viernes, 29 de noviembre de 2013

Crema de lechuga con emmental en microondas

Esta crema me ha dejado muy contenta, porque a partir de mi experiencia con el micro la he creado de principio a fin, vagamente inspirada por una crema que tengo ya, aunque en mi opinión mejorada. Se puede hacer en la olla si preferís, pero que sepáis que en el micro se puede. Ya empiezo a darle vida al juguete de marras y es razonablemente rápido.

Elegí de guarnición la cebolla morada, que ya me había dado buen resultado, pero yo creo que irían bien torreznos o picatostes.
Ingredientes (por persona):
  • 1/4 de cebolla
  • 1/8 de cebolla morada
  • una patata pequeña
  • una cucharada sopera de mantequilla sin sal
  • las hojas exteriores de una lechuga
  • 500 ml de agua o caldo de verduras
  • dos puñados de queso emental rallado (iría mejor en polvo que en rapé para triturarlo luego)
  • un poco de aceite de cocinar
  • un chorreón de buen aceite de oliva

Cortamos en taquitos la cebolla y la patata.
En un cuenco derretimos la mantequilla 45 segundos a 900W.
Echamos la cebolla y rehogamos de 30 segundos a un minuto, mezclando bien con una cuchara.
Añadimos la patata en cubitos, mezclamos y cocemos otro minuto.
Añadimos la lechuga, que habremos cortado con la mano, y cubrimos con el caldo.
Cocemos durante 5 minutos a 900W.
Añadimos el queso y cocemos otro minuto.
Echamos el contenido sólido en el robot y un cazo del caldo y lo trituramos a conciencia con la batidora.
Si queremos que esté más fino, lo pasamos por el chino (yo no lo he hecho).
Cocemos un minuto más y servimos en los platos que vayamos a usar.
En un plato ponemos un par de cucharadas del aceite de cocinar y calentamos 10 segundos a 900W.
Echamos la cebolla morada cortada en taquitos y ponemos en el microondas 30 segundos.
Echamos la cebolla en la crema de lechuga, decoramos con un chorro de un buen aceite y servimos.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Fondue de camembert con bayas en microondas y mi AIG

Aquí os traigo una de las primeras recetas con microondas. El primer shock al llegar al piso es que el horno no era exactamente un horno, sino un microondas con prestaciones añadidas. Al principio torcí el gesto, no os voy a engañar, pero luego pensé en aprender a usar el micro y probar nuevas recetas. El horno ha resultado tener la función de convección, por lo que, en cierto sentido, tengo horno, pero pienso usar la función de microondas para aprender nuevas recetas y nuevas formas de conseguirlas.

Por ejemplo, con esta fondue, totalmente hecha en micro. Seguramente se pueda hacer en horno con un delicioso resultado, pero hoy vamos a hacerla en micro y servirla con un rico pan francés al lado. Es fácil y rápida. La saqué del programa "El microondas" de Canal Cocina y, típicamente, le puse mi toque.

El pan está arriba a la izquierda.
Si lo queréis hacer en horno convencional, unos 15 minutos a 200º pueden bastar.
Ingredientes:
  • 1 queso camembert entero
  • un puñado de almendras laminadas
  • un puñado de bayas al gusto

Tostamos las almendras en un plato durante 2 minutos al 100%.
Quitamos la capa superior del queso y metemos las bayas en él.
Metemos al micro al 100% durante 2 minutos o hasta que se funda.
Sacamos y espolvoreamos con las almendras laminadas.
Servimos con el pan para mojar.

Un delantal y una manopla -que me vienen de lujo en esta cocina a medio hacer- unos moldes que se me antojan muy caribeños, una preciosa cuchara de servir pasta lunga y dos libros: un clásico entre los clásicos -que nunca se termina de descubrir y que siempre viene bien-, las 1080 recetas de Simone Ortega y un libro de cocina cubana que abrirá nuestros paladares a la cocina de la mayor de las Antillas.

