domingo, 23 de abril de 2017

Ajos confitados

He cogido por banda todas las recetas que me apetecía hacer de Adriana Murari, del canal cocina y he empezado por un básico que ella usa mucho y que me voy a apropiar para mi vida, porque me va a solucionar un montón de platos con este toque. Según dice ella, se puede congelar, pero creo que se queda ahí, para que saque una cucharadita cada vez que lo necesite, y como el ajo tiene umami, no me hace falta ni avecrem, ni soja, ni nada. Se tarda media hora (40 minutos con la preparación previa).

Ingredientes:
  • una cabeza de ajos
  • aceite de oliva

Separamos los dientes de la cabeza (yo esta vez lo he hecho sin pelar los dientes, creo que la próxima vez los pelaré y quedará mejor aún).
Se trituran para que queden hechos casi una crema.
Se hacen a fuego muy bajo con aceite en una sartén durante 30 minutos (se doran bastante; si corren riesgo de quemarse, se baja el fuego).
Se guarda en un tarro hasta que se vaya a usar.

martes, 11 de abril de 2017

Cebiche de dorada

Como ahora tengo una nevera en condiciones con un congelador con un montón de capacidad, puedo planificar los menúes. Eso no quita que de vez en cuando me ponga el mundo por montera y cambie el orden de los factores... y las preparaciones. Así, saqué unos filetes de dorada para hacerlos a la plancha o rebozados (aún no lo había decidido). Estuve mirando cómo, y leí un cebiche, y me apropié la idea. Sé que tiene que ser con pescado ultrafresco y no descongelado y que lo habitual es corvina y no dorada, pero, francamente, no creo que venga la policía de las preparaciones exactas a arrestarme. Conseguí un aguacate para el día (tiene que estar oscuro y blando al tacto) y guindillas marroquíes -no en vinagre- para que quedara auténtico a la mexicana (porque lleva tomate). Y estaba muy bueno.

Ingredientes (para 2 personas):
  • 2 filetes de dorada
  • un tomate
  • un aguacate
  • la capa exterior de una cebolla morada
  • zumo de lima
  • cilantro en hojas
  • aceite de oliva
  • un chile fresco

Cortamos los filetes de dorada y los ponemos en dos vasos.
Los cubrimos con zumo de lima y dejamos macerar hasta que cambie de color (tarda más o menos una hora).
Cuando haya cambiado, lo ponemos en los respectivos vasos con el tomate picado, la cebolla, el aguacate y el chile verde y lo mezclamos bien.
Espolvoreamos el cilantro y echamos un chorro de aceite de oliva y servimos.

sábado, 8 de abril de 2017

Sopa de guisantes y letras

El estilo sopero de los franceses no va mucho con el mío, porque tienden a triturar la sopa y ahí te las den todas; a mí me gustan más como las gastamos en Esoaña, con sus tropezoncitos y sus letras (aquí tienen briks de sopa de cabello de ángel, pero lo normal es remas y purés). Y de hecho hice la sopa en la que se basa ésta, que era de guisantes con taquitos de york y cebolla, y me salió sosa y sin chiste. Mira que mi Barbas tiene tragaderas con mis experimentos, pero ése no cuajó. Me saqué la espinita e hice una sopa con los mismos ingredientes más letras de pasta y me gustó bastante más, aunque estaba de rodríguez y el Barbas no pinchó ni cortó en el apartado de observaciones.

Ingredientes:
  • mantequilla
  • cebolla picada
  • beicon en taquitos
  • un puñado de letras
  • dos puñados de guisantes congelados

En una cazuela ponemos un poco de mantequilla y, cuando se haya derretido, añadimos la cebolla.
Rehogamos hasta que transparente, y añadimos el beicon.
Doramos un poco y agregamos el agua.
Cuando hierva, añadimos los guisantes y las letras y cocemos unos 6 minutos.
Servimos al momento.

miércoles, 5 de abril de 2017

Achicorias gratinadas

Ya se acabó la mudanza al piso nuevo (todavía quedan por instalar los fogones de gas, así que estoy cocinando en una hornilla eléctrica). Por eso he tardado una vida en prodigarme. Por eso y porque hasta ayer no nos pusieron el internet, y así, difícilmente. Ahora toca cocinar mucho para volver a llenar este horno (por cierto, que ahora tengo un horno de verdad; acostumbrada al chiquito para ir tirando, tengo que tener cuidado para que no se me quemen las cosas).

Esta receta la saqué de una revista muy antigua (no tanto, 2014) mientras estaba buscando recetas para hacer. En plan coleccionarlas, me gusta ir sacando recetas antiguas para irles dando salida, en teoría para hacerlas con cierto orden, pero tenía unas achicorias (endibias moradas) que corrían un peligro de ponerse malas importante y tenía carne picada en el congelador para otra cosa que haré en otro momento, los antojos funcionan así. Sólo tuve que bajar por queso para poder hacer esta receta. Cambié la nata por parmesano y para gratinarlo usé queso comté. Pero, como todo, esto va en gustos.

Ingredientes (para 2 personas):
  • 3 achicorias (o 3 endibias)
  • 250 gr de carne picada
  • una cucharada sopera colmada de persillade (ajo y perejil picados)
  • un saquito de parmesano
  • queso franche comté (u otro que nos guste) rallado
  • aceite para engrasar la fuente de horno

Partimos las achicorias en 2 a lo largo y las cocemos al vapor 20 minutos.
Las escurrimos bien.
Engrasamos un molde de horno y ponemos las achicorias en el fondo.
Mezclamos la carne con la persillade y el parmesano y cubrimos las endibias con la mezcla.
Cubrimos con el queso rallado y horneamos 20 minutos en horno precalentado a 200ºC.
Sacamos (tras darle el punto de gratén que nos guste) y servimos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...