lunes, 31 de enero de 2011

Arroz con picadillo

Compré un plátano macho que estaba verde para hacer este plato, y tardó dos semanas en estar mínimamente presentable para las visitas, hasta que nos cansamos y decidimos hacerlo ya. Yo aquí sólo hago el arroz, todo el resto corre de cuenta del Barbas; por cierto, que ya ha integrado el blog en nuestros hábitos culinarios, porque en un momento dado dijo: verás qué bien va a quedar la foto...

Un plato combinado completo que ayer le salió mejor que nunca...
Ingredientes:
  • 200 gr de carne picada mixta
  • 200 gr de patata
  • 1 zanahoria
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • dos cucharadas soperas de salsa de tomate
  • 3/4 vaso de vino blanco
  • 1/4 vaso de fino
  • 1 puñado de olivas verdes
  • 1 puñado de piñones
  • orégano
  • comino molido
  • aceite de oliva
  • laurel
  • Para el arroz:
  • 1 vaso (de vino)de arroz redondo
  • aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 2 vasos y medio de caldo por cada vaso de arroz
  • 1 plátano macho maduro
  • 2 huevos por persona
Pelamos el ajo y lo doramos en aceite; lo sacamos y sofreímos el arroz; cuando empiece a cambiar de color, echamos el caldo y cocemos 18 minutos; cuando esté hecho, lo tapamos con un trapo para que repose.
Picamos fino la patata, la zanahoria, la cebolla, el ajo, las olivas y los piñones, y molemos los cominos en el mortero.
En una sartén de fondo grueso echamos aceite y ponemos a rehogar la patata con la zanahoria con el laurel.
Cuando hayan pasado unos 5 minutos y empiece a cambiar el color, agregamos el ajo y la cebolla.
Cuando la cebolla se empiece a poner transparente, unimos la carne picada muy desmenuzada y un poco más de aceite, y sofreímos hasta que la carne cambie de color.
A mitad de cocción de la carne, echamos el tomate y mezclamos bien, dando un hervor.
Añadimos las aceitunas y los piñones y, un par de minutos después, el vino, el fino, el comino y el orégano y se deja reducir hasta que prácticamente haya absorbido todo el líquido: tiene que quedar jugoso, pero no caldoso.
Pelamos el plátano macho con un pelador y lo cortamos en rodajas, lo freímos en aceite muy caliente, como si fueran patatas, y los escurrimos en papel de cocina.
Freímos los huevos y servimos el arroz con el picadillo, los huevos fritos y el plátano.
Para comerlo, lo mejor es mezclarlo todo.

domingo, 30 de enero de 2011

Empanadillas de surimi y philadelphia

La receta de hoy se la debo en parte a La cocinera de Bétulo, en parte a mi comprensión lectora: ella había hecho unas empanadillas de atún y las había acompañado de unas ensaladas; en una misma línea leí empanadillas + philadelphia + cangrejo, y mi cerebro hizo el resto: ¡empanadillas de surimi con queso philadelphia! ¡Esto tengo que probarlo! (Para mis adentros: espero que esté bueno, o tendré que silenciarlo). Pues anoche, y todavía con la operación congelador en marcha (es increíble lo que puede llegar a caber en 3 cajones), me arriesgué, y salvo que hay que ver lo caliente que puede llegar a estar, estaban muy buenas, y no cuesta nada hacerlas, es facilísimo.

Yo las hago en el horno: menos grasa, y quedan preciosas.
Ingredientes (para dos personas):
  • 6 palitos de cangrejo (2 paquetes de 3)
  • 8 obleas grandes de empanadilla
  • media tarrina de queso philadelphia (unos 150 gr)
  • un huevo para pintar las obleas
Sacamos las obleas de la nevera para que se vayan atemperando.
Ponemos el horno a 200ºC.
Desenrollamos cada uno de los palitos de cangrejo y los cortamos en cuadraditos.
Los mezclamos con el queso philadelphia.
Ponemos parte de esta crema en las empanadillas y las cerramos, sellándolas con un tenedor.
Las ponemos en la bandeja de horno, cubierta con papel de horno (es más fácil limpiar luego el horno, bendito quien inventara el papel de horno).
Batimos un huevo y pintamos las empanadillas.
Las horneamos durante 10 ó 15 minutos en la mitad del horno; los últimos 5 minutos se puede subir la bandeja para que se dore bonito.
Servimos.
Pueden ponerse alcaparras en el relleno de las empanadillas.

