martes, 20 de marzo de 2012

Albóndigas de granaditas

Vuelvo hoy con la cocina conceptualista, pero no por un personaje, sino por un lugar, la alhóndiga de granaditas, y un acontecimiento histórico que sucedió allí en el siglo XIX. Estamos en Guanajuato, México, 28 de septiembre de 1810, al comienzo de la guerra de independencia. La población se acuarteló en la alhóndiga (que es un granero de 1800); tras varias horas de asedio los atrincherados quisieron rendirse, pero finalmente se tomó la plaza y se ajustició a los allí presentes. Cuenta la leyenda que el Pípila, minero guanajuetense, logró derribar la puerta mediante el fuego con la subsiguiente incursión de las tropas insurgentes y la posterior masacre (pues no otra cosa fue).

¿Cómo se traduce esto en un plato? Lo de la alhóndiga de granaditas está claro: albóndigas con granada, concretamente sus semillitas; como creí que era una fruta muy dulce, pensé que con carne de cerdo iría muy bien, pero después de probarlo creo que una carne mixta (vacuno + cerdo) iría mucho mejor. Las semillitas van tanto en la salsa como en las albóndigas propiamente dichas. Sin embargo, la batalla queda representada en ese brandy flambeado (por el Barbas, está claro, si de mí depende no acabo el plato en la vida) que abre las puertas al sabor y, para terminar, emplatando en pizarra (al fin y al cabo, la minería es uno de los pilares económicos tradicionales de Guanajuato; además, uno de los símbolos de la ciudad es el Pípila con una enorme piedra plana que lo protegió de los tiros de los sitiados). El resultado, amén de la triste historia que albergó este edificio, son unas albóndigas con un punto ligeramente distinto con el que (si osamos el flambeado) seguro que sorprenderemos a más de uno.

Obviamente se puede poner en un plato normal y sin tanta historia detrás...
Ingredientes (para 2 personas):
  • una bandeja de libritos de lomo de cerdo
  • un tarro de granos de granada (o una granada)
  • 1/2 cebolla
  • un cazo (de servir) de brandy
  • un vaso de caldo
  • aceite para freír
  • 2 huevos
  • pan rallado ajo y perejil
  • harina
  • arroz para acompañar

Si usamos una granada, la abrimos y sacamos los granos.
En el robot picamos el lomo de cerdo con 3/4 partes de los granos de granada.
Los mezclamos con el huevo batido y el pan rallado y dejamos macerar.
Formamos las albóndigas con la harina y freímos en una sartén de fondo grueso.
Cuando se doren, las retiramos y reservamos y rehogamos la cebolla picada hasta que se ponga transparente.
Volvemos a poner las albóndigas en la sartén y flambeamos el brandy.

Ponemos el brandy en un cazo de acero y encendemos el fuego pequeño de los fogones para que se vayan calentando el cazo y el brandy que va dentro, hasta que se encienda (es un precioso fuego azul); entonces lo echamos sobre las albóndigas y dejamos que se consuma el brandy en sus propias llamas.
Añadimos el caldo y el resto de granos de granada y dejamos reducir.
Servimos en un plato de pizarra con un poco de arroz blanco.

9 comentarios:

  1. Ja em semblaven sofisticades amb la magrana però després he vist que també anaven flambejades, quin nivell!
    Jo no m'atreveixo molt a flambejar...
    Petons.

    ResponderEliminar
  2. Que original,la verdad es que tiene que ser una experiencia estas albóndigas.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado la entrada de hoy! la historia me ha gustado mucho, y la receta que has hecho con ella...fantástica!
    Nunca se me hubiese ocurrido hacer unas albóndigas así, que seguro deben estar de muerte, viniendo de tí, y las delicias que nos traes...
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  4. buenisimas seguro,las probaria ahora mismo!
    saluditos.

    ResponderEliminar
  5. Podríamos decir que es una reinterpretación de la historia, pero con un óptimo resultado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ese toque de granada me ha matado,como me gustan.Es una apuesta original.

    ResponderEliminar
  7. Que albondigas tan originales, no se me hubiera ocurrido nunca echarles granadas, pero tienen que estar de muerte y además que las granadas tienen infinidad de propiedades ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Maeeeeeeeeeee del amor hermoso que plato mas original ,seguro que con el flambeado tienen que estar de muete siempre que te gusten las granadas como a mi por que en mi casa no se las comerian ni a tiros jis..jis.
    Te han quedado de lujo y seguro que estan de muete relentaaaaaaaaa que pena no poder catarlas ¡.
    Los tallarines con setas y gambas de viciioooooo amos de ese platin ni los restos de salsa te habrian dejao .
    El bocadillo de pato y manzana para el dia del superbocata super original ,otro que me quedo con ganas de catar.
    Los salmonetes con salsa al estragon de lujo ,tienen que ser una delicia.
    Y ese tatin con peras bella Helena espectaculaaaaaaar sin duda esa combinacion de dos fantasticos postres tiene que ser una delicia,me encanta la receta y la presentacion.
    Los callos con garbanzos ideales para componer el cuerpo con el frio que esta haciendo de nuevo esta semana ummmmmmm ricooooooos ricoooos.
    Me marxo a cenar que me tienes babeando con tanta cosa ricaaaa,como siempre las recetas y presentaciones son de 10 points.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...