa de Sergio Fernández de Canal cocina. Se me antojó al instante, aunque yo elegiría los quesos que le pondría. Al día siguiente la hice y nos encantó. Aunque puede parecer que es un risotto, hay algunas diferencias sutiles, como que no tienes que tirarte un cuarto de hora meneando el arroz. Para los muy queseros sirve de plato principal, quedas muy bien con las visitas y se tarda media hora cuando más. Creo que me lo guardo como plato casero, porque repito seguro.

El emmental doradito forma una costra que le da un punto adicional, qué queréis que os diga.
Ingredientes (para 2 personas):
  • 200 gr de arroz redondo
  • 1/2 cebolla
  • mantequilla
  • aceite de oliva
  • 50 gr de rulo de cabra
  • 25 gr de roquefort
  • 50 gr de parmesano
  • emmental en hilos
  • 1/2 l de caldo vegetal o de pollo
  • piñones
En una sartén ponemos un poco de aceite y mantequilla y doramos la cebolla picada.
Cuando se dore, añadimos el arroz, damos unas vueltas y echamos el caldo.
Cocemos 15 minutos y reposamos con la tapa puesta (no lo hacemos más para que no se pase).
Reservamos
Ponemos el horno a máxima potencia sólo con la parte de arriba.
En otra sartén ponemos otro poco de mantequilla y aceite y echamos los piñones, damos un par de vueltas y añadimos el rulo de cabra, el roquefort y el parmesano.
Mezclamos bien con una cuchara de madera hasta que se fundan y amalgamen, pero con cuidado para que no se quemen.
Apagamos el fuego y echamos el arroz y mezclamos bien.
Lo ponemos en una fuente de horno y cubrimos bien con el emental hilado.
Metemos en el horno hasta que se gratine el emmental.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Brownie de dos chocolates en microondas + premio

Hoy es el día del brownie en twitter, y aunque suelo racanear los postres, ¡zas! Esta semana dos. Mea culpa. Claro que tuve gente para compartirlo, o de lo contrario ni me habría puesto. La receta la saqué del libro de Cocinamos contigo (oficialmente queda estrenado) que gané en el concurso del pepino.

Le puse de copete una salsita de chocolate con avellanas que no es demasiado fotogénica.
Ingredientes:
  • 200 ml de nata líquida ligera
  • 125 gr de chocolate negro al 70% de cacao
  • 125 gr de chocolate blanco
  • 80 gr de harina
  • 80 gr de azúcar
  • 60 gr de mantequilla
  • 50 gr de almendras laminadas
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas moka de levadura en polvo
  • 1 tableta de chocolate con avellanas

Fundimos, por separado, cada chocolate con 100 ml de nata.
Dejamos enfriar y añadimos a cada chocolate un huevo batido, 40 gr de harina, 40 gr de azúcar, una cucharada moka de levadura y 25 gr de almendras laminadas.
Untamos un molde con mantequilla.
Vertemos la mezcla de chocolate negro en un molde untado con mantequilla.
Encima vertemos la mezcla de chocolate blanco, con cuidado de que no se mezclen.
Cocemos en el micro 5 minutos, comprobando si está cocido (en cuyo caso lo dejaríamos un minuto más).
Dejamos reposar 5 minutos y enfriamos.
Fundimos la tableta de chocolate con avellanas con 40 gr de mantequilla.
Desmoldamos y cubrimos con el chocolate fundido.

En otro orden de cosas, Bárbara, del blog Comer de todo me ha otorgado el premio Best Blog (estamos que lo tiramos). Da gusto que te premien por una cosa que haces por vicio...

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Pimientos rojos rellenos de cuscús y premio Best Blog

Antes de nada, muchas gracias a los que me habéis felicitado :)

Volviendo a la vida cotidiana, en el marasmo desorganizativo que me desgobierna, hay veces que voy por la vida sin ingredientes, no me apetece ir por más... y no sé qué hacer de cena. En ésas me encontraba el otro día, y de repente vi esta receta de Anita cocinitas, y supe que eso haría de cena, con la debida adaptación a mi despensa. Al acabar, el Barbas me dijo: "¿ves con el cuscús se pueden hacer muchas cosas?" A ver si os gusta mi versión.

Cocina sana, llena sin hartar...
Ingredientes (para 2 personas):
  • 1 pimiento rojo
  • 1 tacita (de moka) de cuscús
  • 1 tacita (de moka) de agua o caldo de verduras
  • menta
  • queso feta
  • sal
  • aceite de oliva
  • 1/2 cebolla

Abrimos el pimiento por la mitad y le quitamos las pipas y la nervadura.
Ponemos el horno a tope sólo en la parte de arriba.
Echamos aceite y sal al pimiento y gratinamos 10 minutos.
Les damos la vuelta y volvemos a echar sal y aceite y gratinamos otros 10 minutos.
Mientras, en una sartén con aceite rehogamos la cebolla picada.
Añadimos la menta y damos unas vueltas.
Añadimos el cuscús y el caldo y rehogamos 3 minutos, tras los que cortamos el fuego y separamos los ingredientes con un tenedor de madera, para que quede sueltecito.
Agregamos el queso feta en daditos y lo mezclamos bien, fuera del fuego.
Rellenamos los pimientos con el contenido de la sartén, echamos un chorro de aceite y rehogamos otros 10 minutos.
Servimos.