viernes, 28 de enero de 2011

Bocata de sobrasada y brie

Ayer le dije al Barbas que hoy cenaríamos bocata, dado que había que aportar uno a la iniciativa "el bocata de la esperanza", que organiza Ana Ryal Ybáñez, del blog cocina creativa con amor. Ella ha iniciado esta experiencia para su amiga Ana, que come bocadillos en el hospital donde su hijo recibe tratamiento contra el cáncer, y quería un poco de variedad. Cuando se lo conté, el Barbas fue rotundo: sobrasada con queso. Este bocata es de Berasategui, de su libro de cocina casera, y le gusta mucho; pensando en las dos Anas y con el cariño que suelo poner en mis platos, aquí va el bocata favorito de mi Barbas.

Calentito está muy bueno, pero con buen material se hacen maravillas...
Ingredientes:
  • Una barrita rústica
  • Un puñado de espinacas
  • aceite de oliva
  • vinagre de jerez
  • sal
  • sobrasada
  • queso brie
Ponemos el horno a calentar, partimos el pan por la mitad y doramos la parte de la miga.
Lavamos la espinaca y la aliñamos con aceite, vinagre y sal.
Mientras, rehogamos ligeramente la sobrasada (sin aceite, que ella solita es bastante grasa, la escurrimos y la ponemos sobre el pan, extendiendola.
Ponemos sobre la sobrasada el queso brie y lo metemos en el horno 1 ó 2 minutos (a 200ºC) para que se ablande.
Colocamos encima las espinacas y cerramos el bocata.

jueves, 27 de enero de 2011

Canónigos con rulo de cabra

Me encanta el rulo de cabra. Lo conocí, cómo no, a instancias del Barbas, que es muy quesero, y creo que me estrené con estas empanadillas; a día de hoy, me encantan tanto su textura como su sabor, y con un golpe de calor, como es el caso, me gusta aún más. La receta la saqué de la revista Comer bien, pero cambié los berros originales por canónigos.

Queda estupendo en las ensaladas, como aquí, que viene con un puntito caramelizado...
Ingredientes:
  • Canónigos
  • tomates cherry
  • 1/2 cebolla mediana
  • 1 lata de anchoas en aceite de oliva
  • 1 rodaja de rulo de cabra por comensal
  • 1 sobrecito de azúcar moreno (suelo usar el moreno para platos salados y el blanco para los dulces)
  • aceite de oliva
  • 1 pizca de canela en polvo
  • sal
Pelamos las cebollas, las troceamos y las pochamos en aceite de oliva a fuego bajo, removiendo de vez en cuando.
Cuando estén pochadas, incorporamos la canela.
Lavamos y secamos los canónigos y los tomatitos, partiendo estos últimos por la mitad.
Repartimos canónigos y tomates en los platos junto a las anchoas escurridas, y sazonamos ligrramente.
Ponemos el azícar en una sartén y lo calentamos a fuego suave hasta que se funda y tome color.
Cortamos el queso en rodajas y las colocamos en el azúcar caramelizada, volteándolas al cabo de un minuto.
Colocamos el queso sobre los canónigos y lo cubrimos con la cebolla, sirviendo inmediatamente.

martes, 25 de enero de 2011

Huevos tontos

Esta receta la vi en el programa Los fogones tradicionales de canal cocina, y es de origen aragonés; llevaba por lo menos un año queriéndola hacer, no sólo por el nombre, que me parece divertido, sino porque es un aperitivo buenísimo; pero en vez de jamón y queso se le puede poner verdura o lo que más rabia dé a cada uno, y seguro que da excelente resultado, y no es demasiado difícil. Lo único malo es que me pasé cuatro pueblos con las cantidades (qué raro, cocino para un regimiento, pero en casa somos dos), y al final decidí no freírlo todo, porque nos íbamos a indigestar, así que pondré las raciones como si lo hubiera hecho más ajustado a la realidad.

Por cierto, yo lo pongo como aperitivo, pero en el programa especificaban que echaban estas albóndigas en un puchero, aunque sin jamón ni queso, por lo que ahí tenéis otra sugerencia de presentación y una aportación de fécula distinta a las habituales.

Por último, decir que calientes están muy buenas, pero si se enfrían se desvirtúan...

