domingo, 30 de octubre de 2011

Estofado de ternera con setas

El otro día la blogosfera se llenó de goulash; comenté que yo suelo hacerlos en olla exprés, aunque en cocotte puede quedar tremebundo. De verdad que la palabra escrita nos puede aprisionar: basta que digas algo para quedar en entredicho contigo misma una semana después. Porque hice este estofado íntegramente en cocotte, y debo decir que sale mucho mejor que en olla exprés, y si lo haces de un día para otro, ya te puedes morir. Definitivamente, adoro las cocottes, y con el morcillo en cubitos tardas una hora, ¿hasta qué punto compensa usar la olla exprés, si tampoco tienes prisa?

La receta la saqué de la revista Comer bien de noviembre (que salió a mediados de octubre), aunque ellos usan champiñones, pero como aquí hemos inaugurado la temporada de setas, lo he hecho con chantarelas, aquí se conocen como rossinyols y camagrocs (que parecen rossinyols pequeñitos) y un caldo gordo de carne, pollo y verduras que había estado haciendo la tarde antes; además, las patatas las puse fritas y mezcladas con el guiso, la verdad es que nos encantó, por eso lo publico una semana después y me salto toda la cola de recetas pendientes...

Debo agradecer al Barbas que me haya contagiado su amor por las setas en la cocina...
Ingredientes:
  • 300 gr de morcillo (jarrete) en cubitos
  • 300 gr de patata
  • chantarelas (u otro tipo de seta que nos guste)
  • 4 cebollitas francesas
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 bouquet garni (o una selección de hierbas en unas pinzas para té)
  • una taza de vino tinto
  • 1 taza de buen caldo de carne
  • harina
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Primero limpiamos las setas con un poco de agua y un pincel, para librarlas de su arenilla.
Secamos la carne y la enharinamos.
Picamos la cebolla y el ajo.
En una cocotte echamos el aceite de oliva y rehogamos el ajo y la cebolla 8 minutos.
Añadimos la carne pasada por harina y rehogamos bien 2 minutos más.
Añadimos el bouquet garni y agregamos el vino, dejando a fuego vivo para que se evapore el alcohol.
Echamos entonces el caldo, bajamos el fuego y cocemos una hora, hasta que la carne esté tierna (si se puede partir con una espátula de madera, está en su punto).
Cuando queden 15 minutos para terminar la cocción, salteamos las setas limpias en una sartén con un poco de aceite hasta que se evapore el líquido que puedan soltar y las agregamos a la cazuela.
Pelamos las cebollitas y las salteamos en la sartén de las setas durante 3 minutos y las echamos al estofado.
Si vamos a hacer el guiso para comer en el día, pelamos las patatas, las cortamos en cubitos, las freímos en aceite, las escurrimos en papel de cocina y las echamos al guiso, dando un hervor a todo junto; si, por el contrario, cocinamos de un día para otro, hacemos las patatas el día que vayamos a comer el estofado mientras calentamos el guiso a fuego muy bajo.
Servimos.

viernes, 28 de octubre de 2011

Cupcake fantasma (reto Film & Food Pesadilla antes de Navidad)

Las chicas de Film & Food han elegido para el reto de este mes la película Pesadilla antes de Navidad, que me encanta (hasta el punto de que hice la peli con la banda sonora de fondo, para ponerme en situación). Ingrid y Alba nos dieron a elegir susto o trato, y yo me la jugué: susto. Cuando me llegó a mi correo el susto fue morrocotudo: un cupcake fantasma. En mi mente se agolparon mis pegas:

  1. mis carencias técnicas a la hora de hacer dulces;
  2. mi desdén por los cupcakes, que no me parecen sino magdalenas con ínfulas;
  3. Pero frente a estas pegas se oponía un principio culinario irrenunciable: los retos son ocasiones para crecer como cocinera. Y entonces surgió una tercera pega:
  4. me niego a hacer el fantasma con el fondant o el copete del cupcake, en el supuesto de que me salga decente. Voy a buscar una alternativa.
Me puse a buscar en la blogosfera, y en el blog Cupcake project encontré lo que buscaba, si bien ella tiene una crepera más pequeña que la mía y sus fantasmas no tienen una mega sábana. Pero os aseguro que estoy muy contenta de haberlo hecho así, porque he practicado algunas técnicas reposteras y me ha salido un postre muy bueno, que tendré que repartir con mi hermano y cuñada para no comérmelos yo sola y ponerme como el kiko.

