viernes, 9 de septiembre de 2011

Cazuela de patatas, hongos y huevo

Últimamente estoy que lo tiro con los hongos. Pero es una manera realmente sencilla de hacer feliz al Barbas, que es uno de los motivos por los que empecé a cocinar en serio hará cosa de ocho años. Ésta la vio el propio Barbas en el libro de Arguiñano, y le hicieron los ojos chiribitas. Hay que decir que el libro de Arguiñano es el fondo de armario perfecto, hagas lo que hagas de él siempre quedas bien. Y esta receta no fue la excepción. Además, aprovechamos parte de la trufa negra que trajo de Istria, como digo siempre, qué sufriditos somos. Con esta penitencia vuelvo al blog tras los exámenes que ¡aleluya! se acabaron, ahora queda el calvario de esperar las notas. pero las penas con platos como éste son menos.

La hice en cazuela de barro (debidamente tratado por el sutil procedimiento de frotarla con un ajo), que vale tanto para fogones como para horno; puede tener de inconveniente que hay que tener todos los ingredientes listos para que no se queme, porque el barro conserva muy bien el calor.
Ingredientes (por persona):
  • 2 chalotas
  • 1 diente de ajo
  • 2 patatas pequeñas
  • 3 ó 4 setas de chopo
  • un racimito de setas de flor
  • 1/2 trufa negra en conserva
  • 1 huevo
  • aceite
  • un vaso (de vino) de vino blanco
Picamos las chalotas y el ajo y las rehogamos en la cazuela con un poco de aceite.
Añadimos las patatas (peladas y laminadas con el pelador) y sazonamos (yo aprovecho este momento para salar).
Damos unas vueltas y agregamos las setas (las de flor desracimadas y las de roble desglosadas con la mano).
Mezclamos con la cuchara de madera y agregamos la mitad de la trufa cortada en trocitos.
Echamos el vino blanco y dejamos cocer unos 10 minutos.
En este momento ponemos el horno a precalentar a 200º.
Echamos el huevo (yo lo eché desde una taza para que no se rompiera la yema antes de tiempo) y la trufa rallada por encima y metemos al horno 2 minutos a mitad del horno.
Comprobamos que esté cocido, y si no fuera así, lo colocamos en la parte de arriba del horno 2 minutos más y servimos en la propia cazuela de barro.

8 comentarios:

  1. Pues deseo que saques sobresaliente en tus examenes como en esta rica receta. Para rebañar.
    A mi también me gustan mucho las recetas de Arguiñano. Tan bien explicaditas.
    Besitos guapa.
    ;-D

    ResponderEliminar
  2. No me extraña que le guste al "barbas" porque está de "pecao" y con una barrina de pan para mojar...ya ni te cuento.
    Besinos

    ResponderEliminar
  3. Que plato tan sencillo y fabuloso, no se puede pedir más.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Ummmmmmmmmm al barbas y a mi pesiosa ,seguro esta cazuelica esta de vicio,te ha quedado divina.
    Bicos mil y feli finde wapa.

    ResponderEliminar
  5. Si es que lo que yo te digo que el barbas y yo tenemos los mismos gustos culinarios, con este plato también triunfarías en mi casa. Espero que tengas suerte en tus exámenes, ya nos contarás. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Un plato apto para quitar todas las penas. Dile al Barbas que comparta este plato con la afición.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Su, te tengo abandonadita hija. Entre las vacaciones, la vuelta al cole y la cantidad de trabajo que tengo en la oficina no saco mucho tiempo para visitar mis blogs preferidos. Pero hoy me estoy resarciendo. Tienes unas recetas riquísimas publicadas recientemente pero esta se lleva la palma. Sencilla y sabrosa. De las que a mí me gustan.

    Sigue deleitándonos please!

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...