Un detalle de un huevo tonto: el queso derretidito y el jamón torradito.
Ingredientes:
  • medio paquete de miga de pan
  • 3 ó 4 huevos
  • 75 gr de taquitos de serrano
  • 100 gr de queso manchego curado
  • sal y pimienta
  • aceite para freír
Batimos los huevos en un bol.
Disponemos las migas, el jamón y el queso y lo mezclamos todo bien.
Formamos las croquetas prensando bien para que no se desbaraten.
Las freímos y escurrimos el exceso de aceite en papel de cocina.
Servimos con salsas al gusto.

lunes, 24 de enero de 2011

Magret con verduras y un premio

Yo creo que yo iba para bloguera, porque empecé a hacer fotos a los platos hace algunos años; claro que el cuidado de las fotos no era el de hoy y sólo hacía una, pero ya apuntaba maneras. De hecho, esta receta es de antes de tener el blog; es una manera de comer magret sin el remordimiento de que es muy graso y antidietético: va con verduras y con ese excedente de cava de cuando tenía cesta de navidad y no sabía que hacer con el que sobraba. El plato lo saqué de un libro de Canal cocina sobre menúes, y si lo hacéis con arroz, es totalmente equilibrado. Aprovecho para agradeceros los ánimos, la verdad es que a veces nos ponemos mustios sin razón aparente.

Un arrocito y hala, ya está equilibrado, ¿no?
Ingredientes (para 2 personas):
  • 1 magret de pollo
  • zanahoria
  • cebolleta
  • pimiento rojo
  • pimiento verde
  • sal maldon
  • 1 botella pequeña de cava
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva
Secamos y salpimentamos los magrets y los marcamos en la sartén con aceite.
Reservamos.
En el mismo aceite hacemos la verdura cortada en dados durante unos tres minutos.
Salpimentamos y añadimos el cava.
Añadimos los magrets y cocemos, cuidando que no se pase (unos 3 minutos pueden bastar).
Los sacamos y fileteamos y los guarnecemos con la verdura y, si queremos, con arroz.

La segunda parte del post habla de un premio que me ha dado Le rouge a lèvres, un estupendo blog de cuidado personal en el que se pueden aprender interesantes trucos para sacarnos partido. Un requisito es dárselo a quince blogueros, pero todos sabemos lo que cuesta sacar un gastroblog adelante, así que quien se quiera dar por aludido... ¡premio al canto! El otro es decir siete cosas de una misma. En realidad el premio me lo dieron el viernes, pero he tardado en decirlo porque no se me ocurría nada...
  1. Tengo mucha manía a Jamie Oliver, me parece un sinsustancia sin chiste pero con marketing; veo cosas mucho más impresionantes en los blogs que visito que en sus programas.
  2. Estudio filología hispánica, para después hacerme traductora; es un camino largo, pero me gusta; anteriormente estudié trabajo social, pero tenía filología entre mis opciones para llegar a las colas del INEM.
  3. Soy muy melindrosa y no me como todo lo que cocino, para asombro y estupor de mi familia. Voy abriendo el paladar a nuevos sabores, pero las cosas de palacio van despacio.
  4. Me gustan los videojuegos tanto en PC como en Nintendo DS o en Wii. Soy nefasta y no he conseguido acabarme más que El doctor Layton y la caja de Pandora, pero me entretiene y desestresa.
  5. Me gusta mucho viajar, y desde 2004 tengo el hábito de comprarme un calendario del año siguiente allí donde voy. El de este año lo compré en Ámsterdam el pasado julio. Luego no sé qué hacer con los ellos, y los tengo ahí apalancados desde 2005 esperando a que tome una decisión...
  6. A modo de homenaje, en 2009 el Barbas me llevó al restaurante de Paul Bocuse en Lyon. Estrechar la mano al maestro fue un pasote, pero el tournedó rossini ya fue sublime, estuve oyendo en mi cabeza el aleluya de Haendel mientras comía. No me había pasado nunca. Y por cierto, las raciones eran más que decentes, nada de encontrar el turnedó debajo del perejil.
  7. Me pone muy nerviosa la supuesta superioridad moral de los vegetarianos como si yo fuera por ahí ametrallando vacas. Personalmente me considero omnívora, para lo que está preparado mi sistema digestivo.

domingo, 23 de enero de 2011

Jarrete de ternera con cáscaras de cítricos

Llevo un par de días desganada (a la hora de publicar, a la hora de comer no caerá esa breva), aunque tengo bastantes platos preparados para ver la luz de internet. Finalmente, se me ha pasado el muermo y hoy, además de publicar, me pondré a visitar vuestros platos, que sé que se han publicado delicias, pero no he pasado a verlas.