La otra es que Nieves, de Igloo cooking, me ha dado el premio Best Blog!, que incluye unas preguntitas que responder y adjudicarlo a 20 blogs. Como tener un blog lleva trabajo y todos tenemos nuestro mérito, lo de la dedicatoria me lo salto, y quien quiera cogerlo, está en su pleno derecho. ¡¡¡Pero le quiero dar muchas gracias a Nieves por acordarse de mí!!!
  1. Mi canción favorita: Depende del momento, pero In my life, de mis queridos Beatles, bien puede ser.
  2. Mi postre favorito: Tiramisú casero. No soporto ir a un restaurante y que lo pongan industrial.
  3. Lo que me molesta: Los protestones, odio reconocerme en ellos.
  4. Cuando me molesto: Creo que se me nota en el careto que se me pone, aunque intento ser educada...
  5. Mi mascota favorita: No tengo mascota.
  6. Blanco o negro: Según el día, pero tiendo al pesimismo. O al realismo bien informado :P
  7. Tu mayor temor: A no aprovechar mi vida.
  8. Tu mayor rasgo o característica: Indecisión, creo. ¿O no? Me cuesta elegir este tipo de cosas.
  9. Actitud de todos los dias: A ver qué nos trae la vida hoy.
  10. ¿Qué es la perfección? "La flauta mágica" de Mozart.
  11. Color favorito: Azul.
  12. Animal favorito: El tigre o el elefante.
  13. Número favorito: 4.
  14. Perfume que estoy usando: Ahora mismo ninguno, pero me gustan Contradiction de Calvin Klein (está descatalogado :( ) y, como alternativa, Chance de Chanel.
  15. ¿Prefieres recibir o dar regalos? La verdad, me encanta el toma y daca. Aunque valoro más el esfuerzo por pensar en algo que me guste que el tópico. Yo intento esforzarme, aunque no siempre acierto.
  16. Último día que usaste sombra de ojos: Hace unas dos semanas. pero antes de eso llevaba meses sin hacerlo.
  17. Día de la semana favorito: El jueves por la tarde (no es coña, en mi último curro mi jornada era de lunes a jueves, y la tarde del jueves era el principio de un largo fin de semana).
  18. Tienes tus uñas pintadas ahora: Nunca, me las muerdo.
  19. Mi pasión: Viajar, leer, y los videojuegos. Lo de cocinar ya lo sabéis, ¿no?
  20. El punto 20 es dárselo a 15 blogs, pero ya os he dicho que, malvadamente, esa parte me la salto.

Y por último, mañana publicaré la primera entrada de Mi proyecto Cordon Bleu: será un básico, una receta sencilla que me posibilitará otra entrada dentro de unos días. La verdad, estoy contando las horas... Aunque menos contar y más tratar las fotos :)

lunes, 7 de noviembre de 2011

Tarta de crepes y regalos de cumpleaños

El sábado fue mi cumple, y me pasé medio día cocinando (con ayuda del Barbas y de mi cuñadita Iliana y apoyo moral de mi hermano Yorch y mi sobrinillo Adrián); aunque la tarde anterior había hecho la masa, esa mañana me levanté a terminar la tarta (porque el viernes acabé destrozada, ya que casi se me va al garete todo el invento que había proyectado), y luego ya seguí con la comida.

Lo de hacer la tarta de crepes se me ocurrió el otro día, cuando hacía lo del reto film & food: estaba haciendo las sábanas de mi fantasma y apilándolas, y pensé si no se podían apilar con dulcecito entre medias, tapar con más dulce y presentar en plan tarta. En la blogosfera vi que sí, que las hay; pero mi problema con la repostería es que tengo buenas ideas pero muy poca técnica, y como no practico para no ponernos de mejor año del que ya estamos, no hay manera de mejorar.

Esta tarta humilde pero sabrosa se basa en lo aprendido en los dos últimos dulces publicados, brazo de gitano de trufa (la nata, la trufa y la cobertura) y el cupcake fantasma (los crepes).

La tarta con un corte (para que se vea el contenido) y el 37 delator...
Ingredientes:
    Para los creps (yo usé 4 recién hechas y 4 descongeladas, pero pongo la cantidad para 8 crepes):
  • 4 huevos grandes
  • 500 ml de leche semidesnatada
  • 2/3 taza agua
  • 2 taza de harina de trigo
  • 4 cucharadas soperas de azúcar blanquilla
  • 2 cucharada sopera de azúcar avainillada
  • 2 cucharada sopera de amaretto
  • 4 cucharadas soperas de mantequilla (más lo que se use al hacerlas en crepera)
  • Para el relleno y la cobertura:
  • 190 gr de nata para montar
  • 78 gr de chocolate de pastelería
  • 78 gr de mantequilla
  • 65 gr de azúcar glas
  • Fideos de chocolate
  • láminas de almendra

Mezclamos los ingredientes de los crepes (se puede usar la minipimer) y dejamos reposar por lo menos una hora (en mi caso fueron dos).
Calentamos la crepera y echamos una cucharada pequeña de mantequilla; cuando se derrita, echamos un cazo de masa y hacemos la crepe, dorando por ambos lados.
Repetimos la operación mantequilla-masa-crepe hasta terminar la masa y reservamos.
En el microondas a 450W derretimos la mantequilla con el chocolate (tarda unos 3 minutos) y reservamos.
Ponemos la nata bien fría con el azúcar glas en el vaso del robot y montamos.
Procedemos a montar la tarta: como los crepes nunca me salen perfectos y siempre los rompo al darle la vuelta, en vez de alternar crepe-crema, he juntado los crepes de dos en dos para que la tarta no se me descuajeringue.
Vamos alternando 2 crepes con cobertura de crema; ponemos los dos últimos crepes sobre la masa y mezclamos el chocolate fundido con la nata montada que nos quede y mezclamos bien.
Cubrimos toda la tarta con la trufa restante.
Tapizamos todo el contorno con almendra laminada.
Regamos la parte superior con las virutas de chocolate y reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

Aunque ha habido más regalitos (especificados en el pie de foto), Jorge e Iliana me regalaron esos preciosos platos para tomar sopitas (con lo que me gustan las sopitas), me encanta su acabado rústico. Por su parte, el Barbas me regaló la guía de técnicas culinarias de la escuela Le Cordon Bleu, que me ha encantado hasta el punto de plantearme seguir todas las recetas en Mi proyecto Cordon Bleu, blog que empezará su andadura esta misma semana (¡todavía no he tenido tiempo de comprar ingredientes!)

