miércoles, 28 de septiembre de 2011

Berenjenas rellenas de salmón ahumado

Cuando el año pasado nos quedamos tirados tres días en París, en parte nos dedicamos a la vida gourmet (probar restaurantes); y, entre otras cosas, me compré un libro sobre comida de bistrot. El citado libro se quedó muerto de risa unos meses hasta que lo desempolvé el otro día para homenajear al Barbas y a su hijo; tras babear un rato, me quedé con esta receta, y a los chicos les encantó; lo curioso es que al hijo del Barbas no le gustan ni la cebolla, ni el ajo ni el tomate, pero cuando les pregunté si les había gustado, me contestó: bueno, es que la cáscara no se come. Así da gusto cocinar, ¿no?

Es un plato que vale para el verano... o para ciertos festejos, con el salmoncito ahí...
Ingredientes (para 2 personas):
  • 1 berenjena hermosa
  • albahaca
  • 100 gr de salmón ahumado en lonchas
  • 1/2 cebolla picada
  • 1 diente de ajo picado
  • pulpa de tomate
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
Precalentamos el horno a 180º.
Partimos las berenjenas por la mitad a lo largo, las salpimentamos y las pinchamos con un tenedor.
Regamos con un poco de aceite de oliva.
Ponemos papel de aluminio en la plancha del horno y cocemos durante 40 minutos.
Extraemos el contenido de la berenjena asada con una cuchara con cuidado de no romper la piel, que guardamos para el emplatado.
Cortamos gruesa la carne de la berenjena y la escurrimos apretando la carne de la berenjena (en el libro sugieren usar un colador, pero de esta manera tan expeditiva sale mejor el agua).
Ponemos a sudar la cebolla y el ajo sin que lleguen a dorarse.
Agregamos la pulpa del tomate y la berenjena y condimentamos con la albahaca, salpimentamos y dejamos cocer a fuego lento entre 15 y 20 minutos.
Rellenamos la cáscara de las berenjenas con esta farsa y echamos un chorro de aceite y agregamos el salmón ahumado por encima y un poco más de albahaca.
Según el libro, hay que dejarlo dos horas en la nevera enfriando antes de poner el salmón, pero yo lo serví al momento, y lo dicho: sólo dejaron la cáscara, "y porque no se come":

7 comentarios:

  1. Con este relleno no se me hubiera ocurrido nunca. Que ricas.

    SAludos

    ResponderEliminar
  2. Su con esa prueba de fuego te puedes quedar mas que satisfecha , si se ha quejado porque no se podía comer la piel es porque el relleno le ha encantado !!!

    Mira que las he rellenado de cosas varias pero con salmón nunca asi que hay que probarlas ;)

    Besinos guapa.

    ResponderEliminar
  3. Con lo que me gustan a mi las berenjenas y el salmón, vamos ¡¡el matrimonio perfecto!!!!.. qué rico!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Alucinada me dejas, y anotada queda tu propuesta, ya que tengo que probarlaaaaaa.

    Besossssssssss

    ResponderEliminar
  5. Tienen que estar de muerte. Las probaré
    ¿Que no se come la cáscara? Yo siempre lo hago!
    No sé si podré tenerlo en cuenta porque a mi me VUELVE LOCA.

    ResponderEliminar
  6. Hoy va la cosa de berenjenas.
    Con salmón ahumado, qué ricas, pero podían haberse comido la cáscara, a menos que sea muy basta yo me la como.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Si es uqe el que no quiere contentarse es porque no quiere porque el relleno de las berenjenas se puede variar tanto como queramos y añadirle salmón me parece una manera exquisita de enriquecerlas. Normal que se a terminara toda y la cáscara casi :D

    Besos.
    GustoCocina - María G.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...