La receta del cupcake de almendra y chocolate la saqué de Hands in dough, y aunque el copete de chocolate está muy bueno, las madalenas solas se bastan para deleitar los paladares de los golosos más exigentes.

Yo sé que asusta, porque no se sabe por dónde empezar...
Ingredientes:
    Para 12 madalenas:
  • 130 gr de harina para bizcocho
  • 6 gr de levadura en polvo (una cucharadita moka)
  • un pellizco de sal
  • 100 gr de almendra en polvo
  • 86 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 38 gr de azúcar blanquilla
  • 77 gr de azúcar moreno (11 sobrecitos)
  • 1 cucharadita (de café) de extracto de vainilla
  • 130 ml de leche semidesnatada a temperatura ambiente
  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • Para la cobertura:
  • una tarrina de 250 gr de mascarpone
  • 45 gr de azúcar glas
  • 110 gr de chocolate fondant
  • almendras fileteadas al gusto
  • Para las creps (en teoría esto debería bastar para 12 crepes para otros tantos cupcakes, pero en mi caso la crepera mide 24 cm y sólo me salieron 6, por lo que, si vais a usar una crepera de ese tamaño, doblad las dosis de masa...):
  • 2 huevos grandes
  • 250 ml de leche semidesnatada
  • 1/3 taza agua
  • 1 taza de harina de trigo
  • 2 cucharadas soperas de azúcar blanquilla
  • 1 cucharada sopera de azúcar avainillada
  • 1 cucharada sopera de amaretto
  • 2 cucharadas soperas de mantequilla (más lo que se use al hacerlas en crepera)
  • pepitas de chocolate (para marcar los ojos del fantasma)

Empezaremos mezclando todos los ingredientes para los crepes; se pueden mezclar con una batidora, considerando que la mantequilla tiene que estar derretida para que se mezcle bien.
La reservamos como mínimo una hora, y entretanto podemos ir haciendo los cupcakes y su cobertura.

Precalentamos el horno a 180º.
Mezclamos en un bol la harina, la levadura, la sal y la almendra picada, y las mezclamos con una espátula o una cuchara.
Batimos la mantequilla con los azúcares hasta que quede una mezcla cremosa; añadimos la esencia de vainilla y continuar batiendo.
Añadimos los huevos de uno en uno, integrándolos completamente antes de añadir el siguiente.
Añadimos la mezcla de harina y almendra en tres tandas, intercalando la mitad de la leche (que echaremos en dos tandas, por tanto), batiendo para que se vaya integrando bien la masa..
Las magdalenas sin cobertura decían cómeme, pero supe resistir...

En una bandeja para muffins ponemos los moldecillos de papel y llenamos cada uno hasta 2/3 de su volumen con la masa obtenida y horneamos 25 minutos (comprobando con un palillo si ya está cocido).
Dejamos enfriar por completo en una rejilla.
Para hacer la cobertura, dejaremos el queso fuera de la nevera durante un rato hasta que se atempere.
Derretimos el chocolate en el microondas (a 450W y dando vueltas con frecuencia para que no se queme).
Mezclamos azúcar, chocolate y queso con unas varillas para que nos quede una mezcla cremosa y cubrimos cada muffin con un poco de la crema de cobertura.
Decoramos con las almendras laminadas (yo había pensado adornarla con caras terroríficas, pero a la hora de la verdad preferí hacer montoncitos de almendra).

La cobertura me ha quedado muy rica pero, como temía, poco aparente. Menos mal que decidí ponerles sábana...
Ponemos la crepera al fuego con un poco de mantequilla; cuando se derrita, echamos un cazo de masa y formamos la crepe; le damos la vuelta y reservamos la crepe en un plato.
Repetimos la operación (mantequilla-masa-voltear crepe y reservar) hasta que se nos acabe la masa.
Para montar los fantasmas, ponemos una crepe sobre cada cupcake y con unas pepitas de chocolate, marcamos los ojos y servimos.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Solomillo con salsa bearnesa

Cuando el Barbas se mete en la cocina, no lo hace a medias, sino para epatar; aparte de las planchas y algunas frituras, donde es el amo y señor, le encanta hacer platillos franceses, por no hablar de los flambeados; con esto quiero decir que le gustan los desafíos tochos...