Además de los preciosos platos rústicos y el manual tremendo, cayó un pijama de kukuxumusu (me encantan sus diseños), un diccionario francés-español larousse y una gramática francesa.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Ensalada de patata, sardinas y tomate

A veces hay que improvisar, y de repente tienes por un lado una receta de revista, idílica y preciosa, y por otro la realidad con sus ingredientes palpables. Y tienes prisa. No hay 25 minutos para cocer una patata; no tenemos sardinas frescas sino de lata. ¿Qué hacemos? De la necesidad virtud. De una revista del año pasado de cocina de verano saqué esta receta y la adapté en un pispás a mis circunstancias. Ellos tardaron media hora en hacerla. Yo 10 minutos, y creo que exagero.

Antes de mezclar para devorar...
Ingredientes (por persona):
  • 1 lata de sardinas en aceite
  • 1 patata pequeña (de unos 100 gr)
  • 1 tomate en rama
  • 1 trozo de cebolleta
  • perejil picado
  • Para la vinagreta:
  • 25 ml de AOVE
  • 3 cucharadas soperas de vinagre de jerez
  • 1 hoja de laurel
  • 1 diente de ajo (pelado)
  • pimienta en grano
  • sal
Cocemos la patata en el microondas al máximo durante unos 5 minutos (puede estar cocida antes, se puede comprobar pinchando con un tenedor: si atraviesa la patata, está lista).
Remojamos en agua fría del grifo para poder pelarla con rapidez.
La cortamos en trozos y la ponemos en un plato.
Sacamos las sardinas de la lata, a ser posible sin aceite.
Cortamos el tomate en cubitos y la cebolleta en juliana y lo emplatamos todo.
En un cazo ponemos los ingredientes de la vinagreta y damos un hervor; dejamos confitar unos minutos.
Lo echamos en la ensalada (con un colador, para que sólo pase la salsa), espolvoreamos perejil picado y servimos.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Espinacas al limón para el Barbas

El Barbas llevaba días pidiéndome que le hiciera unas espinacas sencillitas, al limón, que le gustan muchísimo. Yo pensaba que con todas las recetas rebuscadas que hay por el mundo era algo pequeño, pero a la hora de la verdad cocinamos para la familia, que es quien sufre nuestros delirios y adora nuestras delicias. Finalmente lo hice y en su simplicidad le encantó... se comió un kilo de espinacas (una vez pasadas por la cazuela se quedan en mucho menos) de una sentada.

Con el limoncito al lado, por si no nos parece demasiado ácido...
Ingredientes:
  • 1 kg de espinacas
  • 1 diente de ajo
  • aceite de oliva
  • sal
  • 1 limón
Ponemos aceite y el diente de ajo cortado en una cazuela.
Calentamos y echamos las espinacas; sazonamos y tapamos la cazuela.
Rehogamos hasta que se reduzca a la cuarta parte y emplatamos.
Regamos con el zumo de limón y servimos.

martes, 1 de noviembre de 2011

Caballa con salsa de grosellas

Tenía muchas ganas a esta receta del primer libro de Julius, 22 minutos, que en original se llama jurel con salsa de grosellas. Está muy buena, pero el jurel tiene una cantidad tremenda de espinas. La caballa es prima hermana del jurel (hasta el punto de que una pescadera me dijera verat es jurel, lo cual es inexacto, porque es caballa), y aunque tiene espinas, son más fáciles de sacar o, en lo contrario, de mitigar, aunque siempre queda alguna. Así que repetí la experiencia pescado-con-grosellas, y en vez de usar un jurel por persona, con una sola caballa cenamos los dos, ¿qué os parece?

Más que salsa es guarnición, pero está muy buena.
Ingredientes:
  • 1 caballa en lomos
  • una bandejita de grosellas
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de mantequilla
  • 1 chorro de vino blanco
  • perejil
  • sal y pimienta
  • harina

Pasamos las grosellas por la licuadora y reservamos el jugo.

Si no tenéis licuadora, las trituráis con la minipímer o batidora y luego coláis el resultado para que no pasen las pielecitas...

Pasamos los lomos de caballa (conveniente desespinados) por harina y la marcamos en la sartén con un poco de aceite; si pasamos primero el lado de la carne, las espinitas molestas se freirán y no molestarán al comer.
Pelamos y picamos la cebolla y el ajo y los rehogamos con la mantequilla a fuego medio.
Añadimos el vino y el zumo de las grosellas y salpimentamos.
Servimos la caballa con esta guarnición.

domingo, 30 de octubre de 2011

Estofado de ternera con setas

El otro día la blogosfera se llenó de goulash; comenté que yo suelo hacerlos en olla exprés, aunque en cocotte puede quedar tremebundo. De verdad que la palabra escrita nos puede aprisionar: basta que digas algo para quedar en entredicho contigo misma una semana después. Porque hice este estofado íntegramente en cocotte, y debo decir que sale mucho mejor que en olla exprés, y si lo haces de un día para otro, ya te puedes morir. Definitivamente, adoro las cocottes, y con el morcillo en cubitos tardas una hora, ¿hasta qué punto compensa usar la olla exprés, si tampoco tienes prisa?

La receta la saqué de la revista Comer bien de noviembre (que salió a mediados de octubre), aunque ellos usan champiñones, pero como aquí hemos inaugurado la temporada de setas, lo he hecho con chantarelas, aquí se conocen como rossinyols y camagrocs (que parecen rossinyols pequeñitos) y un caldo gordo de carne, pollo y verduras que había estado haciendo la tarde antes; además, las patatas las puse fritas y mezcladas con el guiso, la verdad es que nos encantó, por eso lo publico una semana después y me salto toda la cola de recetas pendientes...