Respecto a mi AIG, creí que este año no llegaba. Menudo periplo. Pero doy las gracias a Lulú, de Lulu's kitchen y a Jess, la organizadora, creo que hemos formado un buen equipo y conseguido que llegara. Confieso que no lo puse fácil. Ansiosa de participar, di la dirección de mi primo, donde llegamos a París al principio, y luego nos mudamos a donde estamos ahora, un poco más al norte. Claro, si yo les doy la dirección anterior, lo mandan a la dirección anterior. Tampoco tienen una bola de cristal.

Hace dos jueves me escribe Jess: que no me han podido encontrar en la dirección. Doy la nueva y mi móvil y espero, ansiosa, la llegada. Pero pasa una semana. ¿Para eso tanta prisa? Escribo a Jess, que escribe a Lulú (yo todavía no conozco su identidad), que llama a Fedex, le dicen un teléfono y el número de pedido, se lo manda a Jess y me lo manda a mí. Llamo. Para mi alivio -porque en ese momento mi escaso francés decide esconderse en un lugar por determinar- hablan inglés, y ahí les pregunto qué onda con mi paquete. Les doy mi móvil y la dirección nueva. Pero miro su web y flipo, porque según vieron que no estaba mandaron el paquete a algún lugar del aeropuerto y ahí se queda, si no llego a llamar se pudre en el aeropuerto. Y todavía dicen que la clienta ha perdido derecho a reembolso, un poco papones éstos de fedex.

El martes miro la web -no quería mirar por si decían quién era ella, pero la curiosidad me pudo; no dicen quién es el remitente, para dejar la I de AIG como incógnita- y vi que lo habían vuelto a sacar del aeropuerto y que -lo importante- ya estaba en el camión de reparto. Y yo, como los niños chicos cuando sonaba el ascensor. Finalmente suena la puerta, abro, y ahí está, Lulú se lo ha currado, me ha traído algo de sus dos países, Cuba y España y un atisbo de sus dotes reposteras -porque hace unas cositas de flipar-. Me han gustado mucho, son fáciles de transportar entre dos continentes y encima queda bien en las fotos ;).

lunes, 25 de noviembre de 2013

Rollitos de berenjena con feta y tomate

Del libro de cocina bistrotera de la entrada anterior, esta cena ligera y llena de sabor del mediterráneo. La verdad, tras varios meses con sucedáneo de feta fue un agradable encuentro con esta delicia griega. El original es con tomates secos, pero yo soy muy farruca y los usé frescos.

Comida rápida, tanto para hacer como para degustar.
Ingredientes:
  • una berenjena
  • aceite de oliva
  • una hojas de rúcula
  • tomates cherry
  • feta

Lavamos la berenjena y la cortamos en tiras lo más finas posibles.
Las asamos sobre el grill o en el horno con un poco de aceite untado en cada loncha (yo lo asé a 200º en el horno).
Las colocamos sobre una fuente.
Colocamos la rúcula lavada y escurrida sobre cada loncha de berenjena.
Agregamos los tomates en mitades y el feta desmigado.
Enrollamos las rebanadas de berenjena, aliñamos con el aceite y pimentamos.
Servimos.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Kulibiac de salmón y espinacas

Ayer este blog cumplió cuatro años de vida. Este año, con tanta ida y venida, lo he disfrutado de una manera nueva, volviendo a paladear las recetas que ya había hecho, de manera menos obsesiva y disfrutándolo. Aprendiendo los secretos de la intendencia en distintos sitios y viendo recetitas de otros cocinillas que también inspiran y enseñan cosas. En lo culinario ha sido un buen año -y con unos cuantos juguetitos nuevos que me esperan en México-. De momento empezamos este año 4 en París, donde estoy aprendiendo algunas cosillas que irán saliendo -como cocinar en microondas o las mil masas saladas horneadas-.

