domingo, 14 de noviembre de 2010

Lubina con vinagreta templada de cilantro y almejas

Por fin, el último plato de cumpleaños; había comprado cinco lubinas (la pescadera me dijo que eran de ración), y cuando las vieron mis comensales, les hicieron los ojos chiribitas: dónde quieres que metamos eso? Luego les pareció una pena, porque (especialmente recién hechas) estaban muy buenas. Uff, como se dice vulgarmente, me hace más el ojo que el papo. Pero vamos, son de un libro de Julius, de canal cocina, por lo que se tarda menos de 22 minutos en cocinarla. Después de esto, no me atreví a sugerir que había pannacotta...

Las almejas cayeron todas, pero estas peazo lubinas trajeron más cola...
Ingredientes (por persona):
  • 1 lubina en filetes
  • 2 puñados de almejas
  • 1 tomate (yo usé media bandeja de tomates cherry para los 5)
  • cebolla
  • cilantro fresco
  • aceite de oliva
  • vinagre de jerez
  • sal maldon
Media hora antes, ponemos las almejas en agua con sal.
Precalentamos el horno a 180º.
Picamos la cebolla y cortamos los tomates cherry por la mitad.
Salteamos las verduras en una sartén con un poco de aceite y sal.
Añadimos el cilantro picado.
Preparamos la vinagreta, mezclando el salteado con aceite y vinagre.
Hacemos los filetes de lubina vuelta y vuelta con un poco de sal (yo siempre empiezo por el lado de la piel para abajo; hay que considerar que terminarán de hacerse en el horno, por lo que no tienen que hacerse del todo).
Escurrimos las almejas, que habrán soltado la tierra.
Ponemos el pescado en la bandeja, cubrimos con la vinagreta y colocamos las almejas alrededor.
Terminamos de cocinar en el horno a 180º, hasta que se abran las almejas.

21 comentarios:

  1. Su, no te preocupes por la lubina, que me voy p'allá y le damos su merecido. Un plato exquisito.
    Muxutxo bat

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado un plato buenísimo, que pena que no lo acabaran, en mi casa lo hubieran deborado. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Rosa, al final cayó, me la cené, y aunque está mejor recién hecha, la que tuvo retuvo... Pero es que antes de los níscalos ananías y las patatas a la importancia había puesto aperitivo...

    Piligoto, no lo acabaron, pero no se quedaron sin comerlo. Que eso cuenta, cuando tus invitados están llenos a rebosar...

    ResponderEliminar
  4. Su, cielo, qué plato marinerito tan rico, madre mía! estos son esos platos a los que nunca digo que no, jajajaja, me gusta todo!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que buena la lubina, me trae recuerdos de Sevilla aunque parezca mentira, allí había un bar que la servían que vamos.

    Tú plato estupendo. Saludos

    ResponderEliminar
  6. que rica esta lubina, por aqui no encuentro el dichoso cilantro!

    ResponderEliminar
  7. Amanda la verdad es que como plato único es de lo más gourmet...

    Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla), la verdad, queda ligerito y muy de mar... Con un poco de pan, plato completo.

    jose manuel, jajaja, los bares de Sevilla tienen mucha tela...

    ResponderEliminar
  8. Irene, yo lo suelo encontrar en el mercado y, a veces, en el hiper, sección frutas y verduras. Pero es relativamente reciente encontrarlo.

    ResponderEliminar
  9. Te ha quedado fantástica, si estuvieramos nosotros no dejabamos ni las raspas.

    Saludossss

    ResponderEliminar
  10. Es un plato estupendo, estaba buena reciente y seguro que a la cena tambien. Me gusta

    ResponderEliminar
  11. Pi, en condiciones normales (plato único y tal) tampoco quedan aquí ni las raspas...

    Alquimia Fullera-transitando, sí, por la noche ya no sobró nadita...

    ResponderEliminar
  12. Ummmmmmmmmm que ricoooooooo po dios ya mismo le incaba el diente.
    Las patatas a la importancia y los niscalos divinos wapa.
    Bicos mil y feli domingo.

    ResponderEliminar
  13. Si es que tratas a los invitados con tanto mimo que a este paso se quedan a vivr en tu casa. Tenía que estar buena esta lubina.
    Y la pannacotta, aún la tienes guardada?
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Mira, más vale que sobre que no que falte, así además ya tenías pa la cena.
    Tiene una pinta de lujo, vaya faena cebarlos a entrantes y que ya no pudieran más, jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
  15. ¡Un pescado fino y elegante y menudo acompañamiento!, me encanta el punto de cilantro. Riquísimo todo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Qué plato más rico, con esa mezcla del cilantro tiene que estar para chuparse los dedos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. NENALINDA, la verdad es que es un plato agradecido: con bueno ingredientes sólo tienes que hacer un poquito, y el resto lo ponen ellos...

    LA COCINERA DE BETULO, la verdad es que me encanta cocinar para la familia, sólo me falta dominar las raciones y el tiempo. La pannacotta me la bajé yo, "resignadamente". Pero la receta la publiqué allá por febrero, y no voy a repetirla :D

    PANDORA, jajaja, es verdad, si llega a faltar, me da algo... La próxima vez, plato único, que es lo que mejor domino de lejos...

    Eva, la verdad, es una manera nueva de hacer la lubina, queda bien tanto de aspecto como de sabor... El cilantro es ese hallazgo, yo lo suelo usar para las fajitas, y tiene un aroma muy rico.

    Carmen Elena, no estaba mal, pero la vinagreta tibia queda mejor recién hecha. Aunque reposada también tiene su gracia, porque es un escabechito que conserva la lubina... Indiscutible, vamos.

    ResponderEliminar
  18. mmmm, me apunto a esta receta de Julius!!!! Fácil, sana y deliciiiiiooooosaaa!!!! Tomo nota, pero cuidaré que las lubinas sean de ración "normal"... jejeje ;)

    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  19. Jaja, de ración eran, ¡¡¡los preámbulos fueron mi perdición!!!

    ResponderEliminar
  20. Suuuu, pasa por mi blog! Tengo una sorpresita para ti! Espero que te guste!

    Un besazo!

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...