viernes, 14 de diciembre de 2018

Crema de remolacha y queso de cabra

Una de las cosas que hacía cuando tocaba hospitalización era arramblar con todo el kiosko del hospital. No sólo revistas de cocina (que están muertas de risa en mi hemeroteca), también de historia (que están en el aseo para amenizar el trabajo), de turismo... La vida hospitalaria es muy aburrida y todo vale para pasar el rato. Esta receta la saqué de un librito de cocina sana y rápida que venía con una revista de aquéllas. Sí, se parece mucho al borscht, pero con el toque de queso, por entretener y variar. Y, como dice el libreto, es rápida y sana (sobre todo porque las remolachas las compré cocidas).

Ingredientes (para 2 personas):
  • 2 remolachas cocidas
  • 30 gramos de queso de cabra (yo usé rulo, aunque el librito dice que fresco)
  • 400 ml de agua
  • algunas hierbas aromáticas al gusto
  • sal y pimienta

Cortamos las remolachas en trozos grandes y las echamos en una cazuela con el agua hirviendo.
Trituramos con la batidora.
Añadimos el queso y las hierbas y volvemos a triturar para que tenga una consistencia homogénea.
Dar un hervor y servir.

sábado, 8 de diciembre de 2018

Huevos en meurette

Tengo la costumbre de hacer los huevos de 3 formas contadas (tortilla, huevo frito y huevo duro) y con pocas variaciones. De repente me encuentro recetas más elaboradas para salir de la rutina, y apetecen todo. Ésta es un poco laboriosa y los huevos me han salido un poco arrugados, pero está bueno, y la mezcla de la yema líquida con la salsa de vino está muy rica. La saqué del libro Larousse de cuisinier.

Ingredientes (para 2 personas):
  • 15 gr de mantequilla
  • 50 gr de lardones
  • 2 rebanadas de pan
  • un diente de ajo
  • 125 ml de vino tinto
  • 25 ml de vinagre
  • 4 huevos
  • sal y pimienta
  • Para la salsa meurette
  • 50 gr de lardones
  • cebolla
  • zanahoria
  • 50 gr de champiñones
  • 40 gr de mantequilla
  • 250 ml de vino tinto
  • 100 ml de fondo de ternera blanca (aunque yo usé una pastilla en agua, porque soy una salvaje)

Escaldamos los lardones de la salsa 3 minutos en agua hirviendo y los escurrimos.
Picamos zanahoria y cebolla y laminamos los champiñones.
En un cacito derretimos 12 gr de mantequilla y cocemos la cebolla, la zanahoria y los champiñomes tapados durante 10 minutos.
Añadimos los lardones que habíamos escaldado y mezclamos.
Agregamos el vino tinto y dejamos que reduzca hasta la cuarta parte de su volumen inicial.
Echamos el caldo (o el sucedáneo) y dejamos hervir hasta que se reduzca a un tercio del volumen inicial.
Colamos la salsa, oprimiendo con la cucbara para que salga más salsa, que reservamos.
Fundimmos 15 gr de mantequilla en otro cazo y rehogamos unos 5 minutos los lardones.
Tostamos las rebanadas de pan (el libro recomienda cortarlas en tacos, pero yo opté por dejarlas enteras).
Calentamos la salsa y fuera del fuego la cuajamos con los 30 gr de mantequilla que quedan.
En 1/2 litro de agua echamos el vino y el vinagre y vamos escalfando los huevos y repartiéndolos en los platos.
Regamos con la salsa caliente y servimos con el pan.

domingo, 2 de diciembre de 2018

Ensalada de cítricos y salmón ahumado

Una cosa que no te cuentan hasta que optas a un transplante es que no podrás volver a comer pomelo en tu vida. ¿Pomelo? La misma cara de sorpresa se nos puso a nosotros, pero es que el pomelo (y la naranja sanguina) tienen un componente que lo hace incompatible con la medicina antirrechazo, así que la elección ya está hecha. Sin embargo, antes de que nos llamaran para el transplante empezó a antojársele, ya que no volvería a comerlo, y en una de ésas salió esta ensalada en plan brunch. Es de una revista love cocina de hace años, y el original lleva semillas de granada, pero, por razones de intendencia, va sólo así: salmón ahumado (que tampoco podrá comer hasta marzo, nada de proteína cruda), naranja y pomelo.

Ingredientes (para 2 personas):
  • 1 bolsa de rúcula
  • 1 pomelo
  • 1 naranja
  • salmón ahumado
  • 1 limón
  • aceite de oliva

Disponer la rúcula en los platos.
Pelar los pomelos y la naranja y cortar la pulpa en rodajas.
Disponerlas en los platos alternando los colores.
Añadir por encima el salmón ahumado bien escurrido de su envase.
Hacemos una vinagreta con el aceite y el zumo (proporción 3 a 1) y aliñamos la ensalada.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...