Ya metidos en faena, finalmente me compré aquel libro de cocina de bistrot del que hablé hace unas cuantas semanas. Y ya por esta receta valió la pena, porque me ha encantado, vale para comer en frío o en caliente y es muy fácil. Gordon Ramsay tiene una versión más currada (que intentaré hacer un día), pero vamos, para ir rápido, con ésta se triunfa. Lo de kulibiac no sé de dónde lo han sacado, pero bueno, si no os gusta, le llamáis hojaldre, y punto pelota. Ahora, atentos, que llega lo bueno:

El hojaldre sacado del horno en toda su majestad.
Ingredientes:
  • una plancha de hojaldre
  • espinacas (según el libro, un kilo, pero las que tengáis)
  • un lomo de salmón
  • aceite de oliva (mantequilla en el original)
  • un huevo
Y sí, este año me he propuesto poner en cada foto lo que es, para facilitarme a mí la labor para empezar...

Quitamos la piel al salmón (si la trae) y las espinas.
Extendemos el hojaldre y colocamos el salmón en medio, centradito.
Rehogamos las espinacas en aceite (en el original con mantequilla) durante unos 10 minutos y las colocamos sobre el salmón.
Cerramos el hojaldre y lo pintamos con el huevo.
Horneamos 30 minutos en el horno precalentado a 180º.
Servimos caliente (a sabiendas de que frío también está de muerte).

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Lasaña vegetal

Con la pasta que me sobró de la lasaña de gambas -y que guardé en la nevera en un tuper con agua- hice esta lasaña con las verduras ultracongeladas que me quedaban, justo antes de venir a París -de hecho, el señor Barbas ya se había venido-. Así, tras hacer unos trámites en la oficina de migración, me puse manos a la obra y terminé la operación congelador, más pequeña que otras veces. Es una receta muy fácil, y como siempre la pasta de arriba se me cuarteó un poco, aunque menos, porque el queso en lonchas lo impidió.

Este año he hecho varias lasañas, y debo decir que la que menos me apetece es la boloñesa...
Ingredientes:
  • Pasta para lasaña
  • queso en lonchas (el que más nos guste, pero que gratine bien)
  • verduras ultracongeladas al gusto (en mi caso, judía verde y guisante)

Precalentamos el horno a tope en modo gril.
Hacemos la pasta el tiempo que indique el fabricante (en mi caso, la escurrimos).
En un wok con un poco de aceite rehogamos la verdura ultracongelada y reservamos.
Escurrimos la pasta.
Cubrimos el fondo de un molde engrasado con la pasta, ponemos dos lonchas de queso y parte de la verdura.
Repetimos la operación hasta terminar con una capa de pasta y otra de queso.
Gratinamos y servimos.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Tortilla de maíz

Este título llamaría a engaño en sitios como México o Guatemala, donde una tortilla de maíz es un pan plano hecho con maíz y frito en comal (aquí tenéis la entrada del Cordon Bleu donde explico cómo hacerlas). Así que, si eres mexicano o centroamericano, puedes pensar en un omelette de elote, con un excedente de este último que tenía en el conge, y se me ocurrió darle salida de esta forma en un plato completo y resultón. Aunque en México son de cuajar más el huevo que una servidora, pero bueno, eso va en gustos.

Los granos de maíz son tímidos y no querían salir en la foto, pero nada que una tortilla poco cuajada no pueda lograr.
Ingredientes:
  • 2 huevos por persona
  • maíz en grano congelado o en lata
  • aceite para cuajar la tortilla

Si el maíz es de lata, lo escurrimos; si es congelado, seguimos las instrucciones del fabricante y lo escurrimos.
Batimos los huevos y los mezclamos con los granos de maíz.
En una sartén antiadherente cuajamos la tortilla al punto que nos guste y servimos.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Ad calendas toscanas Noviembre 2013. Minestra di farro

El título miente, no es farro, porque no es espelta, sino grano de trigo. Una de las características de este reto ha sido ir encontrando los ingredientes (salvia en España, marisco en México) o sustituyéndolos por otros de similares características. Con tanta mudanza, micro o macro, debía añadir al hecho de que no estaba habituada a algunas cosas de Italia, que tampoco lo estaba a otras del sitio donde estaba (salvo en el caso de España, que me la sé un poco mejor). Pero creo que, salvo que nos pongamos puristas, lo he logrado casi del todo, y he traído un platazo de alubias (la otra, que he cambiado pintas por blancas por motivos de intendencia y he puesto algunas verduras distintas de las que indica el calendario) con trigo que estaba muy bueno, a ver si os gusta el último plato salado del reto toscano.