El plato de hoy lo he sacado de un libro de cocina para creuset que me regaló el Barbas porque sí. Con este plato me pasó algo curioso: leía jarrete de ternera y veía rodajas de osobuco en la foto; a veces parece que me falta un verano; en castellano el osobuco (que significa hueso hueco en italiano) sería jarrete, con el hueso y su caña incluidos.

Sin embargo, he faltado al espíritu del libro: como con las judías pintas aceleradas, se me ocurrió mirar la hora, y dije: ¿Comida o merienda? ¿Comida? Pues olla exprés. Quedó estupendo, por lo que si lo hacéis en creuset u olla similar, tarda una hora y media, y tiene que estar estupendísimo. Fiel a la tradición del plato italiano, estuve pensando la guarnición; y como la cuestión cítrica lo pide, puse un arroz cremoso de naranja; por cierto, que Lazy Blog tiene su propia versión con un arroz con naranja y azafrán, por lo que no quedará por sugerencias.

Para quedar de lujo con vuestras visitas carnivoras. Un buen vino tinto, y todo serán loas.
Ingredientes:
  • 1 loncha gruesa de jarrete de ternera por persona
  • zanahoria
  • tomate
  • apio
  • cebolla
  • laurel
  • 1 bouquet garni (los venden en los supermercados)
  • ajo
  • 1 naranja
  • 1 limón
  • 1 bote pequeño de salsa de tomate
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de caldo de ternera
  • 1 cucharada de vinagre reserva
  • aceite de oliva
  • mantequilla
  • harina
  • sal y pimienta
  • Para el arroz cremoso de naranja:
  • 1/4 cebolla
  • 100 gr de arroz redondo
  • el zumo de la naranja
  • 250 ml de caldo de ave
  • una nuez de mantequilla
  • queso parmesano en polvo
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • ralladura de naranja
Pelamos las zanahorias, las lavamos y cortamos en daditos.
Lavamos el tomate y lo troceamos.
Laminamos el apio.
Picamos la cebolla pelada.
Pelamos y aplastamos el ajo.
Lavamos la naranja y el limón y cortamos parte de la piel, sin la parte blanca.
Salpimentamos los jarretes, los pasamos por harina y los sacudimos para que caiga la harina sobrante.
Ponemos aceite en la olla y salteamos la carne hasta dorarla por ambos lados; reservamos sobre un plato.
Ponemos mantequilla en la cazuela; cuando se funda, añadimos la zanahoria, el apio, la cebolla y el ajo.
Dejamos fundir durante 3 minutos y echamos el vinagre, raspando el fondo de la cazuela con una espátula de madera.
Agregamos el tomate y la salsa de tomate, mezclamos y salamos.
Colocamos la carne sobre la verdura, rociamos con el vino y el caldo, añadimos el bouquet garni y el laurel y ponemos la tapa de la olla.
Cuando empiece a echar vapor, contamos unos 20 ó 25 minutos (según el tamaño de las rodajas de carne).
Rallamos muy fino la mitad de las cáscaras de cítricos y las mezclamos con el resto de mantequilla y llevamos a ebullición en un cazo; cuando ebulla, cortamos el fuego.
Despresurizamos la olla y la abrimos; incorporamos la mantequilla, mezclamos con cuidado y dejamos a fuego lento unnos minutos más. Para servir, adornamos la carne con las tiritas de cítrico y servimos muy caliente.
Para el arroz, picamos muy fina la cebolla y la doramos en un chorrito de aceite y una cucharadita de mantequilla.
Añadimos el arroz y damos unas vueltas.
Agregamos el zumo de naranja y movemos hasta que el arroz lo absorba.
Una vez absorbido, vamos echando el caldo y damos vueltas para que se absorba, y sólo entonces echamos más caldo, hasta que esté al dente (tarda unos 18 minutos, aunque yo voy probando).
Cuando esté a punto, agregamos un poco de ralladura de naranja y el queso parmesano en polvo (yo me suelo quedar sola echando queso) y mezclamos bien, para que quede totalmente cremoso.
Servimos un jarrete por plato acompañado por el arroz.

jueves, 20 de enero de 2011

El lote de Knorr

Hace ya 2 meses largos (y tres) que Knorr, amablemente, me mandó la cesta con sus productos, y creo que ya me he hecho una idea global bastante aproximada. Por si no os acordáis, la cesta (que es una monada y me sirve para disfrazarme de Caperucita Roja en Halloween o carnaval, y lo digo totalmente en serio), incluía 2 cremas de verduras, 2 sopas (una de fideos y otra de conchitas) y varias tarrinitas de caldo condensado (pollo, verduras y carne).


