jueves, 31 de octubre de 2013

Pilau de gambas

Esta receta la saqué del libro de menúes de Gordon Ramsay. Me llamó la atención, aunque estábamos empacando cajas y no me dio tiempo a hacerla antes de la Gran Migración a México. Una vez allí me pareció que me faltaban algunas especias, hasta que se me ocurrió mirar los ingredientes del bote etiquetado como "curry" y vi que las tenía todas, y me lancé a hacer esta especie de paella indostánica en horno. Para alguien tan poco aventurero como yo, he de decir que está muy buena, es fácil y te sales un poco de la norma de los arroces típicos.

En vez del book habitual, sólo hice esta foto. Me encanta cómo quedaron las gambas, que son unos señores gambones.
Ingredientes:
  • 500 ml de caldo de pollo
  • 200 gr de arroz basmati
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • una cebolla morada picada
  • un diente de ajo pelado y picado
  • tomillo
  • curry de bote al gusto (debe contener comino, coriandro y cardamomo, o usar estas especias por separado)
  • 20 gambones pelados

Precalentamos el horno a 200ºC.
Cogemos papel de horno que pueda cubrir una cazuela apta para horno y fogones y, doblándolo, le recortamos un boquete en el centro para que salga el vapor.
Ponemos a hervir el caldo.
En la cazuela calentamos el aceite y sofreímos las especias, las hierbas, la cebolla y el ajo y rehogamos a fuego medio de 2 a 3 minutos.
Añadimos el arroz, salpimentamos y lo tostamos durante un minuto.
Echamos el caldo caliente y disponemos las gambas peladas sobre el arroz en una sola capa.
Cubrimos con el papel vegetal y metemos la cazuela en el horno.
Cocemos durante 10-12 minutos o hasta que el arroz esté tierno y haya absorbido casi todo el líquido.
Reposamos, todavía cubierto con el papel de horno, durante 5 minutos antes de servir.

lunes, 28 de octubre de 2013

Estofado de morcillo

Esta entrada la estoy escribiendo desde el salón del piso que estrenamos el sábado, ¡al fin! Da gusto estar en tu casa, aunque sea tu casa para un rato. Tiene ascensor (cosa rara en París), pero justo el sábado con todos los maletones que traíamos, ¡zas! Uno estaba en obras y el otro se había roto justo esa mañana, por lo que nos tocó hacer toda la mudanza a pie, 5 pisos para arriba, 5 pisos para abajo. Lo bueno es que ya no tengo los brazos blandurrios que traía hace cosa de un mes. Mi gimnasio se llama París :)

Este estofado estupendo lo saqué del ebook de Robin Food: típicamente había sacado algo del congelador (morcillo, por las dudas), y de repente me encontraba sin la receta que yo quería, o me había pillado el toro con la hora, que también me pasa con cierta frecuencia. He cambiado el pimiento rojo por el verde (otra vez la intendencia), pero en general he respetado la receta, y, como buen estofado tremendo, está buenísimo. De un día para otro tiene que estar de saltarse la boina.

Soy muy fan del morcillo. Los estofados no quedan igual con otras carnes.
Ingredientes (para 3 personas):
  • 750 gr de morcillo
  • un pimiento verde
  • cebolla
  • puerro
  • zanahoria
  • ajo
  • un vaso de vino tinto
  • una copita de coñac
  • 3 vasos de caldo
  • harina
  • aceite de oliva
  • sal

Cortamos las verduras en dados.
Cortamos la carne en dados, la enharinamos (yo la meto con una cucharada colmada de harina en un taper, lo cierro, lo agito y se impregna todo regularmente).
Doramos la carne con aceite y retiramos.
En ese aceite y un poco más pochamos las verduras sazonadas durante 10 minutos.
Agregamos la carne y rehogamos 3 minutos.
Vertemos el coñac y reducimos.
Añadimos el vino y cocinamos 10 minutos.
Echamos el caldo, bajamos el fuego, ponemos la tapa de la olla y cocemos a velocidad 2 durante 27 minutos (4 horas si lo hacemos a fuego lento).
Pasado ese tiempo despresurizamos, destapamos, ponemos al punto de sal y servimos.

viernes, 25 de octubre de 2013

Flamenquines Gorgonzola y Argote

Llevo un rato sin platos conceptualistas, o más bien este plato lleva unos meses esperando ver la luz. Está dedicada al poeta cordobés Góngora, y se me ocurrió a partir de una cosa que me comentó Dolorss, del Blog de cuina, y es que ella le llamaba gorgonzola cuando estudiaba, y a partir de ahí empecé a pergeñar un plato que debía tener las siguientes características:

  1. Llevar gorgonzola, para representar al autor Góngora con una licencia sonora.
  2. Debía llevar jamón, por las broncas con Quevedo en las que éste lo despreciaba por su supuesto origen judío (es un poco triste recurrir a eso y no a su obra para diseñar el plato, pero no de algún sitio debía yo tirar... y ríase la gente)
  3. Debía ser un plato cordobés, como el poeta.
Como dice el anuncio del huevo kinder, pero ésas son tres recetas. No, más bien son unos flamenquines con gorgonzola y serrano. Una delicia, vamos. Un poco calórica, pero rica.