Esta vez quiso regalarme con un solomillo con salsa bearnesa; la particularidad de esta salsa es que es difícil ligarla y que no se desestructure; la forma de ligarla (con huevo y una grasa, en este caso mantequilla clarificada) es similar a la mahonesa, e incluso según autores como Julia Child se puede hacer con batidora, aunque él lo hizo a golpe de varilla.

Como se desligó ligeramente (aunque de sabor estaba tremenda, debo decirlo), estuvo indagando qué podía haber fallado, y así averiguó que es tremendamente útil mantener una temperatura tibia en la salsera, tanto al hacerla como al servirla, y que es crucial respetar las cantidades y la relación mantequilla-huevo. Tras mirar varias fuentes, se ha basado en la página del chef simon (está en francés), y éste ha sido el resultado:

La salsa sobre la patata y el solomillo, y visto y no visto.
Ingredientes (para 2 personas):
  • 1 patata hermosa
  • 2 filetes de solomillo
  • Para la salsa:
  • 2 yemas de huevo
  • 125 gr de mantequilla
  • 20 cl de vinagre de estragón
  • 20 cl de vino blanco
  • 1 chalota
  • estragón
  • perifollo
  • perejil
  • pimienta recién picada
  • sal
Cortamos la escalonia y las hierbas, guardando parte del estragón y del perejil para el emplatado.
En una cazuela de fondo grueso reunimos una cazuela de vino blanco, el vinagre, las chalotas, parte del estragón, perejil y perifollo y la pimienta picada.
Reducimos a 3/4 del volumen inicial a fuego medio.
Dejamos enfriar y pasamos por el chino.
Mientras, clarificaremos la mantequilla: la ponemos a fuego bajo en un cazo y sin remover para que se vaya soltando la proteína láctea, formando una capa en la superficie; podemos extraer esta caseína con una cuchara y luego colar el líquido restante: las partes blancas quedarán en el colador y tendremos un líquido que será útil para emulsionar la salsa bearnesa o una salsa holandesa; reservamos la mantequilla clarificada para usarla posteriormente.
Fuera del fuego, añadimos las yemas a la reducción colada y fría.
Ponemos a fuego suave y removemos vivamente, vigilando que no coagule: nos saldrá una mousse cremosa, tipo sabayón, que sacaremos del fuego cuando llegue a 60º.
Vamos añadiendo la mantequilla clarificada como si fuera una mahonesa y removiendo para que emulsione.
Cuando esté totalmente integrada, agregamos el estragón y el perifollo, y ponemos en la salsera para servir.
Cocemos la patata en el microondas a tope de potencia, comprobando con un tenedor que esté totalmente cocida (si el tenedor atraviesa la patata, ya está cocida); la partimos en dos, la repartimos en los platos y espolvoreamos con perifollo.
En una plancha hacemos el solomillo (en nuestro caso, los sellamos para que la parte de dentro esté cruda) y repartimos en los mismos platos.
Servimos con una salsera con la bearnesa al lado.
Consejos para que no se desligue:
  1. Julia Child es partidaria de hacerla con minipímer (bueno, ella dice batidora).
  2. Se puede emulsionar en un cazo al baño maría (aunque no esté al fuego) para que se conserve el calor a la hora de ligarla.
  3. Guardar la salsera al baño maría para que no se desligue al emplatar.

lunes, 24 de octubre de 2011

Kokotxas de merluza en salsa verde

Esta receta la hice hace unos meses, pero se me olvidó cómo la hice. Suena raro, pero sí, se me olvidó. Ahora, con motivo del alto el fuego definitivo, decidí repetir la jugada y remojarlo con txakolí, aunque esto último no lo encontré, por lo que maridamos con un albariño, y tan ricamente. La receta es de Martín Berasategui, aunque con algunos añadidos caseros. Espero que os guste, nosotros nos hemos puesto tibios.