Debo agradecer al Barbas que me haya contagiado su amor por las setas en la cocina...
Ingredientes:
  • 300 gr de morcillo (jarrete) en cubitos
  • 300 gr de patata
  • chantarelas (u otro tipo de seta que nos guste)
  • 4 cebollitas francesas
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 bouquet garni (o una selección de hierbas en unas pinzas para té)
  • una taza de vino tinto
  • 1 taza de buen caldo de carne
  • harina
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Primero limpiamos las setas con un poco de agua y un pincel, para librarlas de su arenilla.
Secamos la carne y la enharinamos.
Picamos la cebolla y el ajo.
En una cocotte echamos el aceite de oliva y rehogamos el ajo y la cebolla 8 minutos.
Añadimos la carne pasada por harina y rehogamos bien 2 minutos más.
Añadimos el bouquet garni y agregamos el vino, dejando a fuego vivo para que se evapore el alcohol.
Echamos entonces el caldo, bajamos el fuego y cocemos una hora, hasta que la carne esté tierna (si se puede partir con una espátula de madera, está en su punto).
Cuando queden 15 minutos para terminar la cocción, salteamos las setas limpias en una sartén con un poco de aceite hasta que se evapore el líquido que puedan soltar y las agregamos a la cazuela.
Pelamos las cebollitas y las salteamos en la sartén de las setas durante 3 minutos y las echamos al estofado.
Si vamos a hacer el guiso para comer en el día, pelamos las patatas, las cortamos en cubitos, las freímos en aceite, las escurrimos en papel de cocina y las echamos al guiso, dando un hervor a todo junto; si, por el contrario, cocinamos de un día para otro, hacemos las patatas el día que vayamos a comer el estofado mientras calentamos el guiso a fuego muy bajo.
Servimos.

viernes, 28 de octubre de 2011

Cupcake fantasma (reto Film & Food Pesadilla antes de Navidad)

Las chicas de Film & Food han elegido para el reto de este mes la película Pesadilla antes de Navidad, que me encanta (hasta el punto de que hice la peli con la banda sonora de fondo, para ponerme en situación). Ingrid y Alba nos dieron a elegir susto o trato, y yo me la jugué: susto. Cuando me llegó a mi correo el susto fue morrocotudo: un cupcake fantasma. En mi mente se agolparon mis pegas:

  1. mis carencias técnicas a la hora de hacer dulces;
  2. mi desdén por los cupcakes, que no me parecen sino magdalenas con ínfulas;
  3. Pero frente a estas pegas se oponía un principio culinario irrenunciable: los retos son ocasiones para crecer como cocinera. Y entonces surgió una tercera pega:
  4. me niego a hacer el fantasma con el fondant o el copete del cupcake, en el supuesto de que me salga decente. Voy a buscar una alternativa.
Me puse a buscar en la blogosfera, y en el blog Cupcake project encontré lo que buscaba, si bien ella tiene una crepera más pequeña que la mía y sus fantasmas no tienen una mega sábana. Pero os aseguro que estoy muy contenta de haberlo hecho así, porque he practicado algunas técnicas reposteras y me ha salido un postre muy bueno, que tendré que repartir con mi hermano y cuñada para no comérmelos yo sola y ponerme como el kiko.

La receta del cupcake de almendra y chocolate la saqué de Hands in dough, y aunque el copete de chocolate está muy bueno, las madalenas solas se bastan para deleitar los paladares de los golosos más exigentes.

Yo sé que asusta, porque no se sabe por dónde empezar...
Ingredientes:
    Para 12 madalenas:
  • 130 gr de harina para bizcocho
  • 6 gr de levadura en polvo (una cucharadita moka)
  • un pellizco de sal
  • 100 gr de almendra en polvo
  • 86 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 38 gr de azúcar blanquilla
  • 77 gr de azúcar moreno (11 sobrecitos)
  • 1 cucharadita (de café) de extracto de vainilla
  • 130 ml de leche semidesnatada a temperatura ambiente
  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • Para la cobertura:
  • una tarrina de 250 gr de mascarpone
  • 45 gr de azúcar glas
  • 110 gr de chocolate fondant
  • almendras fileteadas al gusto
  • Para las creps (en teoría esto debería bastar para 12 crepes para otros tantos cupcakes, pero en mi caso la crepera mide 24 cm y sólo me salieron 6, por lo que, si vais a usar una crepera de ese tamaño, doblad las dosis de masa...):
  • 2 huevos grandes
  • 250 ml de leche semidesnatada
  • 1/3 taza agua
  • 1 taza de harina de trigo
  • 2 cucharadas soperas de azúcar blanquilla
  • 1 cucharada sopera de azúcar avainillada
  • 1 cucharada sopera de amaretto
  • 2 cucharadas soperas de mantequilla (más lo que se use al hacerlas en crepera)
  • pepitas de chocolate (para marcar los ojos del fantasma)

Empezaremos mezclando todos los ingredientes para los crepes; se pueden mezclar con una batidora, considerando que la mantequilla tiene que estar derretida para que se mezcle bien.
La reservamos como mínimo una hora, y entretanto podemos ir haciendo los cupcakes y su cobertura.

Precalentamos el horno a 180º.
Mezclamos en un bol la harina, la levadura, la sal y la almendra picada, y las mezclamos con una espátula o una cuchara.
Batimos la mantequilla con los azúcares hasta que quede una mezcla cremosa; añadimos la esencia de vainilla y continuar batiendo.
Añadimos los huevos de uno en uno, integrándolos completamente antes de añadir el siguiente.
Añadimos la mezcla de harina y almendra en tres tandas, intercalando la mitad de la leche (que echaremos en dos tandas, por tanto), batiendo para que se vaya integrando bien la masa..
Las magdalenas sin cobertura decían cómeme, pero supe resistir...

