jueves, 17 de julio de 2014

Prizza Margarita

Otra receta del curso aquél de italiano, esta vez cómo hacer una pizza de masa rápida. Es bastante verosímil esta pizza, aunque no tenga ese aroma a levadura tan rico... porque se hace con bicarbonato. Así nos ahorramos una hora de levado, es el equivalente a comprar masas congeladas de pizza, con la ventaja de que nosotros echamos los ingredientes que queremos, siempre será más sano. El nombre de la receta es, obviamente, un juego de palabras entre prisa y pizza.

Esta pizza es el segundo intento. El primero no me salió según las directrices del Cordon Bleu (intenté usar las mismas cantidades, pero como no hay levado, de entrada no basta con la cantidad de masa utilizada, así que la doblé y nos salía la masa por las orejas). Aunque reduje la cantidad de sal, la cucharada que recomienda esta mujer es demasiado, no sé si por el bicarbonato o por qué, que la sal no se distribuye igual, yo recomendaría un pellizco y nada más. En cuanto al tiempo (20 minutos prorrogable a 25 si la masa no suena a hueco al sacarla), y la temperatura sí la hice como las pizzas cordonbleras, aunque la del curso recomienda 200º si la queremos muy esponjosa y 300 si la queremos muy tostada. Eso ya es ir jugando a lo que nos gusta, dentro de las limitaciones del horno de cada cual, que en mi caso son muchas.

Ingredientes (para 2 personas):
  • salsa de tomate
  • un paquete de mozzarella
  • orégano picado
  • Para la masa:
  • 250 g harina
  • 1 cucharadas de postre de bicarbonato o impulsor royal
  • 215 ml de agua tibia
  • un pellizco de sal
  • una cucharada de aceite de oliva

Precalentamos el horno a 220ºC.
En un bol mezclamos los ingredientes secos de la masa, añadimos los húmedos (agua y aceite) y mezclamos con una cuchara (o, si tenemos amasadora, mezclamos todo en la amasadora).
Disponemos la masa extendida en la plancha que vayamos a usar, intentando que quede igual de gruesa por todas partes (si enharinamos el molde o placa, que sea también de forma equilibrada, o nos encontraremos los mazacotes de harina al comer la pizza).
Repartimos el tomate por la masa dejando un centímetro alrededor de la pizza.
Distribuimos la mozzarella.
Espolvoreamos orégano y metemos la fuente en el horno.
Horneamos 20 minutos a 220ºC.
La sacamos y tanteamos el borde con los dedos; si suena hueco, servimos; si todavía se nota blandito, horneamos 5 minutos más a la misma temperatura.

8 comentarios:

  1. a mi me chiflan las pizzas, y asi con masa casera ¡¡que buena!!

    ResponderEliminar
  2. Voy a intentar ponerme al día contigo pues creo que me he perdido algo. Me llevo tus estupendas lecciones sobre la elaboración de esta "prizza", muy agradecida me quedo a seguirte. Besossssss.

    ResponderEliminar
  3. Tiene un aspecto muy bueno, con toda esa salsa.

    ResponderEliminar
  4. te quedo estupenda reina!! es una de las que mas gusta en casa, huy al verla me entro un hambre que no veas, me comeria de buena gana un trocito jeje...Besss

    ResponderEliminar
  5. La masa parece crujiente, aunque creo que una cucharada de sal es algo exagerado, con un pellizco como has puesto es suficiente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Estupenda para la cena del viernes, mis hijas no dejan ni miga de esta pizza.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  7. Que buena pinta, seguro que no quedó ni las migas.Bssss querida amiga

    ResponderEliminar
  8. Pues resulta que así me gustan las pizzas a mí, con pocos ingredientes y los que les has puesto además son de los mejores, así que me invito a comer.
    Bss

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...