Las legumbres tienen muy mala prensa y no son tan pesadas como dicta su leyenda.
Ingredientes:
  • 2 puñados de alubias blancas
  • 2 puñados de trigo en grano
  • un tomate
  • salsa de tomate
  • 2 dientes de ajo
  • hierbas
  • panceta
  • zanahoria
  • puerro
  • cebolla
  • apio
  • apionabo
  • perejil
  • aceite de oliva
  • agua o caldo

La noche anterior ponemos las judías a remojar en agua fría.
Por la mañana ponemos a hervir las judías en agua fría y, cuando rompa a hervir, las escurrimos y repetimos la operación una vez (las asustamos).
Ya debidamente asustadas, ponemos las judías en agua fría con un tomate picado y un diente de ajo picado y cocemos hora y media (no pongo tiempos de olla exprés porque aquí no tengo y lo he hecho todo en plan artesanal).
En una cazuela grande rehogamos con un poco de aceite la panceta con el otro diente de ajo picado y añadimos las hierbas.
Cuando cambie de color, agregamos todas las verduras troceadas y la salsa de tomate, damos unas vueltas y cubrimos con el caldo.
Cocemos media hora y agregamos el contenido de la cazuela de las judías.
Cocemos otra media hora.
Agregamos el trigo y herviríamos el tiempo que indica el fabricante (este paso y los sucesivos yo los dejé para la noche).
Servimos en los platos y adornamos con perejil picado y un chorro de un buen aceite de oliva.

Si se hace con espelta, hay que remojarla en frío 4 horas antes de usarla y cocerla 20 minutos, no sólo 10.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Lasaña de gambas al pesto

Me salen mal las lasañas y la capa de arriba siempre me queda dura y más tiesa que la mojama. La primera vez me llevé un disgusto morrocotudo, la siguiente me resigné, y en ésas he tirado el resto de veces. Nunca he sido lasañera, la verdad, por lo que tampoco me voy a pasar el resto de mi existencia intentando mejorar esto. Normalmente cambiaría la pasta de lasaña por otra, pero compré un paquete y tenía que sacarlo, y qué mejor que una operación congelador. En esta ocasión me pasé con la pasta, así que la guardé en un taper con agua para otra entrada, digo para otro plato. Respecto a las gambas con pesto, habrá quien rechiste por poner marisco con una salsa con queso, que al parecer en dieta mediterránea es un tabú mayúsculo. Pero yo pensé que era una mezcla interesante, y seguí mi instinto, y queda interesante, eso por decir lo menos. Que los puristas coman lo que les plazca, a mí esta mezcla me gusta...

De frente y de perfil se ve un poco lo caótica que quedó, pero no lo buena que estaba.
Ingredientes:
  • placas de lasaña
  • gambones pelados
  • un bote de pesto
  • ajo picado
  • aceite de oliva
  • queso rallado

Preparamos la pasta como diga el fabricante y la dejamos reposar.
Rehogamos las gambas con el aceite de oliva y un poco de ajo hasta que cambien de color.
Mezclamos las gambas con el pesto a conciencia.
Alternamos en una fuente de horno una capa de pasta y la mezcla de pesto y gambas, terminando con una capa de pasta.
Cubrimos con queso rallado y gratinamos hasta que se dore.
Servimos.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Conejo al horno con berenjena y calabacín

Ya estamos con la operación congelador de las cosas que quedaban en México antes de venirnos. Habíamos comprado conejo, que allí no te creas que se consigue ni demasiado joven ni demasiado barato. Éste era de unos granjeros asturianos o algo así afincados allá, y según me dijeron los que lo comieron, estaba bastante bueno. La receta la saqué del libro de Gordon Ramsay (que usa dos cazuelas, una normal y otra para horno) y la original es con pollo, así que si os apetece pero no queréis conejo, en esta ocasión el cambio pollo/conejo está más que justificado. Con lo que venía en la bandeja (menos la cabeza) comieron tres.