En casa pocos purés y pocas cremas solemos probar, y si bien te pueden sacar de un apuro cuando no tienes otra cosa que hacer, en general no nos quita el sueño y no creo que insistamos mucho, la verdad.

Los briks de caldo tienen el inconveniente de que traen la pasta incorporada. Una es muy sopera y le gusta añadir su propia pasta en la cantidad que quiera; en estos briks es un poco escasita y sabe a poco, casi sería más conveniente que pusieran el caldo solo y que cada uno echara la pasta o el arroz que más rabia le diera, amén de que se le podrían encontrar otros usos según cada cocinero.

Lo que sí me ha gustado (yo que no huyo de los glutamatos en pastilla y les doy la importancia que tienen, será porque mis maestras son glutamateras acérrimas) han sido los cacitos de caldo. Son muy útiles, sobre todo cuando se tiene el típico guiso que te queda soso hagas lo que hagas. Aunque hay de carne, pollo y vegetal, el más versátil es éste último, que se puede aprovechar en caldos de pescado, por ejemplo, que salgan sosísimos. Es un producto estupendo para potenciar el sabor de algunos platos.

Merluza a la jardinera

De repente se me ocurrió una manera de aprovechar otro lomo más de merluza y el último culín de una bolsa de menestra que tenía en el conge: merluza a la jardinera. Busqué una receta por internet, y vi una en espaciorecetas donde especificaba que bastaba con echarle zanahoria, patata y guisantes, pero yo estaba decidida a terminar con la menestra y hacer una jardinera sí o sí. Es una receta muy sencilla:

Sencilla y equilibrada: proteína (pescado), vitamina (verduras) e hidratos (guisantes).
Ingredientes:
  • 1 lomo de merluza por comensal
  • menestra ultracongelada (1 puñado por comensal)
  • harina
  • aceite de oliva
  • perejil picado
  • 1 diente de ajo
  • 1 vaso de caldo de verduras o de pescado
Pasamos el pescado por harina.
Ponemos aceite en una sartén y doramos el diente de ajo laminado; lo retiramos y freímos el pescado.
Mientras, en el wok rehogamos la verdura hasta que se descongele (me gusta mucho más que se descongele así que cociendo y rehogando después); agregamos la harina sobrante, disponemos la merluza y echamos el vaso de caldo.
Dejamos que se mezclen los sabores (unos 5 minutos) y emplatamos.
Espolvoreamos con el perejil picado y servimos.

martes, 18 de enero de 2011

Sopa mexicana de almejas

Tenía muchas ganas de participar en este hemc, que este mes va de sopas, y cuya anfitriona es Nikë, de Cocina con ängel. En un principio no se me ocurría de qué hacer la sopa, pero una lata de almejas fuera de su sitio me recordó esta sopa; la otra vez no me quedó tan buena. ¿El secreto está en el caldo? ¿O en que hoy sí me acordé de echar el zumo de lima al final?
La receta la saqué de un coleccionable de El País ordenado por sus gastronomías. Cuando la hice la otra vez no tenía tantas tablas (porque con el tiempo las he ganado) y estaba hecha un flan durante toda la cocción, pero ya veréis que no tiene ninguna dificultad, ni para hacerla ni para conseguir los ingredientes. Supuestamente es de Baja California, y se desmarca de la idea habitual que tenemos de la comida mexicana, pero el Barbas le ha añadido un chile verde en rodajas, y se ha quedado contentísimo. A mí también me ha encantado, y eso que no soy una gran fan de las almejas.