En una bandeja para muffins ponemos los moldecillos de papel y llenamos cada uno hasta 2/3 de su volumen con la masa obtenida y horneamos 25 minutos (comprobando con un palillo si ya está cocido).
Dejamos enfriar por completo en una rejilla.
Para hacer la cobertura, dejaremos el queso fuera de la nevera durante un rato hasta que se atempere.
Derretimos el chocolate en el microondas (a 450W y dando vueltas con frecuencia para que no se queme).
Mezclamos azúcar, chocolate y queso con unas varillas para que nos quede una mezcla cremosa y cubrimos cada muffin con un poco de la crema de cobertura.
Decoramos con las almendras laminadas (yo había pensado adornarla con caras terroríficas, pero a la hora de la verdad preferí hacer montoncitos de almendra).

La cobertura me ha quedado muy rica pero, como temía, poco aparente. Menos mal que decidí ponerles sábana...
Ponemos la crepera al fuego con un poco de mantequilla; cuando se derrita, echamos un cazo de masa y formamos la crepe; le damos la vuelta y reservamos la crepe en un plato.
Repetimos la operación (mantequilla-masa-voltear crepe y reservar) hasta que se nos acabe la masa.
Para montar los fantasmas, ponemos una crepe sobre cada cupcake y con unas pepitas de chocolate, marcamos los ojos y servimos.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Solomillo con salsa bearnesa

Cuando el Barbas se mete en la cocina, no lo hace a medias, sino para epatar; aparte de las planchas y algunas frituras, donde es el amo y señor, le encanta hacer platillos franceses, por no hablar de los flambeados; con esto quiero decir que le gustan los desafíos tochos...

Esta vez quiso regalarme con un solomillo con salsa bearnesa; la particularidad de esta salsa es que es difícil ligarla y que no se desestructure; la forma de ligarla (con huevo y una grasa, en este caso mantequilla clarificada) es similar a la mahonesa, e incluso según autores como Julia Child se puede hacer con batidora, aunque él lo hizo a golpe de varilla.

Como se desligó ligeramente (aunque de sabor estaba tremenda, debo decirlo), estuvo indagando qué podía haber fallado, y así averiguó que es tremendamente útil mantener una temperatura tibia en la salsera, tanto al hacerla como al servirla, y que es crucial respetar las cantidades y la relación mantequilla-huevo. Tras mirar varias fuentes, se ha basado en la página del chef simon (está en francés), y éste ha sido el resultado:

La salsa sobre la patata y el solomillo, y visto y no visto.
Ingredientes (para 2 personas):
  • 1 patata hermosa
  • 2 filetes de solomillo
  • Para la salsa:
  • 2 yemas de huevo
  • 125 gr de mantequilla
  • 20 cl de vinagre de estragón
  • 20 cl de vino blanco
  • 1 chalota
  • estragón
  • perifollo
  • perejil
  • pimienta recién picada
  • sal
Cortamos la escalonia y las hierbas, guardando parte del estragón y del perejil para el emplatado.
En una cazuela de fondo grueso reunimos una cazuela de vino blanco, el vinagre, las chalotas, parte del estragón, perejil y perifollo y la pimienta picada.
Reducimos a 3/4 del volumen inicial a fuego medio.
Dejamos enfriar y pasamos por el chino.
Mientras, clarificaremos la mantequilla: la ponemos a fuego bajo en un cazo y sin remover para que se vaya soltando la proteína láctea, formando una capa en la superficie; podemos extraer esta caseína con una cuchara y luego colar el líquido restante: las partes blancas quedarán en el colador y tendremos un líquido que será útil para emulsionar la salsa bearnesa o una salsa holandesa; reservamos la mantequilla clarificada para usarla posteriormente.
Fuera del fuego, añadimos las yemas a la reducción colada y fría.
Ponemos a fuego suave y removemos vivamente, vigilando que no coagule: nos saldrá una mousse cremosa, tipo sabayón, que sacaremos del fuego cuando llegue a 60º.
Vamos añadiendo la mantequilla clarificada como si fuera una mahonesa y removiendo para que emulsione.
Cuando esté totalmente integrada, agregamos el estragón y el perifollo, y ponemos en la salsera para servir.
Cocemos la patata en el microondas a tope de potencia, comprobando con un tenedor que esté totalmente cocida (si el tenedor atraviesa la patata, ya está cocida); la partimos en dos, la repartimos en los platos y espolvoreamos con perifollo.
En una plancha hacemos el solomillo (en nuestro caso, los sellamos para que la parte de dentro esté cruda) y repartimos en los mismos platos.
Servimos con una salsera con la bearnesa al lado.
Consejos para que no se desligue:
  1. Julia Child es partidaria de hacerla con minipímer (bueno, ella dice batidora).
  2. Se puede emulsionar en un cazo al baño maría (aunque no esté al fuego) para que se conserve el calor a la hora de ligarla.
  3. Guardar la salsera al baño maría para que no se desligue al emplatar.

lunes, 24 de octubre de 2011

Kokotxas de merluza en salsa verde

Esta receta la hice hace unos meses, pero se me olvidó cómo la hice. Suena raro, pero sí, se me olvidó. Ahora, con motivo del alto el fuego definitivo, decidí repetir la jugada y remojarlo con txakolí, aunque esto último no lo encontré, por lo que maridamos con un albariño, y tan ricamente. La receta es de Martín Berasategui, aunque con algunos añadidos caseros. Espero que os guste, nosotros nos hemos puesto tibios.

