lunes, 23 de agosto de 2010

Emperador ennegrecido (Blackened swordfish)

Hoy viajamos a Nueva Orleans. A raíz de la publicación de la receta de jambalaya, el Barbas se quedó con las ganas de hacer el blackened, un pescado ennegrecido no por quemado, sino por ir rebozado en un surtido de especias, una especie de masala de Louisiana que, al calentarse, potencia su salvaje picor.

Os confesaré que me hizo mucha ilusión ver a mi Barbas con los típicos nervios del estreno, esos mismos que me dan a mí, aunque ya no lo diga como antes; porque la receta entera la hizo él, razón por la que inauguro (aunque luego deba adaptar otras entradas que participen de la misma cualidad) la etiqueta Barbas, para celebrar sus distintas incursiones en la cocina y en mi horno.

Esta receta la hizo el Barbas, y él mismo nos cuenta cómo.
Ingredientes (para 2 personas):
  • 2 rodajas de emperador de 1,5 cm. aprox. de grosor
  • 50 g. de mantequilla (no margarina)
  • Para el adobo ennegrecido:
  • 1 cucharada sopera de sal
  • 1 cucharada sopera de pimentón dulce
  • 1 cucharada sopera de cebolla en polvo
  • 1 cucharada sopera de ajo en polvo
  • 1 cucharada sopera de pimienta negra
  • 1 cucharada de café de pimienta roja
  • 1 cucharada de café de orégano seco
  • 1 cucharada de café de tomillo seco

Mezclamos todos los ingredientes del adobo en una bolsa de plástico (por ejemplo, de congelación) y agitamos vigorosamente para que se integren.
Ponemos una sartén de hierro fundido (preferiblemente que no sea Creuset; si lo es, hay que tener cuidado de no quemar la cerámica engrasándola ligeramente con mantequilla) a fuego intenso durante 10 min; la sartén estará muy caliente.
Mientras tanto, cubrimos dos platos llanos (uno por rodaja) con la mitad del adobo cada uno como si fuera pan para rebozar.
Fundimos la mantequilla en otra sartén (en la que quepa el emperador).
Una vez fundida la mantequilla, apagamos el fuego y pasamos las rodajas por la mantequilla, por ambos lados.
Pasamos cada una de las rodajas por los platos de adobo cuidando que quede una capa uniforme por ambos lados.
Ponemos las rodajas en la sartén caliente (según el tamaño de la sartén, uno por uno o a la vez).
Vertemos tres cucharadas de café de la mantequilla derretida sobre cada filete y cocinamos durante dos minutos.
Volteamos los filetes y repetimos la operación de verter tres cucharadas de mantequilla derretida; cocinamos durante dos minutos.
Servimos los filetes con guarnición de arroz y vertemos otras dos cucharadas de café de mantequilla sobre los filetes.

Observaciones:
  1. Este plato es muy picante. Si se quiere reducir el picante, ponemos menos pimienta. Conviene probar el adobo previamente y pensar que el calor lo hará aún más picante. Lo mismo con el punto de sal, ya que el plato es bastante salado (ambas cosas al gusto creole).
  2. Se puede hacer más picante poniendo pimienta de cayena.
  3. Conviene cerrar la puerta de la cocina para no impregnar toda la casa.
  4. Se puede hacer con otros tipos de pescado, como filetes de lubina o similares, pero no recomendamos merluza, lenguado, rape, etc.

14 comentarios:

  1. que original!!! y seguro que esta buenisimo hay que aventurarse a probar cosas nuevas!!! ;)

    ResponderEliminar
  2. El pescado sale rico, pero creo que, si no se está acostumbrado al picante, hay que tener mucho cuidado con las raciones que se ponen.

    ResponderEliminar
  3. Pero si se quiere MÁS picante, se puede añadir pimienta de cayena al adobo. :D

    ResponderEliminar
  4. Su, en tu casa se tiene que comer de lujo entre tu marido y tu.
    Me anoto la receta, que tiene muy buena pinta.
    un besito

    ResponderEliminar
  5. Oudeis, tú querías echárselo, me hubieras matado.

    Pandora, gracias por el piropo, la verdad es que hemos descubierto la cocina y ahora no podemos parar...

    ResponderEliminar
  6. Me imagino una explosión de sabores en esta receta, pero habrá que acompañar de pan para que el picante nos afecte menos.
    Hoy toca felicitar al Barbas, prueba superada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Jo, pues tiene buena pinta!!!!!!
    Nunca lo había visto así!!!! Pero me ha gustado!

    Besillos

    ResponderEliminar
  8. Cocinera de Bétulo, y que tenga mucha miga... También se puede reducir a la mitad del picante, para irse habituando e igualmente disfrutar cómo se hace el pescado.

    Alicia, para mí también lo era hasta que el Barbas me lo mostró, primero en internet y luego en mi cocina...

    ResponderEliminar
  9. Felicidades Barbas! Me encanta por original, me gusta probar cosas nuevas...

    ResponderEliminar
  10. Pues buena pinta no tiene, para que nos vamos a engañar, pero la mezcla de especias tiene que quedar riquísima, a mi que me gustan un montón las especias y el picante seguro que me gusta

    ResponderEliminar
  11. Ésto tengo que probarlo por diosss!! tiene que estar buenísimo me gusta todo lo que lleve picante jejeje...ya he tomado nota de todos los ingredientes.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Ana María, pues con esto podrás llevar la cocina de nueva orleans a granada...

    eu, yo temía la costra de especias que se forma, a ver cómo quedaba. Es una presentación atípica, desde luego...

    crismas, pues si te gusta el picante, disfrutarás...

    ResponderEliminar
  13. Me gusta me gusta me gusta y me gusta...

    MMMM, me gusta!!!

    Se nota que como tu marido... soy amigo de los picantes?

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Pues adelante, si te atreves, ya me contarás qué tal la experiencia... Entre curries, cajunes y mexicanos, vas a disfrutar un montón.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tus comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...