Una sopa que entra sola con los fríos.
Ingredientes:
  • 3 latas de almejas al natural
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 rama de apio
  • 200 gr de patata
  • cilantro
  • 1 lima
  • aceite de oliva
Escurrimos el líquido de conservación de las almejas y lo reservamos.
Picamos las almejas.
Picamos la cebolla, el ajo y el apio.
Pelamos la patata y la cortamos en cuadritos.
En una cazuela, rehogamos la cebolla, el ajo y el apio con un poco de aceite a fuego medio.
Cuando la cebolla empiece a ponerse transparente, añadimos la patata y rehogamos.
Echamos el caldo de pollo y el líquido de conservación de las almejas y cocemos a fuego bajo hasta que la patata esté cocida (unos 15 ó 20 minutos).
Entonces añadimos las almejas picadas y el cilantro y damos un hervor.
Antes de servir, echamos zumo de lima.

lunes, 17 de enero de 2011

Magret con bayas

El sábado el Barbas y yo hicimos 100 meses (me gustan las efemérides, qué le vamos a hacer), y lo celebramos con un buen magret y un Burdeos (Chateau de Pressac, un Saint-Emilion grand Cru que compró en Charles de Gaulle cuando volvimos la semana pasada); el Barbas suele piropear así mis platos, comprando vinos que le encantan para redondear la experiencia. La receta ya la habíamos hecho antes, es de Julius, aunque él le pone otro acompañamiento y pasa las bayas por el chino; yo me limito a aplastarlas porque me gusta la textura que les queda para poner junto al pato.

Respecto a las bayas, otras veces hemos usado frambuesa + arándano + grosella; se pueden usar las que se quieran, pero esta vez sólo hemos encontrado frambuesa y arándano. Cuantas más pongáis, más enjundiosa queda la salsa.

Qué bien queda el magret con salsas dulces.
Ingredientes (2 personas):
  • 1 magret de pato
  • 1 bolsa de rúcula
  • 200 gr de patatas
  • 1 bandeja de frambuesas
  • 1 bandeja de arándanos
  • aceite de oliva
  • 1 chorro de marsala (u otro vino dulce de vuestra elección)
  • 1 sobre de azúcar moreno
Pelamos las patatas y las cortamos en obleas y las freímos en aceite de oliva, sazonando.
Escurrimos en papel de cocina y reservamos.
Vertemos un poco de aceite en una sartén de fondo grueso.
En él rehogamos las bayas, las regamos con un chorro del vino dulce y espolvoreamos con el azúcar moreno.
Removemos y dejamos que se reduzca el vino.
Cuando se haya reducido, aplastamos con una pala de madera o una espumadera.
Hacemos una incisión en forma de cruz en el magret por la parte de la piel y lo doramos en la sartén sin aceite (el pato suelta su propia grasa) 4 minutos por un lado y 3 por el otro, hasta que esté bien dorado y poco hecho por dentro.
Lo escalopamos.
Servimos la rúcula con las patatas doradas encima y colocamos al lado el magret con la salsa de bayas por encima.

sábado, 15 de enero de 2011

Flan de almendras al caramelo

Este flan lo hice el mes pasado para postre del pollo chipotludo, para suavizar papilas. Lo vi en la revista comer bien, y lo que me gustó es que es uno de mis postres favoritos con mi fruto seco favorito. Aunque debo decir que las almendras del fondo se mezclan con el flan, yo pensaba que el acabado quedaría de otra manera. Aunque puse raciones para cuatro personas, como usé vasitos desechables, había demasiado flan para tan poca gente. A ver si me pillo una flanera grande y acabo con estos problemillas logísticos.

...uno de mis postres favoritos con mi fruto seco favorito...
Ingredientes:
  • 200 gr de azúcar
  • 500 ml de leche
  • 4 huevos
  • 125 gr almendras molidas
  • caramelo líquido preparado
  • 3 almendras enteras para decorar (opcional)
Untamos la flanera con el caramelo líquido y la movemos en todas direcciones para que se cubra el fondo y las paredes.
Cubrimos el fondo con almendras laminadas; apretamos suavemente con los dedos para que se peguen.
Cascamos los huevos en un huevo grande y los batimos con unas varillas; cuando empiecen a estar espumosos, añadimos el azúcar y las almendras molidas y seguimos batiendo hasta incorporarlos.
Agregamos la leche, removemos bien y echamos la mezcla en la flanera, debe quedar a 3/4 de su altura.
La colocamos en una bandeja con agua y cuajamos el flan al baño maría en el horno precalentado a 180º durante 30 ó 40 minutos (según el horno).
Antes de retirarlos, comprobamos que estén bien cuajados pinchando el centro con un palillo o brocheta: si no sale limpio, prolongar la cocción unos minutos más.
Dejamos enfriar y lo metemos en la nevera, sacándolo en el momento de servirlo y decoramos con las almendras peladas y un chorro de caramelo líquido.