Aunque dudo que me haya quedado la salsa tan trabada como a Berasategui, estaba muy buena y mojamos pan...
Ingredientes:
  • 500 gr de kokotxas de merluza (en nuestro caso, descongeladas)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso (de agua) de vino blanco
  • aceite de oliva
  • 1 lata de guisantes
  • 1 lata de puntas de espárragos blancos
  • 2 puñados de almejas
  • aceite de oliva
  • perejil
Ponemos a remojar las almejas en agua salada, para que suelten la arena.
Picamos el perejil y reservamos.
Cortamos los ajos sin llegar a picarlos.
En una cazuela cubrimos el fondo con aceite de oliva y echamos los ajos hasta que empiecen a bailar (tal lo explica Berasategui, expresivo y certero).
Lo sacamos del fuego, ponemos encima las kokotxas con la piel hacia arriba (aunque alguna se me ha resistido), agregamos el vino blanco y, moviendo las asas, empezamos a ligar la salsa.
Volvemos a poner la cazuela a fuego suave.
Cuando veamos que burbujea, movemos la cazuela con las asas para trabar la salsa.
A los 5 minutos agregamos las almejas, para que se abran, moviendo la cazuela por las asas en todo momento.
5 minutos más tarde y con las almejas abiertas, añadimos los espárragos blancos y los guisantes escurridos y volvemos a cocer, moviendo la cazuela.
Echamos el perejil picado, mezclamos bien el contenido de la cazuela y servimos con pan (porque apetece mojar...).

sábado, 22 de octubre de 2011

Níscalos con picada del Barbas

El martes, a la salida del gimnasio, el Barbas se detuvo a comprar limas y se encontró conmigo en el bar de siempre. Llegó con los ojos brillantes:

- ¡Ya hay rovellons!

- Mañana vamos a la Boquería y hacemos acopio para hacer platillos.

El Barbas me había dicho años ha que cuando llegó a España desde México comprendió el tránsito de las estaciones (en el DF es bastante uniforme todo el año), sobre todo al ver los almendros en flor y la temporada de setas. En ambos casos, muy disfrutable; y ahora, que es temporada de setas, os traigo los níscalos como al Barbas le gusta prepararlos, con su picada de ajo y perejil.

Este plato es un visto y no visto.
Ingredientes:
  • níscalos (no demasiado grandes)
  • perejil
  • ajo
  • aceite de oliva
Para limpiar los níscalos, usaremos un pincel y un poco de agua y los iremos despojando de la arenilla que puedan traer en el sombrerillo, cortando el pedúnculo a ras con un cuchillo mondador.
En el mortero ponemos el ajo y el perejil picados y los majamos con aceite de oliva.
En la plancha eléctrica a potencia media hacemos los níscalos empezando con la parte de las esporas hacia arriba, echándole parte del contenido del majado y dándole la vuelta a media cocción.
Emplatamos con el ajo y perejil dorados de la plancha y echando el resto que queda en el mortero.

jueves, 20 de octubre de 2011

Wok de pollo, trigueros y sésamo

Compramos pechuga con la intención de hacer kebab de pollo, y a la hora de la verdad resultó que no lo hicimos, la pechuga estaba en la nevera porque no pensaba tardar mucho en lo del kebab y se me iba a poner mala, por lo que recordé esta receta, que vi hace cuatro años en una revista del caprabo (tuve que buscar en qué revista, y estaba en la de primavera 2007, por eso digo lo de los 4 años). Es de esas veces que haces un plato, te gusta, pero no se te ocurre apuntarla porque seguro que te acuerdas. Seguro que ya no se me escapa, con mis modificaciones incluidas.

Ingredientes (para 2 personas):
  • 200 gr de pechuga de pollo en tacos
  • un chorrito de vino de marsala (que en esta receta se puede sustituir por vinagre balsámico)
  • aceite al ajo (o AOVE + 1 diente de ajo)
  • 1 manojo de trigueros
  • 3 ramas de apio
  • 1/2 cebolleta
  • aceite de oliva
  • 1 cucharada de tomate triturado
  • 1 cacito o pastilla de caldo de pollo
  • sal y pimienta
  • semillas de sésamo
En un plato hondo ponemos la pechuga troceada y la salpimentamos.
La ponemos a marinar una hora con 2 cucharadas del aceite de ajo (o el aceite + el ajo) y otras 2 del Marsala.
Cortamos las ramas de apio en trocitos.
Quitamos la parte leñosa de los espárragos y los partimos en cuatro trocitos (yo los partí con la mano).
Cortamos la cebolleta en 8 partes.
Echamos el aceite en el wok y lo ponemos al fuego.
Echamos el pollo sin secar, pero sin la salsa (salta un poco).
Añadimos la cebolleta y mezclamos.
Agregamos el tomate triturado y volvemos a mezclar.
Echamos el cacito de caldo de ave y mezclamos bien para que se deshaga.
Echamos el apio y los espárragos y cocemos todo junto hasta que se haga (en wok, unos 5 minutos).
Espolvoreamos sésamo, removiendo bien para que llegue a todas partes y servimos.