Pimiento verde frito y huevo tonto para acompañar.
Ingredientes:
  • jamón serrano
  • queso gorgonzola
  • huevo
  • pan rallado
  • harina
  • aceite para freír

Untamos con gorgonzola las lonchas de jamón serrano.
Las enrollamos y las pasamos por harina, huevo y pan rallado, de manera que queden bien cubiertas.
Freímos en aceite, escurrimos en papel de cocina y servimos.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Ensalada trigarante

La ensalada en origen se llamaba italiana, pero como lleva aguacate, que es más mexicano que italiano, y tomate, que viene de allí también, le cambié el nombre (la bandera mexicana se llamaba la trigarante). Por lo demás, está muy buena. La hice en junio (se me ha acumulado el trabajo), por si ahora os destempláis al verla, y la saqué del ultra-amortizado libro "Verduras en 3 pasos".

En la foto del libro ponía cada color por su cuenta, pero mezclado me gusta más.
Ingredientes:
  • tomates cherry
  • un aguacate
  • albahaca
  • queso blanco (mozzarella, burgo de arias, el que tengáis u os apetezca)
  • sal y pimienta
  • vinagre blanco
  • aceite de oliva

Lavamos los cherries y los cortamos por la mitad.
Cortamos el queso en cubitos.
Pelamos el aguacate, le sacamos el hueso y lo cortamos en gajos.
Mezclamos los ingredientes en los platos, aliñamos con el aceite y el vinagre y espolvoreamos con la albahaca.
Servimos.

lunes, 21 de octubre de 2013

Fattoush

No me entusiasma la cocina de Oriente Medio, por eso esta ensalada fue un sorpresón mayúsculo. Los prejuicios son malos consejeros, especialmente en cocina. Significa algo así como pan húmedo, y por eso sería prima hermana de la Panzanella del reto toscano, pero esta me gustó muchísimo más, quizá porque el pan se queda de una pieza. También es prima de esta ensalada persa, pero con el pan en la ensalada. Y la que más me ha gustado de las tres.

Con todo ese pan además llena.
Ingredientes:
  • zumo de medio limón
  • un tomate grande picado
  • 1/2 pepino en dados
  • albahaca picada
  • perejil picado
  • pan de pita
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • olivas negras
  • pimiento verde picado

Mezclamos el zumo con las verduras picadas y las hierbas y lo rociamos con aceite de oliva.
Doramos el pan de pita y lo cortamos en cuadritos y lo regamos con aceite de oliva.
Mezclamos, salpimentamos y servimos.

viernes, 18 de octubre de 2013

Huevos rotos con trigueros y patatas

La verdad, hasta que no lo vi en el blog de mi querida María Alonso Rebañar hasta acabar no se me ocurrió que pudiera hacer huevos rotos en casa. No me acuerdo para qué compré los ingredientes de esta receta, pero se me antojó otra cosa. Eso pasa, a mí me pasa con cierta frecuencia. En vez de resistirme prefiero dejarme llevar y seguir hacia delante, en este caso con este plato tan de bar español.

Esenciales el pan y la buena compañía.
Ingredientes (para 2 personas):
  • Patata
  • Espárragos
  • 3 huevos
  • aceite para freír
  • Cebolla

Cortamos las papas en trozos regulares y las freímos para tortilla con la cebolla cortada en trozos durante 6 minutos.
Rehogamos los espárragos (sin la parte dura) hasta que se doren.
Con parte del aceite de las patatas freímos los huevos.
Ponemos los espárragos al fondo del plato con cristales de sal pulverizadas por encima.
Encima ponemos las patatas con la cebolla escurridas en papel de cocina.
Ponemos los huevos fritos encima y cortamos las yemas con un cuchillo.

martes, 15 de octubre de 2013

Ad calendas toscanas octubre 2013: salmonetes a la livornesa

Las vueltas que da la vida: cuando me fui a México, pensaba, en esas tonterías que se te ocurren, a ver cómo hacía yo el reto en octubre, si allí no hay salmonetes. Pero el mundo da sus vueltas, y aquí estoy, en París, a día 15, con una nueva entrada del reto toscano.

Ya lo dije en la entrada de abril, que Livorno es el puerto de mar de la Toscana, habida cuenta que las dos recetas con pescado y frutti di mare vienen de allí.

Los salmonetes son muy delicados, se rompen con mirarlos (en la sartén), tienen un mar de espinas y si son pequeños están más ricos, no se puede tener todo, aunque los míos malos no estaban, desde luego. Es una receta fácil con resultado poco fotogénico. Influye que se me olvidó pedirle al pescadero que lo limpiara y tuve que hacerlo yo, que sé, pero es una actividad que no me encanta. Por el camino no sé si quedaron muy deteriorados...