Aunque dudo que me haya quedado la salsa tan trabada como a Berasategui, estaba muy buena y mojamos pan...
Ingredientes:
  • 500 gr de kokotxas de merluza (en nuestro caso, descongeladas)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso (de agua) de vino blanco
  • aceite de oliva
  • 1 lata de guisantes
  • 1 lata de puntas de espárragos blancos
  • 2 puñados de almejas
  • aceite de oliva
  • perejil
Ponemos a remojar las almejas en agua salada, para que suelten la arena.
Picamos el perejil y reservamos.
Cortamos los ajos sin llegar a picarlos.
En una cazuela cubrimos el fondo con aceite de oliva y echamos los ajos hasta que empiecen a bailar (tal lo explica Berasategui, expresivo y certero).
Lo sacamos del fuego, ponemos encima las kokotxas con la piel hacia arriba (aunque alguna se me ha resistido), agregamos el vino blanco y, moviendo las asas, empezamos a ligar la salsa.
Volvemos a poner la cazuela a fuego suave.
Cuando veamos que burbujea, movemos la cazuela con las asas para trabar la salsa.
A los 5 minutos agregamos las almejas, para que se abran, moviendo la cazuela por las asas en todo momento.
5 minutos más tarde y con las almejas abiertas, añadimos los espárragos blancos y los guisantes escurridos y volvemos a cocer, moviendo la cazuela.
Echamos el perejil picado, mezclamos bien el contenido de la cazuela y servimos con pan (porque apetece mojar...).

sábado, 22 de octubre de 2011

Níscalos con picada del Barbas

El martes, a la salida del gimnasio, el Barbas se detuvo a comprar limas y se encontró conmigo en el bar de siempre. Llegó con los ojos brillantes:

- ¡Ya hay rovellons!

- Mañana vamos a la Boquería y hacemos acopio para hacer platillos.

El Barbas me había dicho años ha que cuando llegó a España desde México comprendió el tránsito de las estaciones (en el DF es bastante uniforme todo el año), sobre todo al ver los almendros en flor y la temporada de setas. En ambos casos, muy disfrutable; y ahora, que es temporada de setas, os traigo los níscalos como al Barbas le gusta prepararlos, con su picada de ajo y perejil.

Este plato es un visto y no visto.
Ingredientes:
  • níscalos (no demasiado grandes)
  • perejil
  • ajo
  • aceite de oliva
Para limpiar los níscalos, usaremos un pincel y un poco de agua y los iremos despojando de la arenilla que puedan traer en el sombrerillo, cortando el pedúnculo a ras con un cuchillo mondador.
En el mortero ponemos el ajo y el perejil picados y los majamos con aceite de oliva.
En la plancha eléctrica a potencia media hacemos los níscalos empezando con la parte de las esporas hacia arriba, echándole parte del contenido del majado y dándole la vuelta a media cocción.
Emplatamos con el ajo y perejil dorados de la plancha y echando el resto que queda en el mortero.

jueves, 20 de octubre de 2011

Wok de pollo, trigueros y sésamo

Compramos pechuga con la intención de hacer kebab de pollo, y a la hora de la verdad resultó que no lo hicimos, la pechuga estaba en la nevera porque no pensaba tardar mucho en lo del kebab y se me iba a poner mala, por lo que recordé esta receta, que vi hace cuatro años en una revista del caprabo (tuve que buscar en qué revista, y estaba en la de primavera 2007, por eso digo lo de los 4 años). Es de esas veces que haces un plato, te gusta, pero no se te ocurre apuntarla porque seguro que te acuerdas. Seguro que ya no se me escapa, con mis modificaciones incluidas.

Ingredientes (para 2 personas):
  • 200 gr de pechuga de pollo en tacos
  • un chorrito de vino de marsala (que en esta receta se puede sustituir por vinagre balsámico)
  • aceite al ajo (o AOVE + 1 diente de ajo)
  • 1 manojo de trigueros
  • 3 ramas de apio
  • 1/2 cebolleta
  • aceite de oliva
  • 1 cucharada de tomate triturado
  • 1 cacito o pastilla de caldo de pollo
  • sal y pimienta
  • semillas de sésamo
En un plato hondo ponemos la pechuga troceada y la salpimentamos.
La ponemos a marinar una hora con 2 cucharadas del aceite de ajo (o el aceite + el ajo) y otras 2 del Marsala.
Cortamos las ramas de apio en trocitos.
Quitamos la parte leñosa de los espárragos y los partimos en cuatro trocitos (yo los partí con la mano).
Cortamos la cebolleta en 8 partes.
Echamos el aceite en el wok y lo ponemos al fuego.
Echamos el pollo sin secar, pero sin la salsa (salta un poco).
Añadimos la cebolleta y mezclamos.
Agregamos el tomate triturado y volvemos a mezclar.
Echamos el cacito de caldo de ave y mezclamos bien para que se deshaga.
Echamos el apio y los espárragos y cocemos todo junto hasta que se haga (en wok, unos 5 minutos).
Espolvoreamos sésamo, removiendo bien para que llegue a todas partes y servimos.

martes, 18 de octubre de 2011

Txangurro a la donostiarra

Decidí hacerle a mi madre por su cumple un plato que le gustara mucho, aunque me llevara su tiempo. Estaba entre el txangurro al horno y el txangurro a la donostiarra, y me incliné por el último, aunque había que flambear (ay, los flambeos, menos mal que el Barbas se atreve, que si no, la mitad de platos quedaría a medio hacer; y sé que no soy la única... por eso esta vez os propongo usar menos brandy y no flambearlo para que se evapore el alcohol y dé sabor sin ahogar el guiso ni quemar la cocina). Eso sí, aunque supuestamente se hace con centollo, por motivos presupuestarios y de intendencia compré cinco bueyes de mar congelados a tal efecto. Hasta que no los vio a medio descongelar, no supo de qué iba la película, y debo añadir que me ayudó mucho. Por cierto, la receta la saqué del libro de Arguiñano.