martes, 18 de octubre de 2011

Txangurro a la donostiarra

Decidí hacerle a mi madre por su cumple un plato que le gustara mucho, aunque me llevara su tiempo. Estaba entre el txangurro al horno y el txangurro a la donostiarra, y me incliné por el último, aunque había que flambear (ay, los flambeos, menos mal que el Barbas se atreve, que si no, la mitad de platos quedaría a medio hacer; y sé que no soy la única... por eso esta vez os propongo usar menos brandy y no flambearlo para que se evapore el alcohol y dé sabor sin ahogar el guiso ni quemar la cocina). Eso sí, aunque supuestamente se hace con centollo, por motivos presupuestarios y de intendencia compré cinco bueyes de mar congelados a tal efecto. Hasta que no los vio a medio descongelar, no supo de qué iba la película, y debo añadir que me ayudó mucho. Por cierto, la receta la saqué del libro de Arguiñano.

Ingredientes:
  • 1 buey de mar por persona
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate (o pulpa de tomate enlatada)
  • 1 cazo de brandy (o una cucharada sopera si no la flambeamos)
  • pan rallado
  • mantequilla
  • aceite de oliva virgen
  • sal
  • perejil
Como los bueyes ya están cocidos, les sacamos la carne, procurando que no queden partes duras, y la reservamos.
Picamos la cebolla y el ajo y lo doramos con un poco de aceite.
Añadimos la pulpa del tomate y rehogamos.
Incorporamos la carne de los bueyes y mezclamos.
Agregamos un poco de pan rallado, vertemos el brandy y flambeamos.
Si flambeamos, echamos el brandy en un cazo de acero, lo encendemos con el mechero y lo echamos sobre la farsa; si optamos por la versión sin flambeado, nos limitamos a echar la cucharada en la farsa y dejar que se evapore el alcohol.
Limpiamos los caparazones a conciencia, los rellenamos con la mezcla, espolvoreamos perejil y ponemos un poquito de mantequilla.
Gratinamos en el horno 4 minutos y servimos.

domingo, 16 de octubre de 2011

Pan blanco de bicarbonato (soda white bread)

Hoy es el día mundial del pan y viene siendo tradicional (bueno, los últimos 6 años, no sé si eso cuenta como tradición) publicar un pan en tu blog que no hayas publicado antes. Como en este año he empezado a conocer los misterios del pan, me sumo a esta iniciativa y traigo este pan irlandés que es muy fácil de hacer y está bueno y crujiente. La receta y la práctica original dicen que se hace con bicarbonato (de ahí lo de soda), pero yo creí que no tenía y un par de veces lo hice con levadura. Luego encontré el bicarbonato en un armario y volví a hacerlo: queda igual de bueno en ambos casos, es fácil, apenas requiere amasado y cunde un montón. Se puede hacer en panecitos individuales (que en mi caso valen para 2 personas cada uno) o uno grande para repartir en plan la comunión del pan. La receta la saqué de un libro de recetas de pan que mi suegro me regaló por navidad.

Este pan sabe estupendo en algo tan simple como unos huevos fritos...
Ingredientes:
  • 500 gr de harina común
  • 1 cucharadita de bicarbonato (o levadura, si no tenéis)
  • 1 cucharadita de sal fina
  • 1 yogur natural + leche hasta llegar a 350 ml
Bake Bread for World Bread Day 2011Precalentamos el horno a 220º.
Echamos los ingredientes secos en un bol y vamos mezclando con los lácteos hasta formar una masa blanda (ni húmeda ni pegajosa) con una sola mano.
Volcamos en la mesa previamente enharinada y amasamos ligeramente unos 30 segundos (el pan es más ligero con una manipulación suave (como suelo hacer cuatro panecitos, amaso un poco más al formar cada hogacita).
Colocamos cada hogaza en la placa del horno cubierta con papel de horno y le damos una forma redondeada de unos 2 cm de grosor.
Cortamos una cruz de 1 cm de produndidad en la parte superior de cada pan, asegurándonos de que lleguen a los laterales de la masa.
Horneamos 20 minutos y reducimos la temperatura a 190º y horneamos otros 15 minutos para que se dore y cueza bien.
Sacamos, enfriamos y disfrutamos.
Con esta receta también participo en hemc, que se hace eco de esta estupenda iniciativa.
Google translation here.