Queda bastante jugosito, ¿no?
Ingredientes:
  • una berenjena
  • sal y pimienta
  • un conejo en cuartos u octavos
  • 2 escalonias
  • 2 dientes de ajo
  • tomillo
  • romero
  • 2 calabacines
  • un vaso de vino blanco
  • pulpa de tomate

Salamos la berenjena en rodajas y colocamos sobre un colador para que suelte el amargor; pasada media hora, la pasamos por agua fría y la secamos, y lista para usarse.
Precalentamos el horno a 190ºC.
En una cazuela que pueda ir al horno echamos dos cucharadas de aceite y rehogamos el conejo salpimentado 4 minutos por un lado y 3 por el otro.
Reservamos el conejo y en ese aceite echamos las escalonias y el ajo picados, la berenjena y un un poco de romero y tomillo.
Cocemos 5 minutos, hasta que las escalonias estén traslúcidas y blandas y la berenjena empiece a ablandarse.
Añadimos los calabacines y el vino y cocemos hasta que se reduzca a la mitad.
Echamos la pulpa de tomate, mezclamos bien, ponemos el conejo de vuelta en la cazuela y metemos al horno.
Horneamos de 5 a 10 minutos, según el tamaño del conejo, y dejamos reposar 5 minutos antes de servir.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Crepes de espárrago gratinados

Esta receta la saqué de una revista caprabo de primavera y la hice en verano. Por esa lógica tan mía la publico en otoño.

Se puede hacer en modo falsarius chef con obleas de crepes compradas (aunque sólo las he visto en Francia, seguro que las venden en más sitios), espárragos verdes de bote y el consabido queso. A mí para gratinar me gusta más el filato emental, no sé por qué usé queso en lonchas, supongo que el entorno sabanil me inspiró.

La masa la hice a partir de la publicada en LCB, que voy a poner en la entrada, claro. Para esta ocasión me he dado cuenta de que haciendo crepes la prisa es mala consejera. ¿Que se te hace un siete al darle la vuelta? Se le añade un poco más de masa y muuuucha paciencia para que todo esté en su sitio. Como bretones de toda la vida, vamos.

Los espárragos están más ricos si los pasamos por la plancha en vez de hervirlos, así es como nos gustan en casa, conservan todo el sabor (con la mejora del doradito) y se quedan derechos como velas.

En los extremos de la foto se nota la crep...
Ingredientes (para 2 personas):
  • 8 espárragos verdes gorditos
  • queso emental en lonchas
  • Para las crepes (salen 4 en una crepera de 24 cm de diámetro):
  • 125 gr de harina normal
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 huevos batidos
  • 300 ml de leche
  • mantequilla (para hacer cada crêpe)

Hacemos la masa mezclando los ingredientes con la minipimer y dejamos reposar una media hora.
Engrasamos la crepera con mantequilla y hacemos la crep por los dos lados; la sacamos a un plato.
Repetimos el paso anterior hasta que se nos acabe la masa.
Dejamos reposar las crepes y mientras so asamos en otra sartén los espárragos (sin la parte dura) hasta que se doren.
Precalentamos el horno (modo gratinar) a 200ºC.
Enrollamos los espárragos de dos en dos en los crepes y los ponemos en una fuente de horno.
Cubrimos con el queso y lo metemos en el horno.
Sacamos cuando se haya dorado el queso y servimos.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Brownie de M&M's

Este postre lo llevé a una comida familiar. Tenía un montón de m&m's para hacer la tarta kitkat, pero nunca llegué a hacerla, siempre me daba pereza. Finalmente tiré por el camino de en medio y resolví hacer un brownie con los m&m's, a ver qué tal. Tenía de tres tipos: los de chocolate, los de cacahuete y unos rellenos de galleta salada que prometían mucho. La receta la saqué de aquí, pero alteré las raciones y el tiempo de cocción. En el link tenéis las medidas originales y yo os voy a dar las mías.