Ingredientes:
  • 1 buey de mar por persona
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate (o pulpa de tomate enlatada)
  • 1 cazo de brandy (o una cucharada sopera si no la flambeamos)
  • pan rallado
  • mantequilla
  • aceite de oliva virgen
  • sal
  • perejil
Como los bueyes ya están cocidos, les sacamos la carne, procurando que no queden partes duras, y la reservamos.
Picamos la cebolla y el ajo y lo doramos con un poco de aceite.
Añadimos la pulpa del tomate y rehogamos.
Incorporamos la carne de los bueyes y mezclamos.
Agregamos un poco de pan rallado, vertemos el brandy y flambeamos.
Si flambeamos, echamos el brandy en un cazo de acero, lo encendemos con el mechero y lo echamos sobre la farsa; si optamos por la versión sin flambeado, nos limitamos a echar la cucharada en la farsa y dejar que se evapore el alcohol.
Limpiamos los caparazones a conciencia, los rellenamos con la mezcla, espolvoreamos perejil y ponemos un poquito de mantequilla.
Gratinamos en el horno 4 minutos y servimos.

domingo, 16 de octubre de 2011

Pan blanco de bicarbonato (soda white bread)

Hoy es el día mundial del pan y viene siendo tradicional (bueno, los últimos 6 años, no sé si eso cuenta como tradición) publicar un pan en tu blog que no hayas publicado antes. Como en este año he empezado a conocer los misterios del pan, me sumo a esta iniciativa y traigo este pan irlandés que es muy fácil de hacer y está bueno y crujiente. La receta y la práctica original dicen que se hace con bicarbonato (de ahí lo de soda), pero yo creí que no tenía y un par de veces lo hice con levadura. Luego encontré el bicarbonato en un armario y volví a hacerlo: queda igual de bueno en ambos casos, es fácil, apenas requiere amasado y cunde un montón. Se puede hacer en panecitos individuales (que en mi caso valen para 2 personas cada uno) o uno grande para repartir en plan la comunión del pan. La receta la saqué de un libro de recetas de pan que mi suegro me regaló por navidad.

Este pan sabe estupendo en algo tan simple como unos huevos fritos...
Ingredientes:
  • 500 gr de harina común
  • 1 cucharadita de bicarbonato (o levadura, si no tenéis)
  • 1 cucharadita de sal fina
  • 1 yogur natural + leche hasta llegar a 350 ml
Bake Bread for World Bread Day 2011Precalentamos el horno a 220º.
Echamos los ingredientes secos en un bol y vamos mezclando con los lácteos hasta formar una masa blanda (ni húmeda ni pegajosa) con una sola mano.
Volcamos en la mesa previamente enharinada y amasamos ligeramente unos 30 segundos (el pan es más ligero con una manipulación suave (como suelo hacer cuatro panecitos, amaso un poco más al formar cada hogacita).
Colocamos cada hogaza en la placa del horno cubierta con papel de horno y le damos una forma redondeada de unos 2 cm de grosor.
Cortamos una cruz de 1 cm de produndidad en la parte superior de cada pan, asegurándonos de que lleguen a los laterales de la masa.
Horneamos 20 minutos y reducimos la temperatura a 190º y horneamos otros 15 minutos para que se dore y cueza bien.
Sacamos, enfriamos y disfrutamos.
Con esta receta también participo en hemc, que se hace eco de esta estupenda iniciativa.
Google translation here.

jueves, 13 de octubre de 2011

Langostinos con verduras sobre arroz basmati

La receta de hoy la saqué del libro de Arguiñano que tan contenta me tiene. Aunque no la seguí al pie de la letra, salió tremenda, y eso que incluía un flambeado, que, obviamente, hizo el Barbas. Mis cambios se limitaron a cómo hice el arroz basmati y al hecho de que, como usé langostinos precocidos y pelados, la parte del caldo me la salté. Para el caso, como siempre que uso el libro gordo de don Karlos, estaba rico rico y con fundamento.

Un sano y aromático batiburrillo de hidratos, proteína y vitamina.
Ingredientes:
  • 50 gr de arroz basmati por persona
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1/4 de cebolla (en condiciones normales uso 1/2, pero quería aprovechar ese cachito)
  • 2 dientes de ajo
  • 10 tomates cherry (o un tomate tamaño normal)
  • 4 lonchas de panceta
  • langostinos (o gambones) pelados descongelados
  • brandy
  • 200 ml de caldo de verduras
Para hacer el arroz basmati, lo ponemos en un colador y lo pasamos por el grifo de agua fría para que suelte todo el almidón y reservamos unos minutos.
Lo ponemos en un cazo con agua con la misma cantidad de agua en ml y cocemos 16 minutos a fuego lento.
Pasado ese tiempo, dejamos reposar.
Yo hice el arroz mucho antes que el resto del guiso, pero recomiendo empezar a hacerlo hacia la mitad, quedará mejor el conjunto.
En una sartén de fondo grueso rehogamos la panceta en dados.
Cuando empiece a cambiar de color, añadimos la cebolla, un diente de ajo y los pimientos picados y rehogamos unos 10 minutos.
Pasado ese tiempo, añadimos el tomate.
Cuando lleve 5 minutos, en otra sartén doramos un ajo y añadimos los langostinos.
Añadimos el brandy y flambeamos.
Para flambear, ponemos en un cazo de acero el brandy y lo aproximamos al fuego pequeño (encendido) para que se caliente el brandy y prenda; cuando se encienda la llama (que es azul) se echa sobre los langostinos y se deja reducir hasta que se apaga el flambeado.
Añadimos los langostinos con la salsita a la sartén de las verduras y mezclamos bien.
Agregamos el caldo de verduras y dejamos cocer 10 minutos más.
Ponemos el arroz basmati en un plato y encima el contenido de la sartén.