jueves, 13 de enero de 2011

Alubias rojas con nueces

Ayer una amiga se quejaba de que no se le ocurrían platos para llevarse en la tartera del curro. Ella no come carne, y decidí publicar esta receta de Julius; la hice hace meses cuando le hice al Barbas el chili con carne, porque yo no lo comía; me gustó, es fácil, sirve para el tupper (echando menos caldo) y vegano, para quien no quiera comer nada animal...

Julius lo hace con judías de bote, pero yo no tenía y opté por ponerlas en remojo, cocerlas y hacer el plato desde el principio.
Ingredientes (para 2 personas):
  • 120 gr de judías pintas (300 gramos cocidas)
  • 1/2 cebolla
  • 50 gr de nueces peladas
  • perejil
  • cilantro
  • tomillo
  • 1 diente de ajo
  • canela en polvo
  • caldo de verduras
  • aceite de oliva
  • sal
  • Si no usamos judías cocidas:
  • 1 zanahoria
  • 1 rama de apio
  • 1 puerro
Ponemos las judías en remojo la noche antes en agua fría.
Las ponemos a cocer en la olla a velocidad 2 con la zanahoria, el apio y el puerro durante 15 minutos (desde que empiece a salir el vapor); despresurizamos, tiramos las verduras y escurrimos las judías.
Picamos la cebolla menuda y la sofreímos en una cazuela a fuego medio.
Picamos las nueces, las hierbas, las especias, el ajo y un poco de sal y los aplastamos en el mortero hasta conseguir una pasta, que incorporamos a la cazuela con las judías escurridas.
Las cubrimos con un poco de caldo de verduras (yo he usado de medida el mortero donde he hecho la pasta) y añadimos una pizca de canela.
Damos un hervor para que se mezclen todos los ingredientes, y listo para servir.

miércoles, 12 de enero de 2011

Hojaldre de bacon y rulo de cabra

Poneos en mi pellejo: era domingo por la noche, tenía cuatro cosas en la nevera y a la mañana siguiente cogía un avión para irme a México tres semanas (que fueron dos -o una y pico- tras el incidente parisino): debía procurar que ningún ingrediente se me pasara de fecha. Sin embargo, si de algo sirve un blog (más el rodaje previo) es para coger tablas. Todo eso que critico en algunas recetas (al chef se le ocurrió a partir de cuatro ingredientes que tenía sueltos) puede ser posible en algunos casos... aunque yo sigo creyendo que algunos platos pueden aparecer de casualidad, y luego el talento del chef trabaje sobre ellos para mejorarlos... A lo mejor a vosotros se os ocurren variaciones que mejoren este acierto...

Me encantó cómo quedó el beicon en el horno, conserva el sabor sin que salte el aceite.
Ingredientes:
  • 2 hojaldres individuales por persona
  • 1 rulo de cabra
  • un paquete de bacon en tiritas
Sacamos el hojaldre de la nevera unos 10 minutos antes para poderlo manipular sin que se rompa.
Precalentamos el horno a 200º.
Cubrimos cada hojaldre con bacon dejando espacio en los bordes para poder doblarlos.
Ponemos una rodaja de rulo de cabra en cada hojaldre.
Doblamos los bordes y los ponemos en la bandeja del horno, cubierta con papel satinado.
Horneamos 20 minutos.
Servimos.

martes, 11 de enero de 2011

Patatas con salmón

Aunque no lo pensé en el cambio de año, me he propuesto vaciar el congelador antes de comprar nada -al margen de las butifarras de los viernes-, y así, todos los platos -o casi todos- que he ido haciendo desde que volví se basan en materia prima descongelada.

Esta receta se basa en una que vi en unas fichas de El País de hace unos quince años; la receta original es más enjundiosa, porque con parte del salmón había que hacer un caldo y luego había que sacar la carne que sobrara alrededor de cabeza y piel para ponerla con el guiso; lo más laborioso que he hecho yo ha sido sacar todas las espinas de los lomos que tenía congelados -y creo que quedaron un par-. Pero usé un caldo de verduras -no tenía de pescado- y quedó riquísimo...