jueves, 13 de octubre de 2011

Langostinos con verduras sobre arroz basmati

La receta de hoy la saqué del libro de Arguiñano que tan contenta me tiene. Aunque no la seguí al pie de la letra, salió tremenda, y eso que incluía un flambeado, que, obviamente, hizo el Barbas. Mis cambios se limitaron a cómo hice el arroz basmati y al hecho de que, como usé langostinos precocidos y pelados, la parte del caldo me la salté. Para el caso, como siempre que uso el libro gordo de don Karlos, estaba rico rico y con fundamento.

Un sano y aromático batiburrillo de hidratos, proteína y vitamina.
Ingredientes:
  • 50 gr de arroz basmati por persona
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1/4 de cebolla (en condiciones normales uso 1/2, pero quería aprovechar ese cachito)
  • 2 dientes de ajo
  • 10 tomates cherry (o un tomate tamaño normal)
  • 4 lonchas de panceta
  • langostinos (o gambones) pelados descongelados
  • brandy
  • 200 ml de caldo de verduras
Para hacer el arroz basmati, lo ponemos en un colador y lo pasamos por el grifo de agua fría para que suelte todo el almidón y reservamos unos minutos.
Lo ponemos en un cazo con agua con la misma cantidad de agua en ml y cocemos 16 minutos a fuego lento.
Pasado ese tiempo, dejamos reposar.
Yo hice el arroz mucho antes que el resto del guiso, pero recomiendo empezar a hacerlo hacia la mitad, quedará mejor el conjunto.
En una sartén de fondo grueso rehogamos la panceta en dados.
Cuando empiece a cambiar de color, añadimos la cebolla, un diente de ajo y los pimientos picados y rehogamos unos 10 minutos.
Pasado ese tiempo, añadimos el tomate.
Cuando lleve 5 minutos, en otra sartén doramos un ajo y añadimos los langostinos.
Añadimos el brandy y flambeamos.
Para flambear, ponemos en un cazo de acero el brandy y lo aproximamos al fuego pequeño (encendido) para que se caliente el brandy y prenda; cuando se encienda la llama (que es azul) se echa sobre los langostinos y se deja reducir hasta que se apaga el flambeado.
Añadimos los langostinos con la salsita a la sartén de las verduras y mezclamos bien.
Agregamos el caldo de verduras y dejamos cocer 10 minutos más.
Ponemos el arroz basmati en un plato y encima el contenido de la sartén.

martes, 11 de octubre de 2011

Brazo de gitano de trufa

Mi sobrino Adrián cumplió su primer año el 24 de septiembre, pero como estaba en Guatemala, hasta dos semanas después no le hice su tarta; la verdad, estuve tres meses o así pensando qué tarta le hacía, en parte porque no tengo mucha mano con la repostería y en parte porque quería que fuera especial. Con lo cual, el desafío estaba servido, porque a ver qué tarta fácil pero impactante encontraba yo. Al final, brazo de gitano de trufa, como el que traía mi abuela los domingos, ya intentaría que me saliera bien; lo hice a partir de dos recetas, una para la masa (del coleccionable de El País de cocina española) y otra para el relleno, de nuestrasrecetas.com. Cuando se me dobló la masa, tuve que hacer más relleno para tapar los desperfectos, así que las cantidades que pongo son las que tuve que poner al final. El resultado es, según palabras de mi hermano, un muslo de gitano, pero estaba muy bueno.