martes, 11 de octubre de 2011

Brazo de gitano de trufa

Mi sobrino Adrián cumplió su primer año el 24 de septiembre, pero como estaba en Guatemala, hasta dos semanas después no le hice su tarta; la verdad, estuve tres meses o así pensando qué tarta le hacía, en parte porque no tengo mucha mano con la repostería y en parte porque quería que fuera especial. Con lo cual, el desafío estaba servido, porque a ver qué tarta fácil pero impactante encontraba yo. Al final, brazo de gitano de trufa, como el que traía mi abuela los domingos, ya intentaría que me saliera bien; lo hice a partir de dos recetas, una para la masa (del coleccionable de El País de cocina española) y otra para el relleno, de nuestrasrecetas.com. Cuando se me dobló la masa, tuve que hacer más relleno para tapar los desperfectos, así que las cantidades que pongo son las que tuve que poner al final. El resultado es, según palabras de mi hermano, un muslo de gitano, pero estaba muy bueno.

Tan joven, y ya se quiere quitar años...
Ingredientes:
    Para la masa:
  • 3 huevos
  • 8 gr de levadura
  • 65 gr de harina
  • 65 gr de azúcar
  • Para el relleno y la cobertura:
  • 190 gr de nata para montar
  • 125 gr de chocolate rallado
  • 125 gr de mantequilla
  • 65 gr de azúcar glas
  • Fideos de chocolate
Para hacer la masa, separamos las yemas y las claras.
Precalentamos el horno a 180º.
Batimos las yemas con la mitad del azúcar hasta que estén espumosas.
Montamos las claras a punto de nieve con el azúcar y lo añadimos a las yemas batidas con mucho cuidado.
Mezclamos la harina con la levadura y lo vamos espolvoreando sobre el bol mientras removemos con una espátula para que se vaya mezclando.
Untamos el molde con mantequilla y espolvoreamos harina por encima, echamos la masa, la repartimos y horneamos 20 minutos.
Pasado ese tiempo, retiramos de horno y dejamos enfriar.
Ponemos en un bol la mantequilla y el chocolate y lo calentamos 3 minutos a 450W en el microondas, haciendo pausas para mezclar el líquido.
Reservamos.
Mezclamos la nata con el azúcar glas y ponemos esta mezcla en el vaso de la batidora o del robot para montarlo.
Cuando esté a punto, lo mezclamos con el chocolate.
Para enrollar el pastel, ponemos la masa sobre un paño (invertido, que la parte más tostada quede boca abajo) y echamos la mitad del relleno en la masa, enrollándola con cuidado que no se nos rompa.
Usamos el resto del relleno para cubrir el pastel y, cuando esté bien cubierto, espolvoreamos por encima los fideos de chocolate.
Guardamos en la nevera hasta el momento de servir.

sábado, 8 de octubre de 2011

Ensalada Hawaii

Esta receta es del libro de una de las Ortega (no recuerdo cuál) sobre ensaladas. Es muy fácil y se pueden aprovechar las sobras de un pollo asado, aunque yo siempre hago una pechuga a tal efecto. Queda muy bien con la piña, el maíz y la vinagreta, y es fresquita. Ya sé que el verano se acabó el otro día, pero la ensalada la hice en agosto, y no la había publicado aún.

La he presentado de muchas formas, pero ésta es la que más me gusta...
Ingredientes:
  • 1 pechuga de pollo
  • 200 gr de piña en trozos (si es de lata, que sea al natural)
  • 200 gr de maíz (puede ser de lata o ultracongelado).
  • aceite de oliva
  • vinagre de jerez
  • mostaza
  • sal
Si el maíz es de lata, lo escurrimos y lo ponemos en la ensaladera; si es ultracongelado, lo cocemos el tiempo que diga el fabricante y lo escurrimos.
Ponemos en la ensaladera la piña en trozos sin líquido.
Pasamos la pechuga por la plancha y troceamos con unas tijeras y la mezclamos con el contenido de la ensaladera.
Hacemos la vinagreta con el aceite, el vinagre, la mostaza y la sal mezclando bien y la echamos sobre la ensalada, mezclamos bien y servimos.

jueves, 6 de octubre de 2011

Fish and chips y fotos del premio de Canal cocina

Nunca había publicado una receta inglesa, y el otro día tuve ganas, ya ves. Aunque sé que no me ha quedado el pescado con tanto rebozado como en un pub (según la receta de la Nintendo DS, hacía falta levadura de cerveza y yo la eché normal y no dejé reposar); además, agregué chips de calabacín, para añadirle verdurita y que no todo fuera un despropósito. En suma: me quité una espinita y estaba bueno, que a eso vamos también...

En Inglaterra ponen unas piezas de pescado enormes y con muchas más patatas que yo, que adopto medidas de austeridad...
Ingredientes (por persona):
  • 2 lomos de bacalao
  • harina
  • levadura
  • 1 huevo
  • 1/2 calabacín
  • 100 gr de patata
  • aceite para freír
Pelamos y cortamos las patatas a la francesa.
Las freímos en aceite caliente, las escurrimos y reservamos.
Mezclamos la harina con la levadura.
En el mismo aceite freímos el calabacín, que habremos lavado, quitado los extremos y cortado en chips.
Escurrimos sobre papel de cocina.
Pasamos el bacalao por la harina, el huevo y la harina y freímos en aceite caliente.
Escurrimos el bacalao y lo servimos con las patatas y el calabacín.

En otro orden de cosas, he aquí el regalo del concurso pepino español. La bolsa de tela, para llevarla a la compra (seguro que se me peta, suelo comprar más de lo que planifico), por lo que me da un poco de repelús esa posibilidad y no la suelo llevar. El libro de Sergio Fernández de cocinamos contigo, ya he visto un par de recetas que me apetecen mucho, para un domingo de come sin remordimientos lo estreno...

Hay que ver qué forma más rocambolesca de conseguir el libro que quería...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...