Lo salmonetes, doraditos en la sartén, me parecen irresistibles.
Ingredientes (por persona):
  • 2 salmonetes
  • un diente de ajo
  • perejil plano
  • un tomate
  • aceite de oliva

En una sartén con un poco de aceite de oliva doramos el ajo picado con el perejil.
Añadimos el tomate picado y rehogamos 5 minutos.
Agregamos los salmonetes limpios y salpimentados y dejamos cocer 20 minutos sin dar la vuelta para que no se deshagan.
Al terminar de cocer ponemos un poco más de perejil y servimos.

viernes, 11 de octubre de 2013

Lentejas con tocino

Lo mío con las lentejas viene de antiguo, siempre me han chiflado, para horror de mi hermano, que hoy ve con satisfacción cómo su hijo repite el mismo esquema y con 3 años escasos se puede poner tibio (a mí me entra orgullo de tía, está claro). Todas las recetas que pruebo me gustan, y aunque me gusta más el rollo puchero, en ensalada tienen su tela también. Hoy es casi receta con sobras en olla exprés, de otro de aquellos cuadernillos. Me hubieran gustado más caldosas, pero bueno...

Las lentejas tienen que venir con patata o qué es esto...
Ingredientes:
  • 125 gr de lentejas por persona
  • panceta ahumada en tacos
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • vinagre
  • 2 tazas de agua o caldo
  • patata

Cocemos en la olla rápida las lentejas con el caldo y la patata en cubos durante 6 minutos (desde que echa el vapor) y despresurizamos.
En una sartén doramos el tocino troceado, agregamos a las lentejas y damos un hervor con la olla destapada.
Probamos y rectificamos de sal y servimos con vinagre.

lunes, 7 de octubre de 2013

Costillas al horno con manzana y beicon ahumado

Con la semana recomienza la búsqueda. Sin embargo, este finde hemos pateado como descosidos, y como aquí guarreo menos chucherías, yo creo que a la vuelta alguna mejora física notaré. Incluso estoy adquiriendo ciertas costumbres locales como morirme de sueño a las 11 de la noche. ¿Será que ya soy europea de verdad?

Ayer estuvimos en una librería, que, como diría una canción italiana, es el pericollo numero uno. Aunque la compañía aérea pone el límite de peso, mi voluntad es frágil, va a ser difícil irme sin medio gastroParís en la maleta...

Esta receta, si os gusta roer hueso, os va a encantar. Es una mezcla de sabores deliciosa, la saqué de uno de aquellos cuadernillos de mi madre de los que he hablado alguna vez, pero la versioné a conveniencia, y mi versión se hace en el horno, que es más sano (a pesar de la tocinada que lleva) y fácil.

Con el azúcar de la manzana se carameliza.
Ingredientes:
  • 3 costillas de cerdo por persona
  • una manzana verde
  • tocino ahumado en lonchas
  • sal y pimienta

En una fuente de horno se colocan las lonchas de tocino y encima las manzanas.
Se colocan las costillas y horneamos a 200ºC hasta que estén doradas; les damos la vuelta y les damos la operación.
Servimos.

viernes, 4 de octubre de 2013

Risotto milanesa

Ya estoy en París, a la caza de un piso amueblado. Me acuerdo de cómo se pitorreó la gente cuando aquella ministra dijo aquéllo de los pisos de 30 metros. Aquí los quisiera yo ver. Tras mucho discutir con el Barbas, prácticamente busco que tenga una cocina mínima (horno, 2 hornillas y micro + frigo, y para una bloguera basta y sobra; si tiene conge mejor, porque habrá operación congelador en este caso también), y a ver si lo consigo. Hemos visto uno (por internet, de momento) que nos ha encantado, a ver si tenemos suerte, cruzad los dedos...

Ya en lo culinario, me gustan los risottos como pocas cosas en esta vida. Ésta es, probablemente, la variante más famosa, pero todas son deliciosas. Es fácil, sólo requiere estarse sus buenos 18 minutos dándole vueltas al tema, para que se absorba el líquido y se suelte el almidón. Pero a mí me vale, no es un esfuerzo. Ojalá todo saliera tan bien con tan poco. La idea la saqué del verduras en 3 pasos, pero la hice con mis propios vicios.

Arroz cremoso al dente. Aunque a veces hago concesiones y lo hago más blandurrio...
Ingredientes:
  • cebolla
  • mantequilla
  • aceite de oliva
  • azafrán en hebras
  • 100 gr de arroz para risotto (carnaroli, arborio o bomba son los que mejor van)
  • 250 ml de caldo de pollo
  • vino blanco
  • sal y pimienta
  • parmesano rallado

Calentamos el caldo y echamos el azafrán para que tome color.
Picamos la cebolla finamente y la rehogamos hasta que transparente en una cazuela de fondo grueso con la mantequilla y el aceite.
Echamos el arroz y damos unas vueltas.
Echamos vino para que justo cubra el arroz y damos unas vueltas hasta que se absorba el líquido.
Echamos parte del caldo y repetimos la operación hasta que se absorba.
Volvemos a echar caldo y seguimos dando vueltas (yo suelo cocer con caldo de 16 a 18 minutos, probando el punto al dente que me gusta en el arroz).
Cuando casi esté a punto, echamos el queso y movemos para que se quede cremoso.
Servimos al momento, a ser posible con un poco de pimienta para acentuar el sabor.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...