Tan joven, y ya se quiere quitar años...
Ingredientes:
    Para la masa:
  • 3 huevos
  • 8 gr de levadura
  • 65 gr de harina
  • 65 gr de azúcar
  • Para el relleno y la cobertura:
  • 190 gr de nata para montar
  • 125 gr de chocolate rallado
  • 125 gr de mantequilla
  • 65 gr de azúcar glas
  • Fideos de chocolate
Para hacer la masa, separamos las yemas y las claras.
Precalentamos el horno a 180º.
Batimos las yemas con la mitad del azúcar hasta que estén espumosas.
Montamos las claras a punto de nieve con el azúcar y lo añadimos a las yemas batidas con mucho cuidado.
Mezclamos la harina con la levadura y lo vamos espolvoreando sobre el bol mientras removemos con una espátula para que se vaya mezclando.
Untamos el molde con mantequilla y espolvoreamos harina por encima, echamos la masa, la repartimos y horneamos 20 minutos.
Pasado ese tiempo, retiramos de horno y dejamos enfriar.
Ponemos en un bol la mantequilla y el chocolate y lo calentamos 3 minutos a 450W en el microondas, haciendo pausas para mezclar el líquido.
Reservamos.
Mezclamos la nata con el azúcar glas y ponemos esta mezcla en el vaso de la batidora o del robot para montarlo.
Cuando esté a punto, lo mezclamos con el chocolate.
Para enrollar el pastel, ponemos la masa sobre un paño (invertido, que la parte más tostada quede boca abajo) y echamos la mitad del relleno en la masa, enrollándola con cuidado que no se nos rompa.
Usamos el resto del relleno para cubrir el pastel y, cuando esté bien cubierto, espolvoreamos por encima los fideos de chocolate.
Guardamos en la nevera hasta el momento de servir.

sábado, 8 de octubre de 2011

Ensalada Hawaii

Esta receta es del libro de una de las Ortega (no recuerdo cuál) sobre ensaladas. Es muy fácil y se pueden aprovechar las sobras de un pollo asado, aunque yo siempre hago una pechuga a tal efecto. Queda muy bien con la piña, el maíz y la vinagreta, y es fresquita. Ya sé que el verano se acabó el otro día, pero la ensalada la hice en agosto, y no la había publicado aún.

La he presentado de muchas formas, pero ésta es la que más me gusta...
Ingredientes:
  • 1 pechuga de pollo
  • 200 gr de piña en trozos (si es de lata, que sea al natural)
  • 200 gr de maíz (puede ser de lata o ultracongelado).
  • aceite de oliva
  • vinagre de jerez
  • mostaza
  • sal
Si el maíz es de lata, lo escurrimos y lo ponemos en la ensaladera; si es ultracongelado, lo cocemos el tiempo que diga el fabricante y lo escurrimos.
Ponemos en la ensaladera la piña en trozos sin líquido.
Pasamos la pechuga por la plancha y troceamos con unas tijeras y la mezclamos con el contenido de la ensaladera.
Hacemos la vinagreta con el aceite, el vinagre, la mostaza y la sal mezclando bien y la echamos sobre la ensalada, mezclamos bien y servimos.

jueves, 6 de octubre de 2011

Fish and chips y fotos del premio de Canal cocina

Nunca había publicado una receta inglesa, y el otro día tuve ganas, ya ves. Aunque sé que no me ha quedado el pescado con tanto rebozado como en un pub (según la receta de la Nintendo DS, hacía falta levadura de cerveza y yo la eché normal y no dejé reposar); además, agregué chips de calabacín, para añadirle verdurita y que no todo fuera un despropósito. En suma: me quité una espinita y estaba bueno, que a eso vamos también...

En Inglaterra ponen unas piezas de pescado enormes y con muchas más patatas que yo, que adopto medidas de austeridad...
Ingredientes (por persona):
  • 2 lomos de bacalao
  • harina
  • levadura
  • 1 huevo
  • 1/2 calabacín
  • 100 gr de patata
  • aceite para freír
Pelamos y cortamos las patatas a la francesa.
Las freímos en aceite caliente, las escurrimos y reservamos.
Mezclamos la harina con la levadura.
En el mismo aceite freímos el calabacín, que habremos lavado, quitado los extremos y cortado en chips.
Escurrimos sobre papel de cocina.
Pasamos el bacalao por la harina, el huevo y la harina y freímos en aceite caliente.
Escurrimos el bacalao y lo servimos con las patatas y el calabacín.