Al comer se nota el m&m, en la foto sólo en la parte de abajo.
Ingredientes:
  • una taza + 1/3 de harina
  • una cucharada sopera de bicarbonato (o royal)
  • 1/2 cucharada sopera de sal
  • una tableta hershey (150 gr) de chocolate de repostería
  • 125 gr de mantequilla sin sal
  • una taza de azúcar
  • 1/3 de taza de azúcar glas (se me acabó de la otra, por eso eché ésta en menor cantidad, porque endulza más)
  • 4 huevos grandes
  • 2 cucharadas de extracto líquido de vainilla (siempre echo de más, y no voluntariamente)
  • 1/2 taza de cada tipo de M&M
No me quedan con acabado pastelero, pero fueron irresistibles. Yo me quedé con los bordes para picotear entre semana.

Por un lado, mezclamos la harina, el royal, la sal y el azúcar.
Por otro, en modo descongelación y en intervalos de 45 segundos (para que no se quemen), derretimos en el microondas la mantequilla y el chocolate y mezclamos bien.
Añadimos la vainilla al chocolate, una vez bien mezclado.
Echamos los huevos al bol de la harina y mezclamos bien con las varillas.
Agregamos el chocolate y volvemos a mezclar bien.
Echamos los m&m's y realizamos la última mezcla.
Precalentamos el horno de convección (quiero aprender a usarlo, con motivo de la boda hay dos hornos de Su) a 175ºC.
Forramos un molde de silicona con papel de horno y con una espátula repartimos el contenido del bol.
Cocemos una hora (menos tiempo salía el palillo sucio, y más empieza a oler a quemado), lo sacamos, dejamos enfriar y desmoldamos.
Cortamos un centímetro por cada lado (para intentar regularizar) y luego cortamos en cuadritos y servimos.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Molde de salmón con alga wakame

La receta de hoy se la robé al reto algas de Palmira, de Come conmigo, el blog de Palmira, que os recomiendo que visiteis, porque tiene unas cositas de quitar el hipo, no me extraña que este año enhebre un concurso con otro. Fui su AIG el año pasado, y aunque en general nuestra dieta es un poco distinta -yo soy más carnívora y me gusta el queso, por ejemplo-, había probado el alga wakame y me encanta el salmón, por lo que vi otra manera de cocinar con wakame y pensé: ésta es la mía, ésta la pruebo. Lástima que mi comprensión lectora y las prisas que a veces meto a las cosas hicieran que se me olvidara el limón en el molde. Para compensarlo, hice un aliño Lennon & McCartney (limón y buen aceite de oliva), y aunque no es exactamente lo mismo, queda rico, lleno de sabor y muy sano. Y aunque ella lo hace como molde de verano (consumir frío), yo creo que no esperamos a que se enfriara del todo e igual nos gustó.

Con el aliño una vez saqué el molde de la silicona...
Ingredientes:
  • 350g de salmón fresco (sin pieles ni espinas)
  • 1 cebolleta pequeña
  • 1CS* de algas wakame
  • 1 huevo
  • Aceite de oliva para untar el molde, si no es de silicona
  • Sal, pimienta
  • limón y aceite de oliva para emplatar
Cuando compro patatas ultracongeladas me entra un poco de complejo de culpa y hago lo posible por darles salida.

Precalentamos el horno a 200º.
Hidratamos el alga según instrucciones del fabricante.
En el robot trituramos la cebolleta, el salmón y el alga rehidratada y lo mezclamos con el huevo batido y ajustamos de sal y pimienta.
Untamos un molde de silicona de aceite y echamos la masa en él.
Horneamos al baño maría el molde tapado (si no tuviera tapa, usamos papel de aluminio) y dejamos templar antes de servir.
Hacemos un aliño con aceite, zumo de limón y sal y servimos con la guarnición que hayamos elegido (en mi caso, papas fritas).

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...