sábado, 18 de octubre de 2014

Milanesa con pasta (Schnitzel mit nudeln)

Francia me parece un país la mar de equilibrado, con una cocina dulce y una salada de quitar el hipo de cualquiera. Italia y España, si bien se basan en cocina más tradicional, tienen cierto equilibrio entre la cosa dulce y la salada, y comer mal en cualquiera de los tres países puede llegar a tener mucho mérito.

Sin embargo, en Austria son dioses de la pastelería. Sus konditorei me parecen la mismísima entrada al paraíso; al terrenal y al otro. Ingredientes tremendos y presentaciones lujuriantes. Tartas como la sacher que son un capítulo en la historia de la cocina por sí mismas. Pero en salado no despuntan. El plato nacional es éste que os traigo hoy. Nacional porque te lo ponen en cualquier parte. En la canción "My favourite things" de Sonrisas y lágrimas (que estoy convencida de que está subvencionada por el ministerio austriaco de turismo), una de las cosas que hacen feliz a la fraulein es el schnitzel with noodels, y la baronesa admite que come muchos cuando está en casa del capitán.

Creo que al Barbas no le quitan el sueño, pero a mí me encantan las milanesas, los schnitzel, llamadlos como queráis. No para comerlos a diario, pero de vez en cuando están muy buenos. Son típicos de cerdo, pero con ternera o pollo también triunfas. He metido un par de trucos del Cordon Bleu que suelo usar en mis empanados, sobre todo si los hago con un poco de tiempo.

Ingredientes (para 2 personas):
  • 2 filetes de ternera (no hace falta que sean los mejores de la tienda)
  • harina
  • huevo
  • queso rallado
  • pan rallado ajo y perejil
  • pasta larga (en este caso tallarines)
  • ajo picado
  • perejil picado
  • mantequilla
  • aceite para freír
  • aceite de oliva

Si los filetes son gruesos o imperfectos, los aplanamos hasta que estén de nuestro gusto.
Los pasamos por harina, huevo, queso rallado y pan rallado y con un cuchillo les hacemos un dibujo de enrejado en el rebozado.
Dejamos reposando una hora en el frigorífico (si tenemos el tiempo, ganan en sabor).
Pasado ese tiempo, cocemos la pasta el tiempo que diga el fabricante y la escurrimos.
En el recipiente de cocer la pasta echamos un poco de aceite y doramos el ajo y el perejil.
Rehogamos la pasta y la repartimos en los platos.
En una sartén calentamos la mantequilla y el aceite y freímos los filetes por ambos lados a fuego medio.
Servimos todo junto y acompañamos con una rodaja de limón.

9 comentarios:

  1. Solo de verlo y como me apetece, yo lo suelo poner a la plancha pero de vez en cuando sí que lo pongo como tu y menudo fiestorro se forma.Bsssss

    ResponderEliminar
  2. Estoy bastante de acuerdo con lo que dices y qué ganas de viajar a austria me han entrado jajaja riquísimo guapa.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Su, as preparado un plato completisimo y sabroso.

    ResponderEliminar
  4. Un plato fabulosos, apetece meterle mano. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  5. Un plato divinisimooo ademas de completito , por suerte no lo ve mi hijo para decirme ver como se puede mama , por que si por el fuera en vez de ensalada o patatas querria que le pusiese pasta tambien con la milanesa jajaja.
    Bicos mil y feliz domingo wapisimaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  6. Tengo la impresión que este rebozado que lleva queso es tremendo, a gusto me lo comería, con pasta o sin ella.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. La pasta me encanta cocinada de esa manera y si es como guarnición aún más. En cuanto a los filetes, los de ternera no son mis preferidos, pero como los puedo hacer igualmente con pollo o cerdo, me quedo con ese rebozado que me ha gustado con el queso.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Con el rollo de las dietas hace siglos, bueno menos... que una és joven..., que no como rebozado y me encanta! un dia de estos me doy el capricho! besos y feliz semana!

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...