Un plato de cuchara con un buen pescado.
Ingredientes:
  • 200 gr de salmón en lomos
  • 200 gr de patatas
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • aceite de oliva
  • perejil picado
  • caldo vegetal
  • sal y pimienta
Desespinamos los lomos de salmón y los cortamos en dados gruesos; si queremos, sacamos la piel.
Doramos el salmón en el aceite y reservamos.
Rehogamos la cebolla y el ajo en el mismo aceite.
Antes de que cambien de color, rehogamos las patatas en dados.
Cuando se doren, regamos con el caldo vegetal (una taza y media) y salpimentamos.
Damos un hervor y cocemos 20 minutos a fuego lento, hasta que las patatas estén cocidas.
A última hora añadimos los dados de salmón fritos (yo he dado un hervor a todo junto para que se integren los sabores) y servimos espolvoreado con perejil picado.

domingo, 9 de enero de 2011

Merluza rebozada con aros de cebolla

Una de las cosas que más me cuesta cuando vengo de vacaciones, además de deshacer el equipaje, es recuperar el ritmo de las comidas. Suerte que tengo el congelador petado y puedo ir sacando cosas sin pensar demasiado, pero me gusta tener las cosas más o menos planificadas...

Ayer, a media tarde, saqué dos lomos de merluza para hacerla rebozada (tras buscar varias recetas, me dieron pereza todas, y después de todo, la merluza rebozada está bastante rica). Pero ¿qué poner de guarnición? De repente, mi antojadiza mente arrojó una sugerencia: aros de cebolla. Visto lo cual, tuve que buscar en internet, y me quedé con la de Directo al paladar.

Anoche no tocaba alta cocina, pero me salió bastante bueno.
Ingredientes (para 2 personas):
  • 2 lomos de merluza
  • 1 huevo
  • harina
  • aceite de girasol
  • Para los aros de cebolla
  • 1 cebolla grandecita
  • leche
  • harina
  • aceite de girasol
Cortamos la cebolla en rodajas de medio centímetro.
Sacamos los aros de cada rodaja y los marinamos en leche media hora.
Cuando haya pasado ese tiempo, los secamos y pasamos por harina.
Los freímos en aceite de girasol caliente (yo usé el wok para acelerarlo, aunque en cocina las prisas sean malas consejeras).
Escurrimos.
Mientras, pasamos por harina, huevo y harina los lomos de merluza.
Freímos en aceite caliente y escurrimos.
Servimos el pescado con la cebolla.

viernes, 7 de enero de 2011

Pollo al marsala

Se acabaron las vacaciones y ya estoy de vuelta. Apenas he blogueado, entre que nos quedamos tirados en París 3 días (sí, ya sé que no doy pena a nadie... a mí tampoco) y que hemos estado de visitas familiares. Pero sí he cocinado y sí he hecho I+D, tanto en París como en México. De hecho, la entrada de hoy se debe a una versión que hice de este plato.

En casa de mi suegra tienen servicio doméstico, y apenas tuve ocasión de cocinar. Volviendo de San Miguel de Allende, donde estuvimos en Nochevieja y alrededores, dijo mi suegra que comeríamos milanesas de pollo, y entonces mi imaginación se puso a trabajar, porque ya tenía mono de ponerme a guisar. Le dije que de milanesas nada, pollo al marsala y risotto parmesano. Y entonces mi suegra me echó un piropo enorme: para qué me preocupo, si tengo a la chef... Da gusto esmerarse, ¿no?

La receta la saqué del libro siciliano que me regaló mi padre, y es una receta muy versátil, porque se puede cambiar tanto la carne (admite pollo, ternera blanca o cerdo) como el vino (marsala, oporto, PX... cualquier vino generoso que caramelice). En casa de mis suegros lo hice con oporto, pero el día de la foto lo hice con marsala, como corresponde a una receta siciliana de prosapia. Quedas muy bien y no cuesta nada.

Guarniciones posibles: pasta, risotto, verduras al vapor o patatas parmentier...
Ingredientes:
  • pechugas fileteadas de pollo
  • vino marsala
  • aceite de oliva
Doramos el pollo por los dos lados en el aceite.
Añadimos el vino generoso y dejamos reducir hasta que se caramelice la salsa.
Servimos con la guarnición elegida (en la foto, macarroncitos).

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...