En otro orden de cosas, he aquí el regalo del concurso pepino español. La bolsa de tela, para llevarla a la compra (seguro que se me peta, suelo comprar más de lo que planifico), por lo que me da un poco de repelús esa posibilidad y no la suelo llevar. El libro de Sergio Fernández de cocinamos contigo, ya he visto un par de recetas que me apetecen mucho, para un domingo de come sin remordimientos lo estreno...

Hay que ver qué forma más rocambolesca de conseguir el libro que quería...

martes, 4 de octubre de 2011

Pizza de pesto y calabacín y muestra de productos

En casa no solemos tomar pizza más que en contadas ocasiones, pero a veces me dan ventoleras de vaciar el congelador, y arramblo con todo. Ésta la hice con la última masa de pizza que me quedaba (había otra más, pero se rompió y la tiré sin miramientos). Como pasó con mi otra pizza de calabacín, lo de usar tomate no va en mis esquemas de pizzera. En esta ocasión, saqué la receta de un libro de menúes de Inés Ortega, la hija de la célebre Simone, aunque con algunos cambios a mi conveniencia.

Algo me dice que me he pasado con el grosor de los discos de rulo de cabra...
Ingredientes:
  • 1 masa de pizza congelada
  • 1/2 calabacín
  • 1 rulo de cabra (no se usa entero)
  • un bote de pesto genovés (no se usa entero)
  • aceite de oliva
  • albahaca
Precalentamos el horno a 200º.
Cubrimos la masa con el pesto, dejando el borde sin embarrar para que no se nos desmande la salsa.
Cortamos el medio calabacín en rodajas con la mandolina (para que salgan todas iguales), desechando el extremo.
Colocamos las rodajas sobre la masa de pizza.
Cortamos las rodajas de queso y las vamos poniendo sobre el calabacín, cubriendo la pizza lo más posible.
Echamos aceite de oliva por encima y metemos al horno 20 minutos (15 minutos en la mitad del horno, los últimos de 5 en la parte de arriba, para que se dore).
Extraemos del horno y espolvoreamos con la albahaca antes de servir.

El viernes pasado me llamaron de Maheso para saber si estaría en casa el lunes, que me iban a traer unas muestras. Estupendo. Es la primera vez que me pasa desde que tengo blog. En fin, que ayer me trajeron una neverita con las tres cajas que aquí veis: quesadillas, mussaka y enchiladas.

Mi Barbas es mexicano, a ver qué le parece tanto en presentación como en sabor...

domingo, 2 de octubre de 2011

Espaguetis con ajo, aceite y anchoas y un regalo de Guatemala

Empezamos octubre con una receta romana que ha supuesto una agradable sorpresa, sobre todo porque a veces me quedo sin ideas sobre cómo hacer la pasta. En ésas estaba, cuando recurrí al libro de cocina romana, iba a hacer el plato de aceite, ajo y guindilla, cuando éste llamó mi atención, en italiano y todo: con anchoas, esto tiene que estar que cruje. Y sí, nos ha encantado, sacándonos del sota, caballo y rey en el que a veces incurro cuando a pasta se refiere.

Y ni siquiera es una receta pesada, lo tiene todo, de verdad...
Ingredientes (para 2 personas):
  • 100 gr de espaguetis
  • una lata de anchoas
  • 1 diente de ajo
  • aceite de oliva
  • 1 cucharada de perejil picado
  • pimienta
Hacemos un sofrito con el aceite y en ajo, y, según éste se dore, agregar las anchoas, aplastadas con el tenedor.
Mientras, cocemos la pasta el tiempo que indique el fabricante y la colamos
Añadimos la pimienta al sofrito y salteamos en él la pasta un par de minutos.
Emplatamos y espolvoreamos el perejil picado.

La otra es que mi hermano y mi cuñada volvieron de Guate hace una semana y me trajeron caudal para el blog: un mantel (que me da pena manchar, a qué engañarnos), unas manoplas para no quemarme y recetas de Guate. Está en inglés porque el libro en castellano contiene muchos localismos, y así me sería más fácil encontrar los procedimientos. Ya tengo echado el ojo a un par, pronto en sus pantallas, gastroviaje a Guate.

Las manoplas se usan por el lado verde (no el bordado), porque es el forrado...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...